domingo, 15 de enero de 2017

El alpinismo como deporte de reconocimiento injusto.


Para empezar este post, quiero expresar como seguidor de este deporte del montañismo, para que no haya dudas, que subir ochomiles por sus vías normales, subirlos en invierno por ellas, o mejor aun coleccionarlos de cinco en cinco, son actividades de gran mérito, y esto no lo discute nadie ni este es el motivo de este post, aunque hay que reconocer que se trata de una actividad el ochomilismo, que es para grandes bolsillos o buenos sponsors y deportistas que aclimaten bien genéticamente, pero asoma a la palestra una pregunta muy importante, y que es la siguiente; ¿son estas las grandes actividades que se hacen en el alpinismo hoy en día? O mejor aun; ¿son estas las más grandes actividades en el Himalaya? Y la respuesta creo que está muy clara; No. Ni de coña. Entonces, ¿porqué son las más admiradas por el gran público? ¿Es por el hecho de que el número de la altitud sea grande, independientemente del grado de dificultad? Lo cierto es que nuestra sociedad siempre ha sido de números grandes y de gran complejo en el tamaño, y puede que este hecho se note. Llama mucho más la atención y se sabe mucho más sobre el número 8000, que sobre una vía de alpinismo en montaña ABO (el máximo grado de dificultad).


"-Pepe hizo una vía de dificultad ABO en un pico de 6700m y Prisci subió a un ochomil por su ruta normal.
 -¡Jodó con Prisci! ¡Qué puta máquina!
 -Pepe ha escalado una vía con largos extraplomados en hielo y en roca, y es candidato al Piolet d´Or.
 -Si, pero Prisci ha subido a 8000 metros.
 -Lo que ha hecho Pepe lo hacen media docena de tíos en el mundo, subir ochomiles por vías normales ya van por 20.000.
 -Que se ponga las pilas Pepe y suba a un ochomil."

             Si el Himalaya emergiera en la Península Ibérica y viajar a esta cordillera fuera una cuestión de meter unas horitas en el coche, nos llevaríamos grandes sorpresas sin que importara el nivel adquisitivo del alpinista, ni su capacidad económica para viajar a Asia, ni su capacidad de venderse a los sponsors:

- Los alpinistas con gran técnica y fuerza, y además una buena predisposición genética para aclimatar, harían actividades punteras y reconocidas por especialistas en la materia. Del rollo ABO, EX, o ED como poco.

-Los alpinistas con gran técnica y fuerza pero mala capacidad de aclimatación harían rutones a menores altitudes también reconocidas por especialistas en la materia. También del rollo ABO, EX, o ED como poco.

- Los alpinistas sin técnica ni fuerza ni buena capacidad de aclimatación harían trekings hasta la base de las montañas. Ironía on.

-Los alpinistas sin técnica, pero predisposición genética a la aclimatación, coleccionarían ochomiles por sus vías normales... si les han puesto la cuerda fija antes, y se llevarían el reconocimiento de las grandes masas.

-Los alpinistas del primer grupo si lo quisieran también harían rutas normales a ochomiles. Faltaría más.

              En resumen; si el Himalaya estuviera plantado en el lugar de Pirineos o del Sistema Central muchos más alpinistas harían ochomiles por sus vías normales, ya existe algún estudio sobre ello, mientras que las actividades más técnicas y difíciles seguirían estando al alcance de unos pocos, porque para ello hace falta mucha "power" y técnica, por no hablar de los años de entrenamiento previos. Entonces ¿qué tiene más mérito? ¿Qué se debería reconocer más? Yo, como seguidor empedernido de la prensa montañera y de sus ídolos,  lo tengo claro. Y si quieres competir por sponsors en actividades que consisten en poner un pie delante del otro o hacer alguna que otra trepada, puede que tu lugar sea una carrera de Trail, un deporte donde más o menos (también tiene sus cosas, porque como ocurre con el alpinismo existe el complejo de los números altos en el caso de las ultra distancias), se erigen como capos del mismo quienes ganas las carreras o los campeonatos, sin género de dudas. El que pasa primero por la línea de meta o bate un récord en alta montaña es el puto jefe. Es curioso, toda la vida mitificando el ochomilismo por sus vías normales y llega un "neófito en el tema" como Kilian Jornet y llega a 8000 metros en su primer contacto en el Everest en solitario, muy ligero, rápido y fuera de temporada.... ¿Habría coronado un ochomil bajo de los catorce, de habérselo propuesto? Da que pensar. Un amigo mío me decía hace poco; "es que estos atletas y súper escaladores de montaña de ahora están desmitificando a los montañeros de fama de hasta hace dos días", y creo que no le falta un poco de razón, porque la fama la ha tenido quienes la han tenido. Con el ochomilismo de cuerdas fijas y cifras altas nos vendieron o siguen intentando vendernos la moto, como los bancos vendieron las cláusulas suelo o las preferentes. Vuelvo a lo de antes; ¿os imagináis a súper atletas de aquí con el Himalaya creciendo aquí? Cuando alguien es un atleta y afronta montañones hace cosas como Kilian, Egloff, Bukreev, Emilie Fosberg o el gran Ochoa de Olza con sus ascensiones expres, y si alguien es un atleta y escala que la flipas hará cosas como Babanov, Steck, los Huber, Mark Twight, Mikel Zabalza, Silvia Vidal, Cecilia Buid o Steve House...


             Más ejemplos: El Nanga Parbat, uno de los ochomiles con más fama, ha sido decorado de grandes hazañas a lo largo y ancho de la historia del alpinismo. Así, en 2006 su ascenso en estilo alpino por los británicos Steve House y Vince Anderson fue la actividad premiada con el prestigioso Piolet d´Or (el oscar del alpinismo), y en 2013 se llevaron este galardón  los alpinistas Sandy Allan y Rick Allen por cabalgar su larguísima arista Mazeno hasta la cima. En este 2016 Txikon, Moro y Ali Sadpara hollaron su cumbre en invierno por vez primera y Sebastián Álvaro y muchas otras personas en las redes sociales pidieron el Piolet d´Or para esta actividad, ¿pedirán de manera regular Sebastián y esas otras personas el Piolet d´Or para otras actividades españolas tanto o más punteras? La realidad es que nunca un Piolet d´Or desde su creación en 1992 se ha otorgado a un ochomil invernal virgen, pese ya haber existido cinco casos previos desde el Shisha Pagma 2005, y ni hablamos de un ochomil por vía normal en otra época del año. Ocurre lo mismo con los premios anuales de la Federación Española de Montaña y Escalada, porque nunca han premiado a un ochomil por vía normal, ¿veremos en este 2017 un piolet de oro al Nanga Parbat invernal de Txikon, Moro y Ali? Parece difícil, aunque la actividad en sí tenga mucho mérito. Muchas de las vías normales a ochomiles casi no implican escalar, o se escala en verdad muy poco, y los jurados suelen premiar actividades donde se escale mucho o se practique alpinismo de calidad, y aquí me voy a permitir el lujo de contar la historieta que me contó un conocido alpinista navarro sobre un  ochomilista vasco de cierta reputación, que un día le pidió ir a trepar una de las vías de dificultad baja-media más famosas de Euskadi, y que le sorprendió por su nulo conocimiento en manejo de cuerdas y nudos porque nunca había escalado así, y sí remontado cuerdas fijas con jumar. ¿Quién no recuerda ese reality de supervivencia de la televisión vasca donde un reputado ochomilista tenía más que serios problemas para remontar una cuerda fija en un muro vertical? ¿Habéis oído la canción de Ciclos Iturgaiz sobre el ochomilismo comercial? Alguien me pondrá en Facebook hace poco; "hay que diferenciar "himalayistas" de "alpinistas himalayistas". Ahí está la clave. El problema es que el reconocimiento y la pasta se la llevan los primeros y los segundos no, creo que es injusto, aunque poco a poco las cosas van cambiando.  Subir ochomiles por rutas normales tiene su mérito, subir vertientes vírgenes casi imposibles de las montañas mucho más.

                      El alpinismo es como el cine o la música. Unas películas o discos se llevan el gusto y la afluencia de las masas, y otras los premios de las academias y de la crítica (Reggaeton versus Bob Dylan). Creo que en algunos casos puntuales seguimos tropezando en la misma piedra que cuando se admiraba a quienes coleccionaban ochomiles por vías normales, y se continúa sin contar los nombres de los alpinistas que acompañan a la estrella de turno, en contraposición a los verdaderos titánes de las montañas, léase Mikel Zabalza, Juan Vallejo, Alberto Iñurrategi, Iker Madoz, Unai Mendia, Cecilia Build, los difuntos Óscar Pérez o Miriam García, los aguerridos catalanes Corominas y Tosás y tantos y tantos otros. Por eso un monstruo de este deporte como es Alberto Iñurrategi dice cosas como estas; <<me extraña que todavía se mantenga ese mito de los ochomiles. Está muy bien, pero está muy sobrevalorado, teniendo en cuenta el nivel de actividades a las que nos hemos acostumbrado. Falta una mirada histórica de lo que ha sido el himalayismo para poner en su sitio lo que tenemos en casa>>, o <<El Everest no es subir la cuesta del pueblo pero tampoco una hazaña>>, o dijo respecto al ochomilismo invernal; <<A mí no me seducen. Me parece emplear muchos recursos y mucha logística para una ascensión que alpinísticamente no aporta nada, por rutas normales y con cuerda ficha. Muy sufrida, eso sí, pero poco más.>>

                 A continuación una relación de los premios de la FEDME que han ido a parar a actividades en el Himalaya desde 2002, los premiados con el Piolet d´Or por actividades en esta cordillera desde 1997, y los alpinistas de aquí nominados a este prestigioso premio los últimos años. Muchos ejemplos de lo que se tiene en cuenta a la hora de premiar las actividades punteras del alpinismo. Varios nombres repetidos de alpinistas de nuestra tierra. Bonito debate.

-"Heroes" de David Bowie  (1977)
(podemos derrotarles, para siempre/
Podemos ser héroes, solo por un día.)

PREMIOS FEDME

Premio Himalayismo 2015
Arista oeste del Chamlang (7319m), Nepal.
Mikel Zabalza, con Juan Vallejo y Alberto Iñurrategui.


Premio Alpinismo Extraeuropeo 2014
Vía “2t” 1.100 m 6b, A3, M5 a la Torre Sur del Paiju Peak (6.100 m), Pakistán.
Mikel Zabalza, con Juan Vallejo y Alberto Iñurrategui.


Premio Himalayismo 2012
Repetición de la vía “Británica” M4+/5 80º 2.050 m. en estilo alpino a la cara sur del Nuptse (7.860 m.), sin cumbre por viento fuerte, se alcanza la arista cimera a 7.700 m.
Juan Vallejo, Mikel Zabalza y Alberto Iñurrategui.


Premio Himalayismo 2010
1ª Ascensión al Broad Peak Norte 7.556 m (60º a 80º y M4) 3.160 m y posterior travesía de las cumbres del Broad Peak Central 8.013 m y Principal 8.047 m en estilo alpino.
Mikel Zabalza, Alberto Iñurrategui y Juan Vallejo.


Premio Himalayismo 2009
Ascensión a la Arista Noroeste del Latok II; Álvaro Novellón y Óscar Pérez - Federación Aragonesa de Montañismo.


Premio Himalayismo 2008
Ferrán Latorre, Mikel Zabalza, Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y José Carlos Tamayo, por el espolón NO del Gasherbrum IV. 7.925 metros, 4 campos de altura, 2.500 metros de pared.


Premio Himalayismo 2006
 3ª ascensión vía japonesa al Latok 3 (arista suroeste) estilo alpino 7 días VI – A2, 800 m. hasta el collado y 1.700 m. de éste a la cumbre (Álvaro Novellón y Óscar Pérez)


Premios FEDME 2005, Máxima subvención para:
Gran Torre del Trango (6.227 m.), ascensión en libre (salvo 3 largos) de la vía “ Eternal Flame” (1.000 m. 7c+) y apertura variante “Pou brothers” (7c+/8a), Karakorum, Pakistán. Ascensión efectuada por Iker y Eneko Pou de la Euskal Mendizale Federazioa en Agosto 2005. Subvención: 1.800 €.


Piolet de Oro de la FEDME 2004
K2 (8.611 m.) Espolón SSO, 2ª ascensión a la vía “Magic Line” (3.500 m. VI, A1/ 80º), Karakorum, Pakistán. Ascensión culminada por Jordi Corominas, gracias a la labor de equipo compuesto además por Jordi Tosas, Óscar Cadiach, Manel de la Matta (muere en el descenso a 6.300 m. en el Campo I situado en el Collado Negrotto) y Valentí Giró de la Federació d´Entitats Excursionistes de Catalunya en Agosto 2004.


Premios FEDME 2002, Máxima subvención:
G-1 Sur. Subv. 2.400 € por Óscar Cadiach, Eloi Callado, Lluís Ràfols y Eduard Sánchez de la Federació d´Entitats Excursionistes de Catalunya. apertura de la vía "Tarraco Sciption" en el G-1 Sur (7.069 m; 2.000 m 80º/60-70º) del Karakorum (Pakistán).


PIOLET D´OR

Piolet de Oro 1997
Por una nueva ruta en la cara este del Ama Dablam. Humar y Furlan

Piolet de Oro 1999
Cara Oeste del Makalu. Equipo Ekaterinburg de Sergey Efimov


Piolet de Oro 2001
Primer ascenso al Shvling (Himalaya) por su pilar central, Huber y Wolf


Piolet de Oro 2002
Babanov por su escalada en solitario en el Meru Central


Piolet de Oro 2004
Por el primer ascenso al Nuptse Este. Babanov y Koshelenko


Piolet de Oro 2005
Por el primer ascenso a la cara norte del Jannu. Odintsov


Piolet de oro 2006
Por el primer ascenso en estilo alpino del Nanga Parbat. House y Anderson


Piolet de Oro a la Dificultad Técnica 2009
Por la ascensión en estilo alpino de la cara norte del Tengkampoche
Ueli Steck y Simon Anthamatten


Piolet de Oro a actividad en Asia 2010
Por iniciar una nueva ruta de la cara sudeste de Cho Oyu. Boris Dedeshko y Denis Urubko


Piolet de Oro 2013
Sandy Allan y Rick Allen por la arista Mazeno del Nanga Parbat.


Piolet de Oro 2014: 
Steck por la sur del Annapurna y dúo canadiense por la primera ascensión al K6



¿La mejor ruta de siempre por alpinistas de aquí en el Himalaya?
El 3 de octubre de 1984 los catalanes Enric Lucas y Nil Bohigas abrieron una nueva vía en estilo alpino en la cara sur del Annapurna I. 33 años después, esta actividad, que supuso un salto cualitativo en el ochomilismo, sigue siendo la más importante escalada para muchos de aquí.



Españoles nominados en el Piolet d´Or en los últimos tiempos.

-2016
Dani Ascaso, Lise Billon, Santi Padrós y Jérôme Sullivan (España y Francia), por su apertura de Balas y chocolate (900 m, ED+, WI5+, A2, M6+ X) sin cumbre en el Cerro Adela Norte


-2015:
Manu Córdova y Jonatan Larrañaga al Chekigo; la apertura del Equipo Español de Alpinismo capitaneado por Mikel Zabalza en el Sakaton; la primera de Oriol Baró y Sidarta Gallego al Piri Ri; el Paiju de Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Mikel Zabalza


-2014
El escalador Pedro Cifuentes por su travesía de las Torres del Paine en Patagonia.



**Fotografías tomadas de las web de Desnivel, Mikel Zabalza, Piolet d´Or, y la FEDME.

3 comentarios:

  1. Interesante post. De todas maneras, cuando surgen estos debates siempre demasiado blanquito con prendas técnicas forradas con parches de esponsorización... De la misma manera que si el Chomolungma estuviera donde se levantan el Txindoki o la Mesa de los Tres Reyes, a buen seguro habría habido pastores, brujos recogeyerbas o bruticos locales que lo habrían coronado decenas de veces (sin exagerar) con y sin abarcas; no me quiero ni imaginar qué sucedería si sherpas, porteadores y guías del Himalaya contaran con los mismos medios, el mismo tiempo de entrenamiento, el mismo respaldo comercial y la misma absurda ambición que los occidentales que se descuelgan por allí. Estos personajes subordinados, secundarios y eclipsados, que habitualmente sólo cuentan con material cedido o desechado muchas temporadas antes, acumulan innumerables proezas que ni han sido ni serán difundidas. Si por mí fuera, que la UIAA ampliara la lista de ochomiles a 30 o a 40. Y a tomar por culo el famoso ranking y tanta tontería.

    Tic, tac, tic, tac... Esperando a que el señor Messner deje su comentARIO.

    Saludos.

    Post Scriptum:

    -¡Qué buen color traes, Patxi, !
    -He estado dando una vuelta por arriba del collado sur y hacía una tarde maja, de brisa suave suave.
    -A gusto, pues.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta razón tienes!!!
      Terrible y colonialista la forma de actuar de muchos de nuestros laureados ochomilistas de vías normales. Da hasta vergüenza ajena el trato hacia los sherpas que les ayudan o les han ayudado, sin ser nombrados en los medios de comunicación, sin darles ningún reconocimiento. Y ésto se sigue viendo. <>, sin nombrar a los sherpas ni alpinistas de aquí de su equipo. Increíble

      Eliminar
  2. Aprovecho que el Pisuerga pasa por Valladolid...

    http://www.elcorreo.com/bizkaia/deportes/mas-deportes/201701/17/muere-altura-nepali-hizo-20170117165649.html

    Imaginemos que palmara Txikón y que la noticia fuese: "Funcionario nepalí lamenta la muerte de escalador español". Poco probable, ¿verdad? Pues así pasa con ellos. Última fila de butacas (si es que las hay; pero éstos no se quejarán por tener que ver la película de pie). Una y otra vez. Siempre.

    Así todo.

    ResponderEliminar