viernes, 16 de enero de 2015

Taillón Invernal 2002

Brecha de Roldan.
De vez en cuando la vida te sorprende con momentos increíbles, momentos que el paso del tiempo no logrará borrar de tu disco duro jamás. En la navidad de 2002 David, Joseba y yo pudimos compartir una noche del invierno de Ordesa con los guardas del Refugio de Goriz completamente solos... Después de cenar nos sentamos todos juntos alrededor de una tele para ver una película en VHS. ¿Y al día siguiente qué? ¿Hacemos el Taillón

           El Taillón es uno de los tresmiles más fáciles de la cordillera, como el Garmo Negro de Panticosa, el Petit Vignemale, el Posets, el Aragüels en el Macizo del Aneto o el Montcalm en el Pirineo oriental. Son tresmiles que se pueden ascenderse sin usar las manos para progresar, y muchos de ellos tienen refugios guardados en sus bases o laderas. En el caso del Taillón la ruta de ascenso de la vertiente sur atraviesa la mítica Brecha de Roland, un tajo fantástico de 80 metros de altura. La leyenda cuenta que fue el propio sobrino de Carlomagno, Roland, el que abrió esta brecha en la roca para deshacerse de su espada Durandal en la batalla pirenaica que le dio muerte para que no la aprovecharan sus enemigos, ¿tendría Roland el brazo tan largo como para llegar desde Roncesvalles hasta Ordesa? ¿Lanzó el caballero franco su espada desde allí? ¿Pasaría rozando algunas cimas como las del Balaitous o el Vignemale? ¿Podríamos haber encontrado en nuestros días esta brecha en otro macizo?

             Hace trece años subimos al Taillón fascinados por la belleza de su vertiente norte, los trozos de hielo que caían del Pico Bazillac, o los cráteres de origen calcáreo entre Goriz y la Gruta Casteret, un mundo  de caliza el de Ordesa, que hechiza a muchos montañeros.

Entre la Brecha y la Gruta Casteret.

Cima del Taillón con Joseba.

Goriz familiar.

De vuelta al valle...

No hay comentarios:

Publicar un comentario