lunes, 9 de febrero de 2015

Sua, cuando la electricidad falla.


La gran nevada de las últimos días ha dejado sin luz a una buena parte de los pueblos del Pirineo Navarro durante varias jornadas. Algunos han levantado la voz, y no es para menos, porque se han perdido alimentos en las neveras y arcones frigoríficos, no han funcionado las calefacciones, han quedado inutilizados los teléfonos y el 112, y se ha vivido en total oscuridad entre las siete de la tarde y las ocho de la mañana durante varias noches. Ayuntamientos y Juntas han decidido solicitar una reunión al Departamento de Industria y a las empresas responsables de los hechos. Muchos vecinos han manifestado haberse sentido ninguneados y aislados, una inmensa mayoría se siente como ciudadanos de segunda o tercera pese a pagar impuestos como el resto de la población navarra. Y no parece ser cuestión únicamente del temporal, porque estos incidentes se repiten en nuestros pueblos durante muchas veces, e incluso los hay que poseen sus propios generadores ante los repetidos cortes de luz que se producen a lo largo de todo el año (Para el apagón de estos últimos días se han abastecido algunos pueblos con generadores traídos desde fuera). Una de las cuestiones espinosas en este embrollo, es que los valles navarros del norte son fuente de energía eléctrica, y choca que localidades que generan con las centrales eléctricas de su término, miles y miles de kilovatios para toda Navarra, se vean en total oscuridad en el crudo invierno en cuanto hay una borrasca. 
Para el que no lo entienda se puede traducir de la siguiente manera: Nuestros pueblos generan electricidad a cambio de casi nada, gracias a unos acuerdos irrisorios del pasado, y reciben un servicio de mierda. 

               Por eso es chocante oír a todo un aspirante a la Presidencia de Navarra, como el señor Esparza de UPN, echar balones fuera y echar la culpa a los pirenaicos de sus apagones, por estar en contra de las mejoras. ¿De qué mejoras habla este señor? ¿Viven nuestros políticos en otro planeta? ¿No es verdad que los pirenaicos piden desde hace mucho tiempo mejoras en la Red, para que no se sucedan los apagones? ¿O se refiere a otro tipo de mejoras faraónicas que desangran a todo en territorio, como Itoiz? Porque una cosa es pedir que te mejoren la red eléctrica, y otra cosa es dejarse embaucar por el progreso tecnológico-deficitario. Y no es un tema banal, esto de hallar personas en las altas esferas sin escrúpulos, como algunos de sus votantes, que echan la culpa de todo a casi todos. Si hay crisis es porque la gente vivió por encima de sus posibilidades, si hay enfermos de Hepatitis C es porque fueron yonquis, putas y proxenetas en sus años mozos, si te violan es porque llevas la falda corta, si hay pobreza en en tercer mundo únicamente es por sus mandatarios, si vives en la miseria siendo griego es porque votaste a quien votaste mientras aquí el mismo que dice eso de los griegos es responsable de la crisis y te pide el voto porque te va a sacar de ella, si te estafan con las preferentes es porque fuiste tonto, avaricioso, o un viejo de mierda, o si tienes cáncer y te estas muriendo y no hay dinero para paliativos haber llevado una vida sana, y así con muchas cosas, lamentablemente..... Valles helados por un lado y corazones helados por otro.

              Y es en estos días cuando el fuego (Sua), toma el mismo protagonismo que tenía con nuestros antepasados. Este elemento casi mágico, nos proporciona calor y luz en la penumbra de nuestras noches pirenaicas. Muchos se sientan frente al cálido elemento recordando historias del pasado y del presente, desentumeciendo extremidades y pensando que las regiones rurales ya no importan a casi nadie. ¿Porqué? Porque en las ciudades y en la sociedad ya no importan los que sufren.

               










No hay comentarios:

Publicar un comentario