martes, 15 de marzo de 2016

Forquetas invernales 2010

Rufo empezando la canal de acceso al Collado de Eriste.

"El tramo de cresta que separa las dos Forquetas es poco accidentado, solo hay que destacar un paso delicado en la ascensión a la Forqueta SE; el descenso de un pequeño gendarme por roca descompuesta"

-Los Tresmiles en 30 Jornafas, Miquel Capdevila.

Los Picos de la Forqueta (3007m y 3003m) son dos cotas en un eje de cordales, que superan los tresmil metros por poco en el macizo del Posets. Hace seis inviernos, el amigo Rufo y yo viajamos en coche al final del invierno al Valle de Gistau, un lugar lejano con el vehículo porque la pista que asciende de Plan a Viadós se las trae, con el objetivo nivoso de estas dos cimas en la cabeza. Al prepararnos para dormir en la furgo, no me acuerdo cómo, hicimos amistad con un súper-montañero navarro llamado Chema, profesor de educación física, y que el día que llegamos había subido y bajado en esquís casi dos veces al Posets.... A la mañana siguiente Chema nos adelantó como un sputnik desde atrás en el Barranco de la Ribereta, como amante del trail que era, y no tuve mejor idea que seguirlo hasta que vi que seguirlo era un suicidio, pensando en mis posibilidades en los Picos de la Forqueta. Chema se dirigía al Eriste Norte a la velocidad de los aviones (dos años después sería yo quien me adentraría regularmente en el mundo del trail), y debía guardar fuerzas para el tramo final.

           Una vez en el collado de Eriste giramos el rumbo al sur, y cresteamos por terreno mixto hasta la cima de la Forqueta Principal (3007m). Rufo sonrió al comprobar que yo pagaba los sobre-esfuerzos de hacía una hora siguiendo a Chema, y a continuación nos asomamos a la cima de la Forqueta SE (3003m). La visión que se nos abrió hacia los Picos de Eriste la recuerdo sobrecogedora y helada, mientras a nuestra espalda las nubes jugaban en la Cresta de Espadas. A la buchaca de ambos dos nuevos tresmiles y una nueva vivencia intensa en el Pirineo. Como para olvidarse de regresar a estas montañas.


"Wicked game" de Chris Isaak (1989)
(El mundo ardía en llamas,
nadie podía salvarme excepto tu ....
son extrañas las tonterías que el deseo
nos hace hacer a la gente tonta...
no, nunca hubiera soñado que amaría a alguien como tu
nunca soñaré que pierdo a alguien como tu...
no .. ahora quiero enamorarme,
este mundo siempre te romperá el corazón,
ahora quiero perderme en la lujuria,
este mundo siempre te romperá el corazón,
...contigo)

Lago y Collado de Eriste, y Picos de la Forqueta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario