domingo, 26 de enero de 2020

Los "Grandísimos Putos" Jambos.



<<El trío de Los Jambos ofrece todo con una bonita reverberación psicodélica y ganchos de las raíces del rock'n'roll. Tienen éxito en múltiples modos, con baladas como "Linda Niña"  y piezas de blues como" Mis Amigas ". Los Jambos están llenos de mermelada lista para llevar a la playa, así que recoge esas cintas (o, ya sabes, cómpralas en Bandcamp).>>

-Pitchfork, revista musical digital de Chicago, una de las mayores referencias de USA sobre música independiente.


Cuando algo me gusta o me hace tilín, vacilo. Sí, si, vacilo. Vacilo un puto mogollón. Gorka a las 11:51 de ayer por watsapp: "Hoy tocan los Jambos, jambo. Ya te has retirado de la noche?" , "Ni de coña, Gorka", "Jaja, vente! Ven a la tarde, echamos unas cervezas y vamos luego que pincha Dani en la Urbana", "Jaja, no me tientes". Los Jambos tocan en el Nébula, es decir en su maldito hábitat, el útero donde tomaron forma y que les vio crecer, de alguna manera, es más, hasta su segundo LP lleva el nombre de este garito pamplonica "En el Nébula"(Color Hits 2016), y es poseedor de una bonita portada que refleja a las mil maravillas de qué trata este tugurio romántico de lo viejo. Tengo que reconocer que conocía a Los Jambos de oídas y muy poco; algún amigo y conocidos en común y nada más, pero el link en face de su canción "Mis amigas" despertó mi curiosidad el otro día. ¿Garaje? ¿Blues guarro? ¿Ritmo hipnotizante? ¿Letras sobre chicas? ¿Qué cojones es esto? Al final tendré que hacer un post sobre ellos en este blog montañero, el blog de un tipo al que le gusta el arte, y helarse. Tengo una puta ventaja, les conozco poco y estoy sin contaminar, no proyectaré mi mierda sobre ellos.

<<Poooooooor la nocheeee, son mi compañíiiiia, ¡Gracias por estar ahíiiii! ¡Gracias por cuidarme asíiiii!>>

-Mis Amigas (Los Jambos, 2015)


Los Jambos lo forman los hermanos Iñigo y Txema Maravi (hay algún Maravi más por ahí afuera), y Tamu Tamurai. Han publicado 3 LPs y 2 EPs, donde es bastante apreciable su evolución en la melodía, aunque siempre suenan viscerales y un poquito tribales. No usan batería y tienen una bonita fama en el rollo indie navarro. Su sonido en directo te golpea viniendo desde el mismo subsuelo, como si aparecieran sobre un elevador que despega del Metro de Iruña, ese que no existe, crudo como una fruta de Mango sin madurar, punk hecho por gente vintage, unos putos nostálgicos del puto rock base. A mi me encantarán en concierto, pero habrá que disimular, ¿no dije al principio de todo ésto que cuando algo me gusta, vacilo? Muchos lo hacemos porque a veces demostrar que algo te gusta mucho te deja como desnudo, ¿no? Allí, apoyando mi culo en la cabina del técnico de sonido, en las tripas del Nébula, soltaré las típicas vaciladas sobre grupos garajeros. "Esta canción ya la han tocado", "No se rompen mucho los sesos, ¿eh?", incluso en una de las incursiones al bar de arriba para pillar gasolina, espetaré a la camarera del lugar algo así como "en los conciertos de los extintos La Prima de Riesgo, había más chicas", lo cual no le hará mucha gracia, al principio (chica joven hip-hopera, lo decía por ensalzar a mi amigo Gorka, cantante de gran sex appeal , d´you what I mean?, y vacilar a Los Jambos, porque tienen un montón de letras que se dirigen a ellas. ¡¿Qué tendrá el sexo opuesto, siempre?! Al lado, le cuento a una chica pequeñita de acento francés la historia de cómo un tipo friki del monte como yo ha acabado viendo a Los Jambos, en una especie de viaje de regeneración vital, las últimas semanas, guiado por mi chamán Gorka Beunza. Su novio me dice que el otro día subió a Peña Izaga y que el tramo entre la ermita y la cima es peligroso, cuando es una cuesta de vacas que si una resbala cae más hacia la cima, que en vez de hacia abajo de la poca pendiente que hay. Me extraña, ella me mira raro y se pira. De regreso al inframundo del Nébula, pasando por delante de los baños, oigo una frase de una conversación, que no tiene desperdicio; "no podemos follar tanto, a mí me duele el coño y a ti te duele el pene"... ¿Qué tendrá, qué tendrá el rock n´roll? En las primera filas bailan el pogo, más o menos, y yo meneo un poco a la gente de la parte de atrás, a una chica llamada Isa, creo, a Mikel, y a un tipo alto de pelo casi a lo Jesus An Mary Chain, que me mira un poco extrañado, pero sonríe. Iñaki López-Perez (Cuto) es de San Adrian y ha sido el cámara y montaje del clip del primer adelanto del tercer y último disco de Los Jambos, "Chico Formal". Después, me confesará que por un momento le he parecido el lider de Amor de Tokyo, ¿Amor de qué? Si, Amor de Tokyo (proyecto personal de Roberto Urzaiz, ex-integrante de bandas como Dickers, Columpio Asesino y demás).

<<No pasa un día que no piense en ti, por las noches no puedo dormir, no pasa un día que no piense en ti mi amoooooooooooor>>

-No pasa un día (Los Jambos 2015)

Los Jambos continuarán  frescos y contundentes. Una chica llamada Leire al bajo. Son muy pegajosos, alguien dice vacilando que uno pasa de cogerles asco a cogerles mucho cariño, y son tope resultadistas: Dos guitarras, dos tambores y energía electrificante que sale de sus herramientas, corre por las paredes y salta hasta tus venas. Amar el garaje con las letras adecuadas no es difícil. De pronto suena una canción con más melodía, no es de las primitivas, ¿eso son los Stone Roses? Estiran las palabras envueltas en una melodía madchesterniana. Y no, no es una proyección mía. Es curioso, justo encima de nosotros, en el bar, he conocido a un tío que viste gorro y abrigo Madchester, y que ama a los putos Happy Mondays. A veces, Los Jambos hasta me recuerdan a Nosotrash. Acaban subiendo al escenario para tocar al dueño del local, y ofreciendo micrófono al público. Muy guay. Muy cools. Un descubrimiento. Un puto acierto. La única pena su rollo amarillo, porque no es un color que me guste mucho. Lo usan en la portada de su último disco y en el merchandising. Joder, me encantaría tener una cami suya, pero no amarilla. Buscaré de otros colores. 

La noche continúa y me retiro pronto. Antes de hacerlo vacilo un poco con una pintora que mezcla a Bowie con Velázquez en oleos de buen tamaño. También, ha llegado a pintarse a ella misma sobre un caballo en un cuadro barroco. Los miembros de los Jambos pululan entre la gente, hablando con unos y otros. Intercambio phone con Miguel. Él y su novia Sofía son super majos. Puede que él sea uno de los tipos con la agenda músico-cultural incrustada en la cabeza más grande del panorama navarro. Quiere que él y yo vayamos a ver a Fat White Family a Biarritz el 2 de febrero... A mí me encantan estos británicos. ¿Serán el próximo motivo de post no-montañero en este blog? Quien sabe. Larga vida al rock en todas sus variantes. Y me voy, me voy tomando la Curva de Mercaderes, de la Estafeta, o como se llame, como un llanero solitario silbando a lo Lucky Luke, por que sí, somos unos suertudos, unos luckys de cuidado al poder elegir vivir estos momentos. 



-"Como un cencerro" de Los Jambos (2016)
(No tienes nada que hacer/
mirando la pared/
no te importa perder/
es mejor aprender/
que la vida es una rueda/
y rueda/
y no le pones freno/
que las cosas son preciosas/
por el simple hecho de serlo/)





No hay comentarios:

Publicar un comentario