lunes, 1 de mayo de 2017

Vuelta a Artazul y Lizebar

Cascada final de 45 metros de Artazul.

A escasos 25 minutos de coche desde Pamplona, en el límite oriental de la Sierra de Andia, el agua ha moldeado y formado durante millones de años una "Y" gigante de altas paredes y resaltes acuáticos que hacen la delicia de los barranquistas navarros, y también la de muchos venidos de otros lugares de la Península y desde Francia, de hecho los franceses tienen gran estima al ramal más famoso de los dos, el de Artazul, y ya fueron ellos quienes lo abrieron deportivamente en 1985. En la actualidad, la inmensa mayoría de barranquistas, casi el 100%, descienden Artazul y/o Lizebar (el otro ramal de la "Y") con ayuda de dos coches para no hacer aproximación a pie; uno se deja junto al Nacedero de Arteta, y otro en las inmediaciones del pueblo de Aizpun, sin embargo existe en cada uno de los cañones la posibilidad de realizar la aproximación a pie siguiendo marcas de pintura roja, por ello para los mendizales exigentes (hay tramos de cuerda fija y trepaditas hasta I+) existe la bonita posibilidad de ascender por una aproximación y descender por la otra, conociendo e impregnándose de uno de los rincones de nuestra geografía más bonitos y apasionantes. 

        Ainara y yo decidiremos ascender por la aproximación de Artazul, para ello, tras la corta caminata desde el Nacedero de Arteta hasta la gran cascada final del cañón, en el cruce de valles, pasaremos por detrás de la cascada para tomar un débil sendero que toma la canal derecha del roquedo, Un poco más arriba hay dos resaltes y un pasamanos equipados con cuerda, y también hay un par de resaltes entretenidos (cuidado en caso de lluvia). El sendero toma una pequeña faja y se asoma a la cresta sobre el barranco justo en el momento que viene desde las profundidades del cañón la vía de escape de Artazul (mini-ferrata y cuerda fija en rampa), antes de afrontar las últimas aldapas que nos dejarán en el valle superior, donde haremos una derivación para visitar la Cascada de Aizpun, entrada clásica del Barranco de Artazul. Una vez sobre el barranco nos juntaremos con Iker Agirre, Mikel Zabalza y Súper Kali junto a otros miembros de Sakon y demás, a punto de empezar el descenso. Hay tantos barranquistas en Artazul que en vez del día del trabajador, parece el día del barranquista.

       Para el descenso, Ainara y yo cruzaremos Aizpun y nos dirigiremos hasta el cruce de carreteras entre Urdanoz y Azanza, donde tomaremos un camino ancho que desciende hasta el curso de agua de Lizebar. Justo en el momento que hace una gran curva de herradura a izquierdas, comienza en el "larre" de la derecha el sendero de Lizebar, camino borroso en algunos tramos, indicado con pintura roja en otros, y de gran belleza en otros, como si se tratara de un antiguo camino utilizado por pastores y locales entre el Valle de Ollo y los pueblos superiores de Goñi. De esta manera cerramos esta bonita circular que nos ha permitido observar los dos saltos más representativos de Artazul y el pasillo de roca de Lizebar. En total casi 8 kilómetros y 450 metros positivos de disfrute.


-"Archie, Marry me" de Alvvays (2014)
(Demasiado tarde para salir/
demasiado joven para quedarse)

7,5km y 450m+

Sendero de acceso desde el Manantial de Arteta.

Poquito caudal.

Salto de agua precioso.

Cuerda fija en la canal de ascensión.

...

Visión sobre Lizebar.

Vía de escape del Barranco de Artazul.


Cascada de Aizpun de 35 metros de altura.

Disfrutando.

Rincones muy frondosos.

Entrada del Barranco de Lizebar desde las inmediaciones de Aizpun.
Al fondo Peña Txargain y su oquedad característica.

Tramos de navegación...
 
Descenso.

...

Estrecho de Lizebar (cascada de 53 metros en época de precipitaciones)

...

Otra vista sobre la Cascada de Aratzul.


Aterrizando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario