jueves, 12 de noviembre de 2015

El Salto del Carpín.


Aterrizaje espectacular en la faja del Sato del Carpín.

Hay que ver en qué aventuras se puede meter uno tras un puñadito de barrancos en dos temporadas; en 2014 hice Fago, la Leze y Hospital de Siresa, y en 2015 llevo hechos diecisiete barrancos. Realmente soy un tipo con suerte porque la vida me ha hecho coincidir con barranquistas que me han llevado a lugares muy guapos. Al principio era reacio, y ahora quiero conocer los más chulos y adrenalíticos de Navarra y el Pirineo, y eso que aun sigo sin sentirme barranquista del todo porque no creo tener suficientes conocimientos, ni siquiera poseo calzado de barranquismo específico ni mochila para barrancos, simplemente me dejo llevar por quienes te invitan a la aventura. Por eso la importancia del destino; coincidir con una o varias personas que te digan "hagamos ésto, o aquello" y digas "vale". Gracias Iñaki Santxez y Asier Antxo por llevar de la mano a un trotamontes como yo estos dos años, a esos oscuros y vertiginosos rincones de las montañas, porque son muy hermosos.


          El Barranco del Zebollar y su cascada final llamada El Salto del Carpín es uno de esos recorridos acuáticos más verticales y fascinantes de toda nuestra cordillera. El agua que escupen los macizos montañosos de Otal y Tozal de las Comas desciende hacia el valle de río Ara formando este barranco antes de llegar al mismo. Esta vez Iñaki me trae y me presenta a un amigo suyo que se llama David, y los tres partimos desde el Puente de Santa Elena mirando de reojo el salto de 120 metros en el que muere el barranco. La aproximación al Bco. del Zebollar suele llevar una hora de caminata aproximadamente; primero por la GR11, y tras un cruce, por la PR que asciende a la Faja del Coreador primero y a la cabecera del barranco después. En el momento que el camino atraviesa el cauce del barranco, llega el momento de equiparse y meterse en el mismo. El tramo de Barranco es precioso, no se trata de una insulsa aproximación con el objetivo de fibrilar en el Salto del Carpín después, sino que existen varios rápeles estéticos y algún tobogán. Tras media docena de rápeles el agua se precipita al puto abismo...

         En el Salto del Carpín existen varias posibilidades porque hay varias instalaciones a ambos lados de la cascada. La más cómoda, dicen, es la que afronta el descenso por el lado izquierdo. Primero un pasamanos tope-adrenalítico, que te pilla frío ante el vacío, un rápel de 28 metros en diagonal, un nuevo rápel vertical hasta una faja-repisa de película con aterrizaje volado y todo, y por último el rápel más grande que se hará más o menos largo dependiendo de donde aterrices (si en un lateral o en la poza de la base). Iñaki se porta de maravilla instalando y dándonos órdenes; "baja tú primero",  "lleva tal cuerda en la mochila", "guarda ésto", "sácate aquello". Y el descenso se produce sin ningún problema. El amigo David nos dará alguna que otra exhibición de cómo bajar a toda pastilla, yo creo que la clave es llevar guantes jeje. Y tras 120 metros de cuerda y precipicio todo llega, y el suelo también. Llega el momento de echar fotos y recrearse con lo vivido, "de allí arriba venimos". El mundo de Ordesa no tiene equiparación, ¿visteis cómo el agua resbala a 70 metros del suelo?


Umm...

120 metros de brinco.

Primeros metros de la aproximación por la GR11.

Faja del Coreador.

Vistas bonitas al Valle de Bujaruelo.

Paredes de Mondarruego.

Preparándonos en el Barranco del Zebollar.

Primeros destrepes en busca de las primeras dificultades.

Primer rápel tumbado de 22 metros.

Segundo estético rápel de 25 metros.
GoPro de David.

Penúltimo rápel de 8 metros antes del Salto.

Asomándonos al último rápel antes del Salto,

Abismo a unos pocos metros-

Pasamanos "fibrilante".

Rápel de 28 metros hasta una instalación a 90 metros del suelo.
A nuestro lado "el tobogán lanzadera más sobrau del Piri"


David desciende a nuestro encuentro.
GoPro de David: Iñaki y yo esperamos ahí abajo...


GoPro de Iñaki.



Contento y aliviado de poner los pies en la faja tras el rápel intermedio de 42 metros...

David asoma.
GoPro de David.



Iñaki llega un poco después.

Muralla de Mondarruego y Tozal de Mallo.

...
"Me voy para abajo chicos"
Foto de Iñaki Santxez.



David se entrega al rapelaco de aterrizaje de 55 metros +/-

Iñaki.

...

Un poco más y pondrá sus pies en el suelo.

David e Iñaki tope contentos.

Experiencia muy guapa.
Foto de Iñaki Santxez.







Croquis de Barranquistas.es
Nosotros seguimos la línea verde y el rápel de color rojo de la base.




Video Cebollar y Carpin from iñaki sanchez on Vimeo.

1 comentario: