sábado, 15 de noviembre de 2014

Peñas de San Kiriako

Peñas de San Kiriako (658m) desde la carretera que une Garisoain con Alloz.
Garisoain es un pueblo del Valle de Guesalaz, en Tierra Estella, que adquirió cierta fama en el año 2011 cuando ganó el proceso judicial que mantenía contra el Arzobispado de Pamplona por la Ermita del Pilar, en el comunal del pueblo. Los vecinos del pueblo entendían que esta ermita era posesión de todos ellos (y no del Arzobispado, el cual ya se había dado prisa en escriturar o registrar en su posesión la casa parroquial, la iglesia y demás en 2008), porque aludían que eran ellos los que la mantenían y los que además guardaban las llaves de su entrada. Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Pamplona anuló las anteriores sentencias en 2013 y dio la posesión de esta ermita al Arzobispado de Pamplona... el cual había demostrado que lo único que le interesaba era la propiedad, y no el mantenimiento de este templo religioso. ¿Cristianos hambrientos en bienes terrenales? ¿Futuros terrenos donde especular?

           Dentro del término municipal de Garisoain hay además otras ermitas, una de ellas, las Ruinas de San Kiriako, se asientan sobre un cordal rocoso al sur de la localidad y sobre la carretera que une Alloz con este pueblo de Tierra Estella. Como en todos aquellos lugares de Navarra que poseen el nombre de Kiriako, en éste, de nuevo, encontramos una vinculación antiquísima del lugar con el pasado. Junto a la ermita de San Kiriako de Navascués encontramos dólmenes, en el roquedo de Kiriako de Etxauri un templo de la Edad de Bronce, en el Kiriako de la Valdorba un gazteluzarra prehistórico, y en el peñasco de Kiriako que nos ocupa se encontró un altar romano en 1967... 

           Para ollar la cima de esta montaña, el camino más sencillo consiste en ascender por su vertiente norte. Aquí se adivina parte de los antiguos peldaños que subían hasta el templo del que hemos hablado en su antecima oriental. Dejando el coche en el collado inmediatamente al sur, en la carretera de Alloz, tan solo hay que salvar 100 metros de desnivel bordeando la montaña por el Este. Desde las ruinas aéreas de la ermita si deseamos acercarnos hasta la cima principal, dos metros más alta, debemos recorrer la cresta que las separa pasando por debajo de un espectacular Gendarme, con algún paso de I-I+. Y si la actividad nos sabe a poco (45 min.) siempre podremos alargarla con la ascensión al vecino Txapardia, al otro lado del collado donde hemos dejado el coche. Una actividad interesante para esos días que no queremos hacer mucho deporte, y después tomar un Vermut.

Peña de la Torre (638m) y la Torre (616m) al otro lado del Barranco.

Bellotas de Carrasca.

Espolón oriental de las Peñas.

Sierra de Lókiz.

Ermita en el hombro Este a 656m

Trepadas en la cara norte.

Único ventanuco que conserva la ermita.

Gendarme de roca de la cresta junto a la ermita.

Cresta entre una y otra cima.

Escalón antes de la cima (F)

Un bonito roquedo.

Roquedos llenos de biodiversidad. 

Peña de la Torre.

Aceitunas de la Zona Media Navarra.

Repoblación de Pinus nigra en las laderas de Txapardia (706m)

Vista desde la cima de Txapardia hacia el Embalse de Alloz.

Croquis de la Web Mendikat.

No hay comentarios:

Publicar un comentario