martes, 3 de noviembre de 2015

La Arista Bagoneta

Caliza de gran calidad.

No sé como describir esta arista sobre Amezketa sin que nadie resulte ofendido; el valle de origen glaciar de Arritzaga es uno de los rincones más hermosos de Aralar y quizá de todo Gipuzkoa, de hecho recuerdo un repor de Pyrenaika de hace 15 años que lo mostraba como un rincón de nuestra montaña sin igual, y el pasado minero de este lugar es otro de sus alicientes. Sin embargo la escalada a esta arista es un poco descafeinada.


              El sendero que asciende por el vallecito pasa cerca de la espectacular Aguja de Anduitz (AD sup.), deja a un lado el Salto de Bizutza (rapel de 60 metros), y antes de aterrizar en las campas y minas de la parte superior del valle, atraviesa la base de una coqueta cresta tumbada de roca caliza perfecta (hay un cordino de color rojo que indica el inicio). Pues bien, este verano pasado se produjo la apertura eskalatzaile de esta formación rocosa en las faldas del monte Artubi, y la pareja de escaladores que la abrieron decidieron darle el nombre de «Bagoneta Ertza», en alusión a las minas y bagonetas colgadas de cables que se pueden ver en los alrededores. Hasta aquí todo perfecto, es de agradecer que haya trepalaris que nos enseñen lugares así de nuestra geografía, me quito el sombrero ante esto, sin embargo el grado de dificultad que se le da a la vía en el único croquis que pulula por la red es tremendo... En él se explica muy bien que la arista posee 340 metros de recorrido y unos 200 metros de desnivel, y que harán falta cintas, fisureros medianos y grandes, y friends de varios tamaños. También describe el equipamiento de la via; un clavo, un parabolt y varios puentes de roca equipados. El grado que le da a la escalada va del II al IV+.

            ¿Y con qué nos encontramos Mikel y yo? Con una estética y disfrutona trepada sobre caliza perfecta en un marco incomparable, pero con unas dificultades tan bajas que realizamos toda la trepada desencordados, aunque con los gatos puestos confiados en encontrar un muro que nos haga sacar la cuerda. Quizá II grado continuo con resaltes de III, pero no más. Y la exposición es bajisima. El pasito del parabolt es muy curioso porque es un murito de tres metros que subiendo pies y estirándote, llegas a los enormes cazos de su parte superior sin ningún tipo de problema. Mikel me dice que en Gipuzkoa debe haber mucho dinero para poner un parabolt aquí. Es solo nuestra opinión. El resto de los muros están equipados con abundantes cintas y cordinos en puentes de roca. Y así, sin darnos cuenta, en 35 minutos coronamos la cresta a la altura de la GR20. Eskerrik asko a los aperturistas y divulgadores por esta actividad, ideal para enseñar cómo asegurar con cuerda en una cresta semiequipada a alguien que lo haga por primera vez, o como actividad para niños, o para enseñar a ir en ensamble, pero no para escalar o realizar una cresta de IV+ con ambiente como puede ser la vecina del Txindoki. Por cierto, escalar en la Aguja de Anduitz o realizar el Bco.de Arritzaga son actividades que están prohibidas dentro de este Parque Natural de Aralar. Hasta la próxima.


En los primeros metros cruzamos por encima de un antiguo cable minero...

Resaltes cortos de III.

Bonito rincón de Aralar.

Y tras 35 minutos "c´est fini"

Veredicto; oso ederra pero hemos porteado cuerda y cacharros para nada.

Cresta tumbada en las faldas del monte Artubi.

Ganado local.

Croquis de Mendiaetaeskalada.blogspot.com



1 comentario:

  1. Yo también
    me quito el sombrero
    pero no
    pero no
    yo no pongo ningún "pero".

    Iñaki M.

    ResponderEliminar