lunes, 18 de agosto de 2014

La Puerta de Irati-Iratiko Atea

Entrada boscosa al mundo de Irati .

El Valle de Aezkoa permite la posibilidad más cercana en distancia y en el tiempo de acceder a la Selva de Irati desde Pamplona, ofreciendo a quien venga a esta parte del Pirineo, la oportunidad fantástica de entrar en este espacio natural mágico a través de su ENTRADA NATURAL, por aquella por donde sale todo el agua del gran bosque. El término de Dos Aguas, a un kilómetro y medio de Orbaizeta, es un buen lugar para definir cual sería la entrada exacta, un lugar por donde el río Irati abandona el gran hayedo y en donde desemboca el río Legartza en forma de cascada preciosa; la Cascada de Landagoien. El río Legartza arrastra toda la pluviosidad y el agua de los manantiales de la Selva de Irati más occidental, aquella que está pegada a Auritz-Burguete, Roncesvalles e Iparralde. Los arroyos, o regatas, de Itolaz, Azpegi, Txangoa y Arrazola alimentan este río chiquito, famoso por servir de suelo a esa imagen alucinante de los arcos de la Fábrica de Armas de Orbaizeta en proyección, icono del norte de Navarra y de un disco de Benito Lertxundi.

        Recientemente, algunos vecinos de Orbaizeta han limpiado un sendero de 200 metros de recorrido que visita la Cascada de Landagoien y la han señalizado, en la entrada a la Selva. Para quienes entren a pie a Irati siguiendo el Sendero Local que va desde Orbaizeta al Embalse de Irabia, y para quienes lo hagan de manera motorizada por el Punto de Información de Arrazola, podrán conocer varios saltos de agua muy bonitos desde un puentecito en la mitad de este sendero. Este rincón además, atesora una rica y variada biodiversidad, mitad de influencia climática mediterránea, y mitad de influencia climática cantábrica.

         El río Legartza se forma de la unión de las regatas de Itolaz y Txangoa antes de atravesar las ruinas de la Fábrica de Armas de Orbaizeta. Nunca antes un río había tenido un inicio así...Poco después es remansado en una presita que desvía parte de su caudal a través de un canal, y continúa hacia el sur hasta que en su margen izquierda le llega el agua del valle de Arrazola. Unos metros después al kilómetro 8 de la carretera que une los pueblos de Aezkoa con Irati, el valle hace un escalón de 20 metros y el agua del río forma varios y espectaculares saltos de agua, sin tener envidia de cualquier otro deesta parte del Pirineo, un tipo de atracción natural que escasea en el Bosque de Irati de manera señalizada. Así, podemos encontrar desde la entrada motorizada a Irati desde Salazar la Cascada del Cubo, un bonito salto de agua que hace el río Urbeltza y que explotan turísticamente nuestros vecinos del este desde hace muchos años. Otros txokos donde ver preciosas cascadas son el Barranco de Txangoa o la desembocadura de la Regata Erlan en el río Irati... y para quienes gusten de hacer largas caminatas hay una cascada en el Barranco de Kakoia muy chula, mitad salazenca y mitad aezkoana. ¿Quien dijo que en el Irati aezkoano no había cascadas?

Señalización bonita y reciente.

Muy bonito y relajante.

Dos Aguas: Puerta a Irati....

Accesos motorizados y algunas cascadas de Irati.



Flores que reciben los primeros rayos.

Zarzamoras.

Berbena officinalis, una planta medicinal muy reputada.

Insectos y flores.

Telarañas a la orilla del río.

El río Irati y su frondoso bosque de ribera.

Plantas cuyos frutos-semillas se pegan al pelo de los animales y a la ropa de los humanos para colonizar otros lugares...

Amapolas rojas.

Arañas que se camuflan para protegerse, no solo ellas cazan.

Borda en Larraun.

Un lugar escondido pero cercano a lugares donde la acción humana es palpable. 

Erlan y sus cascadas...

La Regata de Kakoia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario