martes, 12 de enero de 2016

Bájame una Estrella, Miriam.

Miriam.
desnivel.com

Mucha gente de aquí no lo sabe, muchos navarros desconocen que su tierra, además de ser cuna de campeones del deporte como Miguel Indurain (5 tours), de la Quadra Salcedo (recordman mundial de jabalina), Marta Mendía (una de las mejores saltadoras del mundo entre 2000-07), o Mateo Garralda (campeón del mundo de balonmano) entre otros, hubo una mujer de Tafalla que destacó a nivel nacional e internacional en la escalada, en la segunda mitad de los años ochenta. Pero es que además era una poeta. Como Iñaki Ochoa de Olza. Esta joven navarra volaba físicamente por las paredes de aquí y de allá desde adolescente, y de qué manera, y a la vez volaba a través de su imaginación armada de papel y boli creando poesía. Y esa mujer increíble no fue otra que Miriam García Pascual.


        A esta escaladora de primer orden la pudímos ver en una época trepando en Riglos; en la Visera o haciendo la primera repetición de la "Mediterráneo" al Fire, en Patones ganando la competición nacional de escalada, haciendo la primera escalada femenina nacional a la "Nose" del Capitán, y después anotándose otras de Yosemite, escalando el Alpamayo y el Huascarán, intentando el Fitz Roy, explorando las paredes de Mali, escalando en Catalunya mientras estudiaba pedagogía, o grabando para "Al filo de lo imposible" dos documentales de escalada vertical en Ordesa o el Verdón. Era una fuera de serie; una aventajada física y psíquicamente. Lamentablemente falleció en 1990 en el Himalaya de la India junto a Miguel Lausín y Jesús Buezo...

        Su viaje eskalatzaile de 1988 por el continente americano lo plasma en un libro exquisito: "Bájame una Estrella", quizá uno de los mejores libros sobre viajes y escalada que muchos hayamos leído. En el prólogo de esta obra, el alpinista Juanjo Sansebastián le dice a ella allí donde esté; "(...) escribías cosas tan bonitas que a veces animabas, inspirabas a los demás a contar historias propias". "Bájame una Estrella" es el sonido que hace la vida bien aprovechada y bien vivida, la libertad en forma de palabras impresas y dibujos delicados. Un guiño a Julio Villar ("Eh, Petrel!" y "Viaje a pie"), y porque no, a David Bowie, porque mientras Miriam deseaba que "le bajaran una estrella", a Bowie le obsesionaban las estrellas, y ese cosmos encima de las cosas, nuestras cosas. Estrellas y cielo negro sobre paredes y montañas....


"Starman" de David Bowie (1972)
(Hay un hombre de las estrellas esperando en el cielo/
Le gustaría venir y encontrarse con nosotros/ 
Pero cree que nos haría volar las mentes/)


Un clásico de la literatura escaladora-emocional-con-ilustraciones.


(www.sindominio.net)

2 comentarios:

  1. Preciosas palabras que nos recuerdan a tantos valientes que hoy no están pero siguen VIVOS en nuestros corazones. Quedan muchas estrellas, vamos a por ellas!!!!

    ResponderEliminar