domingo, 13 de septiembre de 2015

Cueva de Mendukilo

Sala del Dragón.

El bar Iceberg de la Txantrea hace las mejores patatas bravas de toda Pamplona. Nadie sabe exactamente como la pareja de señores que llevan el garito de la calle Urrutia se las arreglan para hacer tan preciadas raciones de papas, mitad cocidas mitad fritas, y bañadas en salsa picante. Junto a la entrada, a mano derecha, hay en la pared un cuadro con fotografías de sus aventuras espeleológicas de hace muchos años por las cuevas de Navarra, especialmente en las situadas en las Sierras de Aralar y Urbasa. Siempre que voy a este bar paro a ojear las fotografías de este cuadro y reconozco rincones de cuevas tan bonitas y conocidas entre espeleólogos navarros como Akuandi, Tximua, Lezegalde o Akelar. En una de las fotografías aparece alguno de nuestros protagonistas junto a otros espeleólogos posando junto a una de las concreciones estrella de nuestra comunidad; el Casco del Guerrero. "¿Esto donde es?" "En la Cueva de Astiz o de Mentrokillo". 


         La Cueva de Mentrokillo es una de las cavidades más bellas de Navarra y que ahora se conoce con el nombre de Mendukilo, siendo una de las más famosas actualmente desde su acondicionamiento turístico en 2005; ahora, por ocho euros podemos avanzar mediante pasarelas y focos entre sus infinitos espeleotemas en forma de macarrones, estalagmitas, coladas, banderas y columnas en visitas guiadas. Esta cueva, la número 41 del Catálogo Espelológico de Navarra, fue un referente en nuestra comunidad para los espeleólogos por su belleza y su relativa dificultad para recorrerla entera, con varios pozos de 5-6 metros. En los años cincuenta espeleólogos como el famoso Isaac Santesteban la visitaron y la topografiaron, y durante algunos años su entrada estuvo cerrada, pese haber sido su porche grande de entrada un abrigo de ganado y pastores del pueblo de Astitz desde antaño.

         Las pasarelas que la recorren en la actualidad descienden el porche de entrada hasta un estrechamiento, el cual descienden en gran pendiente en forma de escaleras (antes era un destrepe de 6 metros que solía implicar el uso de la cuerda), hasta el cruce clave de la cavidad; a mano izquierda se entra a la Sala de los Lagos, y a mano derecha a la Sala del Dragón (hay una concreción con forma de cabeza de dragón, aunque otros espeleólogos vieron aquí a una bailaora andaluza). La cueva no deja indiferente a nadie porque se trata de una de las más bellas, el agua del exterior ha modelado en su interior un espectacular universo de caliza. El casco del guerrero queda lejos aun de las pasarelas, lo separa algún pozo del mundo humanizado, y quizá sea mejor  así. Tan bella como las de Akuandi, Tximua o Akelar...

Entrada.

...


Porche de entrada.

...


Ainara.

Descenso.

...

Sala de los Lagos.

Concreciones espectaculares.

Visitas de 30 personas.

...

Pasarelas y focos.

Plano de la cavidad.
(Catálogo Espeológico de Navarra)

Salida.





No hay comentarios:

Publicar un comentario