miércoles, 29 de mayo de 2019

"Vía Ezequiel (variante Fisura de Emilio)" al Pico de la Miel (150 m, D+, V/V+)

Momento de abandonar la Fisura de Emilio y hacer los últimos metros a la reunión.
Fotón de David Gil.

Nuestro recorrido.

El Pico de la Miel (1394m), en la Sierra de la Cabrera, es uno de los pepinos de granito más inconfundibles y más famosos de la Península en el arte de la escalada. Aquí, al este de La Pedriza y sobre la Autovía del Norte, hay abiertas varias de las vías de autoprotección sobre granito más famosas del país, como por ejemplo la "Espolón Manolin" (la vía de escalada más larga de la Comunidad de Madrid según muchas reseñas),  o la superclásica "Ezequiel". Esta vía fue abierta en 1969 por el mítico Ezequiel Conde en compañía de J. Domingo. Este escalador hizo en su época aperturas de mucho renombre en lugares como el Espolón del Jiso, la oeste del Naranjo o la Punta Maria Luisa de Galayos. Esta vez, mi amigo David me arrastra una tarde ventosa de finales de mayo a recorrer esta tapia mítica.

David dice que no tiene mucho grado en deportiva, pero con sus 90 kilazos de peso es un auténtico animal de montaña, capaz de subirse por cualquier clásica tanto o más rápido y eficaz que muchos frikis de la deportiva. Un puto toro. Y además sabe mucho. La "Ezequiel" es nuestra vía elegida porque no tenemos muchas horas de luz por delante, y además a mi me da respeto ir con una sola cuerda como para ir metiéndonos en la Manolin. Las cosas como son. Pero a David se la pela, está por encima de todo (es un decir), me dice que es habitual hacerlo con una cuerda, aunque sea fina como la mía. En un santiamén subimos a pie de vía y me deja abrir el primer largo.

En el Pico de la Miel si la escalada es por fisuras o chimeneas los largos están completamente limpios, ni una misera chapa, y tan solo están equipadas las reuniones. Algo es algo. En la Ezequiel no hay ni una chapa. En el primer largo hay buenas fisuras donde meter friends medianos y trepo relativamente tranquilo porque el grado es amable. En este largo cuento dos friends "comidos" por la montaña. Tras la R1 continúo para empalmar los dos primeros largos y la verdad es que flipo con el pasito de IV que hay tras la misma. Nunca antes me había puesto debajo de un cuarto y había tenido que estudiar los movimientos, pero aquí esto es así: ¿Grados clásicorros? ¿La intranquilidad que da la falta de chapas? ¿Un tipo de escalada a la que no estoy acostumbrado? Coño, que el año pasado subí la Fouquier al Midi (granito sin equipar) y no era así... Tras el pasito tonto un bonito filo blanco que se escala a placer hasta la R2. Por encima David pasa a la vía Emilio y se curra la Fisura del mismo nombre, V o V+ según reseña. De nuevo dos friends comidos por la montaña y una fisura muy buena que hace la delicia de cualquier escalador. Una fisura clásica. Cuando me toca subir de segundo flipo con el pasaje, ¡qué sitio! Algún empotre de mano y siempre fijándose en los cantos para los pies, que los hay. Ojo, porque un friend de los nuestros no puedo sacarlo, y tiene que bajar David después a sacarlo. Pese al percance vamos rápido.

En el siguiente relevo remonto la chimena de IV+ de la Ezequiel, por encima de su largo subterráneo. Hay canto y mucho ambiente, y arriba un paso de setas precioso. Aquí me confundo y entre pitos y flautas monto reu en un puente de roca a un lado de la vía "Espolón Manolin". David abre nuestro cuarto largo escalando varios metros de V de esta vía hasta la reunión penúltima de la pared, común a ambas vías. Sobre nuestras cabezas David me enseña el paso de V+/6a de la Manolin donde se cayó hace unos años para terminar colgando de un friend. Y como me toca abrir a mí, nos aupamos a los hombros de la montaña remontando el último largo de la Ezequiel, un cuarto fácil.

En la cima el viento norte nos enfría hasta las ideas, pero la luz de un cada vez más bajo sol embellece todo. Nos bajamos en un boleo por el Callejón Soyermo (II+) a la base de nuestra vía para recuperar lo dejado allí, y en dos patadas más estamos pidiendo cerveza y jama en el Hostal junto a la Autovía. Por el camino charlas y más charlas sobre deporte y montaña. Puta enfermedad.

-¿Te animas a tener hijos David?
-¿Pa qué?
-Ya. Es mejor hacer lo que nos da la puta gana. 
-Somos unos privilegiados.
-Es verdad. 


-"D´You Know What I Mean?" de Oasis (1997)
<<Me baje del tren completamente solo, en la madrugada
Para volver al agujero donde nací
El sol en el cielo nunca puso un ojo sobre mí
Hay sangre en las vías, y debe ser la mía
El tonto esta en la colina y me siento bien>>

Primeros metros.
Foto de David Gil.
Empalmando las dos primeros largos (IV)
Foto de David Gil.

David abriendo la Fisura Emilio (V/V+)

Ambiente guapo.
Foto de David Gil.

Empiezo nuestro tercer largo (IV+)
Foto de David Gil.

David en la R3.

Llegando a la penúltima reunión.
Foto de David Gil.

Último largo de la Ezequiel (IV)
Foto de David Gil.

Cima del Pico de la Miel.

Bajando por el Callejón Soyermo (II+)

Cafés de la meseta.




No hay comentarios:

Publicar un comentario