martes, 22 de septiembre de 2015

Tusse de Remuñe (3041m) y Pico Rabadá (3045m)

Ainara y el Perdiguero.
Ainara y yo no conocíamos el Valle de Remuñe y remontarlo hasta coronar la alta y ancha cresta de su cabecera es un disfrute. El sendero que lo recorre empieza internándose en un pintoresco bosque de pinos, continúa por un valle rectilíneo con algunos ibones en su orilla derecha, y acaba en un circo de montaña por encima de los 2400 metros remoto y original. En un lateral del circo se encuentra el Portal de Remuñe, un paso de granito a 2800 metros que yo conocía de su vertiente de Lliterola y que enseñamos a un montañero francés que camina despistado en busca del Refugio del Portillón. "Allí, al otro lado- le señalo- se encuentra el paso hacia el refugio que buscas, entre la cresta de Lliterola y los Cabrioules. Ánimo que no te queda nada"


           Y mientras el francés se busca la vida para descender al Ibón Blanco antes de afrontar el último collado de su jornada, nosotros coronamos la cima del Tusse de Remuñe (3041m) un poquito después de que la abandone un grupo de montañeros chillones. Al otro lado el Pirineo Francés y sus grandes desniveles nos dejan con la boca abierta. Yo aprovecho para ir y venir al trote de la cima vecina del Pico Rabadá (3045m) en escasos 10 minutos. Alberto Rabadá formó con Ernesto Navarro una de las cordadas más increíbles de los años cincuenta y principios de los sesenta hasta su muerte en la norte del Eiger. Murió con treinta años habiendo realizado aperturas espectaculares en Riglos y Pirineo... Mi más sentido homenaje a la figura de este gran escalador aragonés. De regreso miro de reojo a la cresta que continúa al Maupás y donde se halla otra cima con el nombre de Navarro, en honor al compañero de cuerda de Rabadá. Habrá que regresar...

El Valle de Remuñe.

La Forca de Remuñe (2945m) y su inconfundible silueta.

El Paredón de Maupás (3109m)

Progresión penosa entre granito.



El Circo de Remuñe.

Desde el Portal de Remuñe hay una buena vista sobre el Pico Boum (3006m)

Pasamos cerca de la cima de la Forca de Remuñe.

El Ibón Blanco y el Perdiguero.

Cabrioules (3116m), Tusse de Remuñe (3041m) y Rabadá (3045m)


La cresta de Lliterola...

Visión desde la cima de la Tusse hacia los Rabadá, Navarro y Maupás.

Los Cabrioules.

En la cima del Rabadá.

...

Las Maladetas.

En la cima de la Tusse hay cuaderno de registro.

Felices.

Vignemale, Gourdon o Spijeoles...

Superbagneres.

1 comentario:

  1. Esos parajes detrás de la Cresta de Lliterola con los ibones medio helados son fantásticos, podría ser otro planeta ¡Cuántos lugares me quedan por descubrir aún en los Pirineos!

    ResponderEliminar