jueves, 18 de octubre de 2012

Qué Recuerdos: Mont Blanc 2003

Las vistas desde la cima de Alpes son inconmensurables; Grandes Lorasses en primer término, Gran Combin en segundo, al fondo Weishorn, Dom, Alphubel, Cervino y Monte Rosa...
Este verano, el Mont Blanc (4810m) ha vuelto a la primera plana de los noticiarios por el innumerable número de accidentes que han costado la vida a varios alpinistas. El  accidente más famoso ocurrió el pasado 12 de Julio cuando un alud en el Maudit causó la muerte de 9 montañeros (entre ellos el guía de montaña Roger Payne, autor de un manual sobre avalanchas). En el último número, la revista Desnivel se ha hecho eco de ello y ha publicado un reportaje muy interesante sobre la montaña más alta de la Europa Occidental. Y algunos datos son alucinantes:
               -40.000 personas intentan la cima del Mont Blanc cada año, 20.000 lo consiguen.
               -Entre 1990 y 2011, 74 personas perdieron la vida en el Paso de la Bolera, entre los refugios Tete Rouge y Gouter.
               -Un 70-80% de los alpinistas que se acercan a las vías normales del Mont Blanc requieren los servicios de un guía.
           
La mágica arista de los Bosses.
  Para algunos guías de montaña de Chamonix el problema de los accidentes es por el dinero. Es fácil cobrar 1000 euros a cada cliente y decir que todo el mundo puede subir. Sin embargo demasiada gente cree que subir al Mont Blanc no es más que caminar, cuando también hay que saber cramponear y trepar por terrenos empinados y descompuestos. Según el testimonio de un guía francés muchos clientes no están en buena forma ni van bien equipados, no comen ni beben, se toman algún medicamento y van para arriba.

                   El Mont Blanc no es una montaña complicada, pero tampoco es fácil, su dificultad es de PD,  no hace falta decir fácil ni difícil, es PD y punto, tan solo un grado más fácil que el Cervino, que no se olvide. No entiendo a aquellos que dicen que al Mont Blanc puede subir cualquiera y que a su vez tildan al Cervino como montaña superdifícil, no es lógico, y las cifras de víctimas y de fracasos así lo atestiguan.

Con los del Grupo de montaña de Gaztaroa en la cima.
 En 2003, después del Dome de Neige, David y yo encaminamos nuestros pasos al Mont Blanc y lo subimos a buen ritmo, en algo más de 3 horas salvamos la distancia entre Gouter y la cima como si nada, felices y contentos. Aun así nos encontramos con unos catalanes que se sorprendieron al contarles que veníamos de hacer otro cuatromil, el mayor de ellos nos dijo; "yo nunca he subido al Mont Balnc habiendo subido otro antes, es más divertido si subes sin aclimatar, sino es muy fácil" En la cima encontramos a una montañera vomitando y a su lado un francés descansaba horizontal sobre el suelo helado, sus amigos lo habían dejado allí mientras se acercaban al Mont Blanc du Courmayer, el francés se encontraba mal y  pedía pastillas.
Otra foto de cumbre con unos catalanes.
En contraposición, comentar la proeza del verano en el Mont Blanc, donde el extraterrestre Kilian Jornet escaló hasta la cima desde Courmayer a través de la vía Innominata (V+, 60º y 3600m+) en  6 horas y 17 minutos, y descendió los 3800 metros hasta Chamonix en poco más de dos horas... El corredor catalán que ahora vive en  Les Houches sube habitualmente hasta la cima del Mont Blanc como entrenamiento, suele usar zapatillas de trail running y viste algunas finas capas para protegerse del frío. Increíble, lo que hace este tío es pura vida.

1 comentario:

  1. Joer, gracias por traerme a mi tambien el recuerdo de esta montaña, nosotros estuvimos en el 97, voy a buscar las diapos para verlas otra vez... jajajaja
    un saludo

    ResponderEliminar