domingo, 13 de marzo de 2016

A los pies de Ezkaba Txiki



Ezkaba Txiki es la montaña en forma de ola de mar alargada, que parece avanzar desde el norte para tragarse una esquina de Atarrabia, Burlata entera y buena parte del barrio de la Txantrea. Es una cresta de pinos y robles a la que tengo mucha estima; por ella paseo para quitarme los fantasmas del día o día, o "vuelo" sobre zapatillas de trail mientras las luces de la ciudad se encienden casi doscientos metros más abajo. En su portillo occidental, el de Azoz, descubrí hace unos años a dos chicos practicando sexo anal a plena luz del mediodía, sobre unos cartones en el cruce de caminos,  y en otra ocasión me topé de bruces con un hombre que "embestía" de pie y con los pantalones bajados a otra persona dentro de un coche, en ese baile ancestral predecesor a la creación de la vida, o de un condón usado más. Desde el hombro oriental de esta montañita urbana, se avista el polígono de Atarrabia en su base, morada de asfalto y cemento de la Sala Totem, una de las salas de conciertos más conocidas de Euskal Herria. Por ella han pasado glorias del pop y del rock nacional e internacional como Barricada, New York Dolls, o Gatibu entre otros.


                Esta vez toman el escenario principal de la Totem mis amigos de "La Prima de Riesgo" y el grupo "L.A." Gorka Beunza y sus secuaces nos muestran un repertorio y una gama de sonidos más maduros que la última vez que los vi, con orgasmos de colores y riffs de guitarra contundentes al final de cada pieza, con Mikel retorciéndose mientras Gorka berrea, Juan sacudiendo sus instrumentos de percusión y de repercusión en posición encorvada, el tipo que toca el bajo y que no conozco haciéndolo de maravilla, sobre todo estéticamente, Gonzalo haciendo de groupie y de director de documental como nadie... Dirá Miguel Eraso, groupie de cinco minutos en la Totem, que "La Prima" se están haciendo famosos, y nos decimos al unisono que las canciones paridas por Gorka Beunza molan. Tan raros y originales como Flaming Lips o Clap your Hands Say Yeah mezclados con Nacho Vegas y Jonny Cash. Adelante.

             Después saltan al escenario los "L.A.", banda indie vamos a decir, que proceden de Mallorca, con un nombre complejo para buscarlos en la red, pero que puede marcar la diferencia en cuestiones de marketing, y con un directo arrollador. Han tocado en Reading y grabado en Estados Unidos, así que van en serio. En su actuación destacará su voz parecida a la de Pearl Jam (dirá Luis Alberto Segura que casi abortan la actuación porque tenía la voz justa, menos mal), ritmos guitarreros a lo Strokes, pasajes a lo Coldplay (los primeros Coldplay), inicio de cancion a lo Pulp (Disco 2000), acordes a lo Oasis (I´m Outta Time, por no hablar de la canción "Stop the Clocks", y la versión en youtube de "Wonderwall" en plan Ryan Adams), poses desenfadadas y del Grunge, influencias clásicas como los Who, los Rolling, o incluso Nirvana. Muy entretenido y bailable; público de fans entregado. ¿Quién me iba a decir a mí que mientras voy a correr por el pinar de Ezkaba Txiki tengo a pocos metros uno de los mejores templos de la música del norte? Como un Totem mitológico, emblema de los indios, ¿o de los indies?

"Jesus doesn´t want me for a sunbeam" de The Vaselines (1988)
(No esperes que mienta,
No esperes que llore,
No esperes que muera por ti)

Juan, Gorka, Patxi y Mikel.

Colores.

...

Sala Totem.

Sombras.

Atmósfera íntima.

Gonzalo.

"Squirting" gitarrero.

Chorros de luz y música.

Ouyeaah!

¿Los Happy Mondays?

A refrescarse.

...

"Valle indómito"

Finales apoteósicos.

L.A.

...

David Bowie siempre presente.

Luis Alberto Segura.

Cantante iluminado.

Vamos!

Rayos.

L.A.

Música en directo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario