jueves, 7 de abril de 2016

Gorges d´Ehujarre 2002

24,5km y 1500m+
Con diecinueve años llevaba un empacho literario de primera magnitud de autores como Jack London (Colmillo Blanco, Encender una hoguera), Jon Krakauer (Hacia Rutas Salvajes, Sueños del Eiger) o el propio Julio Villar (Viaje a pie, Eh Petrel!), y me ponía tope contento solo de pensar que podía irme por ahí con una mochila. En mayo de 2002 salí de clase a la velocidad del rayo, tomé la villavesa número 5 hasta mi piso de estudiantes en La Milagrosa, cogí mi mochila preparada desde el día anterior y subí a pie a la antigua estación de autobuses para pillar el bus a Isaba.

            Aquel viernes llegué a última hora de la tarde al pueblo de Roncal, y me dispuse a hacer autostop para subir a dormir al aun operante Refugio Ángel Oloron (cerró dos años después, en mayo de 2004), y tuve mucha suerte, porque antes de que me envolviera la noche, logré aterrizar en el refugio guardado y afrontar una cálida noche en él. Al día siguiente, sábado, decidí conocer las Gorges d´Ehujarre descendiendo desde Navarra, y para ello salvé a pie tras el desayuno los dos kilómetros y medio que me separaban del Collado de Erraize. Había leído las últimas semanas historias del complejo subterráneo de la Piedra San Martín y deseaba con todas mis fuerzas conocer el valle de Arpide, donde se encuentra la entrada artificial a la Sala Verna, sala de este complejo subterráneo, y para ello diseñé una circular montañera muy atractiva conociendo las Gargantas de Ehujarre y la cima de Soum de Leche (1839m).

            En Erraize salí de la carretera y empecé a bajar por terreno de Iparralde, recientemente blanqueado por una borrasca de nieve del invierno tardío, hasta encontrar en un banco de niebla la entrada tétrica a Ehujarre. Al rato la nieve desapareció y tomé el sendero que recorre este cañón hasta un porche de roca espectacular llamado Grotte de Molerse. El resto del descenso lo practiqué asombrado por los paredones y el paisaje salvaje que me rodeaba, hasta llegar a las afueras del pueblo francés de Ste. Engrace y afrontar la GR10 de vuelta a casa. Por delante tenía 1200 metros de desnivel positivo que afronté con fuerza, y un poco temeroso, por las nubes grises que cubrían la frontera. A 750 metros de altitud dejé a un lado el exuberante Barranco de Arpide; allí miré hacia arriba y me imaginé el complejo subterráneo de la Piedra... Aquí la GR10 pasa a la amable vertiente noroeste del Soum de Leche, la pequeña montaña que domina el Col de la Piedra San martin, y asciende durante cientos de metros por un hayedo espectacular y precioso. Arriba abandoné la GR para coronar la cima de la montaña y desde allí logré avistar el increíble complejo karstico de Larra, apareciendo y desapareciendo entre las nubes. De pronto el Anie se dejó ver y disfruté más si cabe.

          A la noche volví a dormir en el Refugio de Belagua. Aquella noche nevó una capa más en las cimas del valle, y casi no pegué ojo por los gigantescos ronquidos de otro montañero. Nunca antes ni después he escuchado algo semejante. Fue increíble, como artificial y enfermizo. Nadie de manera consciente puede hacer un ruido así, lo juro. Al día siguiente, ante el panorama cargado de nieve y nubes grises, decidí volver en autostop a Pamplona parando en algunos sitios para hacer turismo. Entre Isaba y Sigües me llevó una pareja de franceses que escuchaban música tranquila y melodiosa; era Dominique A.



"Lay Down" de DMA´S (2016)

Cañón de Ehujarre
Photo Mariano
Gorges d´Ehujarre desde Ste Engrace
(Google Maps)


Cima de Soum de Leche (1839m)

Foto de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario