lunes, 10 de junio de 2019

La visita que kilian Jornet hizo una vez a Aezkoa.


Kilian y Greg Vollet  corriendo por Abodi tras pernoctar en Aezkoa. Al fondo nada más y nada menos que el monte Txindoki (!!!)
Foto SalomonSports/kilians-quest


Corría el año 2010 cuando un fenómeno de fama mundial como era y es Kilian Jornet (9 Zegamas, 3 UTMB, 4 KIMA, 6 Sierre Zinal, 4 Hardrock, 5 Giir di Mont, 1 Pikes Peak, 14 veces campeón del Mundo en diferentes copas y especialidades, Recordman actual del Mont Blanc, Cervino, McKinley y Travesía del Pirineo, Tercer mejor tiempo CBA-Everest-CBA, y Recordman en su día del Kilimanjaro y el Aconcagua), atleta criado en nuestro Pirineo, se propuso cruzar la cordillera desde el Cantábrico hasta el Mediterráneo. La gesta le llevó ocho días y unas horas, y no estuvo exenta de contratiempos y momentos difíciles, pero Kilian peleó fuerte para marcar el tiempo más rápido hasta la fecha, en cruzar nuestro querido Pirineo con asistencia (equipo de apoyo y logística). En la primera jornada viajó a pie desde Cabo Higuer hasta Orbaizeta sumando 16 horas de senderos y pistas para completar nada más y nada menos que 140 kilómetros (calculándolo salen unos 6000m+ ).


Kiki narra su hazaña pirenaica en el capítulo cuarto de su libro "Correr o Morir" (Ed. NowBooks 2011), donde dedica algunos párrafos a los 25 kilómetros aproximados que le costó cruzar el valle pirenaico navarro de Aezkoa, es decir, los kilómetros finales del primer día, y los primeros del segundo (en la segunda jornada iría hasta Somport). El atleta catalán pasaría su primera noche de la aventura en el Albergue Mendilatz de Orbaizeta, donde aun recuerdan su paso, como así nos contaron recientemente en la I Kedada Aezkoa-Irati Trail: "El hombre llegó de noche y comió muy poco. Tampoco tenemos recuerdo de que desayunara mucha cantidad. Aquí le esperaba la  televisión francesa"

Kilian lo cuenta así:

<<(...) y sin darnos cuenta, al llegar la noche estamos ya en las crestas situadas encima de Orbaitzeta. Sin hacer sufrir las piernas en demasía, la primera etapa del periplo ha llegado a su fin. Después de 140 kilómetros y más de 16 horas, es noche cerrada y queda poco tiempo para comer un plato de pasta y para que David, el fisioterapeuta, me obsequie con un masaje en las piernas antes de irme a dormir pasada la medianoche.>>

Hay que recordar que en la primera etapa él y sus acompañantes, que se turnan, o son locales que lo acompañan en algunos tramos, sufrirán bastante mal tiempo, y tras solo una media maratón de distancia, tendrán un importante contratiempo de orientación entre Ibardin y Lizuniaga, que les llevará a perder fuerzas y un tiempo valioso.

Al inicio del segundo día de travesía, ya sobre suelo aezkoano, Kilian expresa de maravilla en su libro el arte de ocultación que tiene que practicar para que nadie de su equipo se percate del terrible dolor de piernas que sufre tras esa dura primera jornada, y confía que con el paso de las horas y los días se le pase... Hasta teme tener un mal gesto en una zancada que le pueda lesionar. Y lo cierto es que el resto de la aventura transcurrirá a buen ritmo pese a algún que otro contratiempo, hasta que a falta de 30 kilómetros del Mediterráneo, le aparecerán todos los males en forma de contracturas y pinzamientos musculares. De ahí que en vez de acabarlo en ocho días, tuviera que parar para completar esa treintena de kilómetros a la mañana del noveno día.

<<Una pista nos conduce suavemente hacia las crestas de Abodi (...) La vista es espectacular, con las imponentes cumbres rocallosas de los Pirineos en primer plano detrás de Belagua, y más allá, el horizonte extendiéndose como un manto irregular de todas las tonalidades de verde inimaginables antes de perderse en el océano.>>

Kilian, como no podría ser de otra manera, describe el paisaje desde Abodi como espectacular. Y no es para menos. Detrás queda el verde y frondoso Pirineo Occidental de abundante toponimia vasca, a un lado el increíble bosque de Irati, y en frente una de las mejores postales del Pirineo; una quincena de cumbres rocosas recortadas indicándole el camino... Esperemos que algún día Mr. Kilian regrese al Pirineo Navarro, a ver... me consta que se le ha invitado a la Camille.... Invoquemos a los astros para que el Dios del Trail nos visite.

A continuación, el primero de los vídeos que grabó Salomon Running sobre la gesta de ocho días y un rato que empleó Kilian en el Pirineo...


2:02 llegando de noche a orbaizeta
2:11 ovejas latxas aezkoanas
2:16 pista de Hiriberri a Abodi
2:28 Collado Zelane
2:34 Corriendo por Abodi, detrás el altiplano de Abaurrea y la Sierra de Areta
3:08 Idorrokia sobre Tapla


SalomonSports/kilians-quest

En el Pirineo Oriental.

Por fin el Mediterráneo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario