jueves, 6 de octubre de 2016

Premio Desnivel 2016 y "Azafrán de Otoño"



La semana pasada se falló en Madrid el XVIII Premio Desnivel de Literatura, el más importante en España en lo relativo a Montaña, Viajes y Aventura. En esta edición de 2016 se presentaban 186 manuscritos y el jurado estaba compuesto por el anterior ganador del certamen, Vicente García Campo, la editora y escritora Pati Blasco y el campeonísimo de carreras de montaña Luis Alberto Hernando. Con estos ingredientes, el viernes pasado se dio a conocer la novela ganadora de este año; "Luz en las Grietas" de Ricardo Martínez Llorca, un viejo conocido de este blog porque en marzo de este mismo año se puso en contacto conmigo, me envió una copia de la novela con la que había conseguido ser finalista en el mismo premio el año anterior, "Después de la nieve" (Desnivel 2016),  y me pidió que publicara una crítica de  la misma, a lo que accedí muy gustosamente, al fin y al cabo había disfrutado mucho hacía unos años de su fantástica obra "El Precio de ser Pájaro" (Desnivel 2005). Luego caí que, Ricardo era autor además, de una de los libros de montaña que más repercusión había tenido en mi círculo montañero en los años 1998 y 1999. Por aquel entonces varios conocidos me hablaron de la calidad de este manuscrito, pero por una cosa o por otra no lo había leído. En este 2016 he tenido la suerte de rescatar la obra y leerla; con todos ustedes "Tan alto el silencio" (Debate 1998), la carta de presentación de Ricardo en el mundo literario-montañero hace casi dos décadas, una obra impresionante en la que Ricardo reproduce la vida aventurera de su hermano, muerto mientras escalaba en las Gargantas del Verdon, en un texto que aflige y que tiene a la muerte como protagonista principal. 


         La muerte, como el amor, son pilares fundamentales en la vida creativa de las personas. Quien ha sufrido la muerte trágica de un ser querido, necesita ciertas válvulas de escape para ahuyentar los fantasmas de la muerte que apoyan sobre sus hombros. Y los fantasmas pesan tanto que pueden doblarte la espalda. Por ello se escribe, se canta, se crea de la nada, historias, canciones y obras de arte. Porque la muerte y el amor duelen, y lo que duele se expresa; puedes llorar, gritar, retorcerte y sobre todas las cosas expresar. 

          Por ello, en el Premio Desnivel de este año, entre los 186 manuscritos presentados, había uno de mi puño y letra. Si, habéis leído bien; de mi puño y letra. Siempre me ha gustado escribir, dibujar, sacar fotos y en resumidas cuentas expresar, por eso este año me presenté al Premio Desnivel tras varios meses dándole a la imaginación y al ordenador. Y me presenté con un manuscrito polémico, para qué nos vamos a engañar, sobre un guía de montaña que asesina a uno de sus clientes, antiguo político en Errenteria. Obviamente, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Reconozco que se trata de un texto muy "heavy", pero en él intento arrojar algo de luz sobre los oscuros años ochenta y la actual sociedad vasca. En una semana en la que Felipe González ha dicho a raíz de los malos resultados del PSOE en las elecciones en Euskadi que  "Nunca hemos tenido peor resultado en el País Vasco, a pesar de las cosas que hicimos...", viene como anillo al dedo una obra como esta. A continuación su sinopsis:

         “Azafrán de otoño” es una obra escrita como un falso documental, que narra la vida de Alex Buztinaga, un joven guía de montaña guipuzcoano que vive en Navarra, y que acaba asesinando a uno de sus clientes, antiguo político local de Errenteria, al empujarlo por un gran acantilado del Parque Nacional de Ordesa.

Esta obra desgrana y da explicación a los motivos que llevan a un joven como Alex Buztinaga a acabar con la vida del político Carlos Gómez: Alex descubre a una edad tardía, unos veinticinco años, que es portador del virus de la Hepatitis C desde su nacimiento, contagiado por su propia madre, toxicómana en los años ochenta en Guipuzcoa. El joven entra en una espiral de angustia y desesperación, y culpa de su problema de salud a la proliferación de la heroína en el País Vasco de aquellos años, y encuentra culpables en los políticos de aquella época que no supieron, o no quisieron, erradicar esta pandemia. 

Mientras Alex continúa con su trabajo como guía de montaña y naturaleza en el Pirineo Occidental, hace amistad con un cliente guipuzcoano llamado Miguel Artunduaga, quien le presenta en un trekking de dos días a Carlos, antiguo concejal de Errenteria encausado y enjuiciado por tráfico de drogas en el Puerto de Pasajes. La casualidad hace que el destino les junte a ellos dos solos en el Valle de Ordesa, porque Miguel falta a la cita a última hora. Alex pone rumbo a Ordesa sintiendo que Carlos es uno de los tantos culpables de la muerte de su madre, y del contagio de su enfermedad, que se complica por momentos. La tormenta de dolor y frustraciones que tiene lugar en el interior de su cabeza hará el resto: Carlos pagaría con su vida los platos rotos de todos."
           Azafrán de Otoño narra una historia muy triste y ahonda en varios de los problemas de nuestro grupo como sociedad; las drogas, las conspiraciones, el sufrimiento de los enfermos y de los huérfanos, los productos tóxicos bancarios, el trato hacia los enfermos crónicos, el reconocimiento interesado de las víctimas, la imbecilidad moral  etc.  Pero también hay pinceladas cómicas, y pinceladas de esperanza, como la reciente "Memoria Compartida" redactada en Errenteria. Muy probablemente no reúna todos los requisitos necesarios para este certamen literario que demanda en la obra ganadora un alto nivel literario, que esté bien terminado, y que sea acorde a la filosofía del Premio, pero se trata de lo que yo he querido parir. No es descabellado imaginar a algun@s ruborizad@s al leer que alguien asesina a un político vasco, aunque sea ficción y no tenga nada que ver con el terrorismo, pero es que esta obra trata de eso; de gente indecente que va de decente, y de gente supuestamente indecente que es muy decente. Crítica constructiva al fin y al cabo. Respecto al futuro de esta obra, no sé qué hacer con ella exactamente, si publicarla en PDF por aquí de una sola entrega o por capítulos, u ofrecerla a través de otro soporte. El tiempo dirá. Como adelanto, el primer capítulo, Cheers!:

-1er Capítulo de Azafrán de Otoño.

           
"Echoes Round The sun" de Paul Weller (2009)
(Es extraño? 
¿Es raro? 
Vienen en busca de la verdad)

4 comentarios:

  1. Vales más por lo que callas que por lo que cuentas, Christian. Pero ¡podías haberme cerrado la bocaza el otro día en Urkiaga!

    Mátame camión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, ¿porqué te iba a cerrar la bocaza tron? Eres un caso jeje

      Eliminar
  2. Bueno Christian, ese primer capítulo no tiene mucho monte pero sí tu estilo de buen escribidor. Me gusta. Quiero más!!

    ResponderEliminar