martes, 8 de diciembre de 2015

Picaresca "Made in Spain".

Paredes del Levante.

Podría hablar largo y tendido de la particularidad de las vías ferratas valencianas; que si allí alejan las grapas y hay largos tramos de cable de vida entre un seguro y otro, haciéndolas deportivas y en parte adrenalíticas, que si la roca del levante es abrasiva y preciosa, que si los días de sol son garantía de éxito y disfrute en el invierno, y un largo etcétera. Pero, yo de lo que quiero hablar en este post es de qué pasa si extravías la cartera de vacaciones allí. ¿Está preparada nuestra sociedad para solventar este tipo de problema a alguien que se queda sin dinero para, simplemente echar gasoil en su propio coche, y volver así a la protección de su casa? El otro día lo probé en mis propias carnes, perdí la cartera en el Levante, y descubrí que la picaresca española, esa que se ha forjado durante siglos, sigue más vigente que nunca. Según varios estudios, los españoles son los europeos que más desconfianza muestran hacia el semejante. Sociólogos e historiadores coinciden que se trata de una manera de ser construida durante siglos, y que la religión y la corrupción influyen, y que la crisis la ha agudizado.


        En estos días pasados perdí mi cartera con documentación, tarjetas bancarias y unos pocos euros en algún lugar de Valencia, quizá en un parking de Xátiva o Tous, o quizá trepando por una línea de grapas, o yo que sé. Otra característica de España es que mucha gente al enterarse de estas cosas se lleva las manos a la cabeza y te mira por encima del hombro; "¿perdiste la cartera?", "¿cómo se te ha podido perder?", "hay que estar más atento a las cosas de valor", "lo que no te pase...", a alguno solo le falta decir "a mi nunca me ha pasado, ni creo que me vaya a pasar, porque soy más listo, más inteligente y más guapo que tú". La realidad es que el 60% de la población española ha perdido la cartera en alguna ocasión, y eso sin hablar de hurtos. El 34% de los españoles la ha perdido en más de una ocasión, y una de cada cinco personas de a pie reconocen haber perdido la cartera en tres ocasiones o más. Otros datos interesantes al respecto son que si llevas la foto de un bebé en tu billetero asegura la devolución del mismo en un porcentaje elevado, o que si lo pierdes en el País Vasco, Cataluña o Madrid, tendrás muchas más opciones de que te lo devuelvan que si por ejemplo lo pierdes en Sevilla (estudio del grupo CPP).

        Volviendo al origen de este post, quisiera incidir en la desagradable y cómica experiencia que he vivido tras perder la cartera en Valencia, en la cual he podido comprobar cómo actúa nuestro colectivo ante una persona en apuros. Tras comprobar que había perdido mi bolsito, puse la correspondiente denuncia en una jefatura de nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, y todo fue de maravilla hasta que pedí asesoramiento ante mi situación; no tenía dinero y una autonomía con el coche de 80 kilómetros (me dí cuenta de que me faltaba la cartera al intentar llenar el depósito de mi coche en una gasolinera). ¿Qué debía hacer para obtener el dinero necesario para regresar a Navarra en mitad de un puente festivo en el que los bancos están cerrados? La contestación de los dos agentes fue alucinante: "Simula una avería y llama a Asistencia en carretera". Con todos ustedes "LA PICARESCA MADE IN SPAIN". Ante esto decidí llamar a Asistencia en carretera para pedir asesoramiento ante una circunstancia de este tipo, y nada, la chica del otro lado del teléfono incapaz de darme una solución; "solo podemos atenderte si has tenido un problema mecánico, o se le ha acabado el combustible, en este caso la grúa le acercaría a la gasolinera más cercana", "verá señorita, ¿qué hago entonces, le pego un golpe al coche?", "pues es la única forma, aunque puede pedir una transferencia a un familiar suyo", "es puente festivo, los bancos están cerrados y no tengo ningún tipo de documentación", "pues lo siento, que tenga un buen día". A continuación, en estado de estrés, decidí tomar carretera e ir acercándome a Navarra poco a poco hasta que el depósito de gasoil diera de sí, intentando pensar qué podía hacer. Por un momento me creí concursante de un reality de viajes, al estilo "Pekín Express" con una prueba crucial por delante; obtener ayuda para llenar mi depósito del coche y regresar a casa.

           Al norte de Valencia-ciudad probé fortuna en dos gasolineras de compañías diferentes, para ver si a través de una transferencia hecha por un familiar mío a un número de cuenta que me dieran en el surtidor pudiera echar combustible. En la primera, en cuanto conté mi situación con la denuncia en la mano, los dependientes me contestaron que su empresa les prohibía dar un número de cuenta; se puede pagar con tarjeta haciendo el ingreso en la cuenta del surtidor, pero no por transferencia... En la segunda gasolinera de CEPSA las dos dependientas que me atendieron me contestaron lo mismo, no podían dar un número de cuenta donde hacer un ingreso externo. Un hombre en la cola de la caja me dijo: "tuerce una válvula y llama a Asistencia en carretera", "yo haría lo mismo" me dijo una de las cajeras...  DE NUEVO LA MALDITA PICARESCA. Hay que recordar que en la mayoría de los casos el gruísta hace un chequeo del coche para comprobar a qué se ha debido la avería, y si procede, puede solucionarla en el momento, y simularla no es tan fácil... Más adelante y con la aguja al borde de la reserva paré definitivamente en Sagunto pensando en encontrar un cajero de La Caixa, y en él investigar soluciones. Entré en un kebab para preguntar donde había un cajero de la Caixa, y el dependiente de origen asiático que me atendió me dijo que para comprar en su local no hacía falta tarjeta, a lo que contesté contándole mi historia. El hombre me abrió los ojos entonces; "vete al cajero que hay al lado del Ayuntamiento y llama al teléfono que aparezca en él, yo sé que se puede sacar dinero sin tarjeta". Y en efecto así fue. Surrealista. Sobra decir que luego me tomé un durum mixto en su establecimiento. Gran persona.

           Resumiendo: Un pakistaní me dio una solución que dos agentes de las Fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, Asistencia en carretera, y varios cajeros de gasolineras no supieron darme. Además actuó con nobleza y buena fe, y no como aquellos que me recomendaron simular una avería para así volver a Navarra en taxi o en grúa. Increíble.

            Bancos como "La Caixa", y supongo que otras compañías bancarias también, ofrecen la opción de sacar dinero sin tarjeta para situaciones como ésta: QUE TODO EL MUNDO LO SEPA. Porque mucha gente no lo sabe. El banco te preguntará por el número de terminal del cajero donde estés, te hará varias preguntas de seguridad y habilitará el cajero para que puedas meter tu número secreto y acceder así a sacar dinero. Y lo más importante; ¿saben las personas lo que pierden al simular averías? A más averías y siniestros más suben los precios de los seguros, no juguemos con ésto. Al final perdemos todos.

            Añadido el 14-3-2016:
            Algún tiempo después un montañero alicantino llamado Carles se puso en contacto conmigo para decirme que había encontrado mi cartera extraviada en el macizo de Aitana, y no  en la provincia de Valencia como yo pensaba... Tras los momentos duros vividos en Valencia y que describo en este post, conforta encontrarse con personas como Carles, un montañero de gran sensibilidad y con ganas de ayudar a un desconocido que perdió su cartera. Gracias Carles!! Nos vemos en las montañas.


"Jonseeker" de Sleaford Mods (2014)
(¡Demandante de empleo!/
Lata de Strogbow, soy un desastre/
Agarrándome desesperádamente a un folleto sobre la depresión/)


Espolón vertical de la Peña Aventador; una de las escuelas de escalada más antiguas de Valencia.

Ferrata de l´Aventador; vertical y con grapas muy espaciadas.

...

Vía vertical equipada con cable de vida un poco vetusto. 

Saliendo del extraplomo final.

Cima.
Detrás el Castillo de Játiva en Sierra Vernisa.

Área recreativa de La Chopada y el pueblo de Alboy.

Presa de Tous en la actualidad, construida en 1994. El 20 de Octubre de 1982 la presa anterior colapso formando una riada de grandes dimensiones que causó la muerte a 30 personas y dejó 5000 damnificados. 

Castillo de Tous al otro lado del embalse del río Júcar.

La carretera llega al antiguo pueblo de Tous....

Once kilómetros al norte, en mitad de la nada, encontraron en 1993 los cuerpos de las tres niñas de Alcasser.

...

Aproximación bonita a la Ferrata de la Fuente del Chorrico.

Pasamanos hacia la Fuente del Chorrico.

Pared donde se desarrolla la vía ferrata de Tous. Precioso rincón.

PRs en serranías deshabitadas. 

Ferrata sencilla pero vertical.

Últimos metros.

Ambiente.

Felices atardeceres.
Aun no sabía que me faltaba la cartera...

"En la cima del Mundo"



3 comentarios:

  1. Pau, has señalado el problema fundamental de este p... país... Que la gente se piensa que es muy inteligente . Este país de pandereta está lleno de listos-listillos (y lo digo con conocimiento de causa...). Por desgracia no solo entre los políticos hay chorizos... el que piense eso está muy equivocado...
    Bonita ferrata!, por cierto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sensación personal que yo tengo, y cada vez más, es que si uno no es un poco avispado o actúa con malicia en esta sociedad, la inmensa mayoría te tratará de tonto. La expresión "de tan bueno, tonto" es la viva imagen del país. No es una crisis económica solo, es una crisis de valores, doble moralidad, desconfianza hacia los demás y picaresca. Ser noble es una quimera. La única solución es a largo plazo, y se trata de civilizar a través de la educación. Un abrazo Ignacio.

      Eliminar
  2. ¡¡¡¡¡¡¡¡AY, MAJARÍ....!!!!!

    ResponderEliminar