miércoles, 1 de abril de 2015

Ultzama en bicicleta.

La bici, gran invento.
Ultzama es un valle y municipio de Navarra con el paisaje de color verde intenso más cercano a la capital. Tan solo hay veinticinco kilómetros entre Pamplona y los rincones más meridionales de este espectacular valle, de suave orografía y pueblos preciosos. El término abarca casi 100 km2 entre los 1139 metros de altitud de la cima de Lokieta, sobre Belate, y los 505 metros del lugar más bajo, cuando el río Ultzama parte hacia el sur. De este lugar me llama mucho la atención la gran llanura donde se asientan Lizaso y Larraintzar y las vistas profundas desde ésta hacia el cordal Belate-Lekunberri y el Macizo de Saioa.


         Hoy miércoles he decidido atravesar sus 18 núcleos de casas en bicicleta, y ascender al puerto insignia del valle, osea Belate, después de probar suerte también en el súper repecho de Urritzola, un viejo conocido corriendo, que asciende casi al monte Arañotz... El parking de Aitona Jatetxea ha sido mi campo base, y he pasado dos horas y cuarto preciosas sobre la flaca. A la salida de Zenotz  he visto en la cuneta un tejón atropellado y a las afueras de Arraitz una abubilla posándose en un frutal. Abauntz y el robledal de Orgi son otros enclaves del valle alucinantes y que veré de paso. Los paisajes rurales de Ultzama enganchan.


55 kilómetros para atravesar 18 pueblos y ascender dos puertos.
800m+

Selfie en el carretil hormigonado sobre Urritzola.

Corto pero intenso al final.


Sterrato entre Galain y Eltso.

Tejón muerto en la cuneta....

Lozen.

Arraitz, comienza Belate.

Campos de Orkin.

Venta de Ultzama.

Ciervos.

Belate, uno de los puertos míticos de Navarra.

Ascensión escalonada con rampas al 8-9%


Caminos y carreteras con encanto.

Gartzaga, Okolin, Saioa y Zuriain.

Postales bucólicas al atardecer; Ilarregi con el monte Ireber de fondo.

Viento, pedaladas y sol del atardecer.

Lizaso en primer plano, Zenotz detrás.


No hay comentarios:

Publicar un comentario