martes, 1 de septiembre de 2015

Accidentes de puenting de este verano.

Diario Vasco.com

Este verano de 2015 no solo será recordado los próximos años por los doce muertos producidos por asta de toro en las fiestas de los pueblos, sino que también por los accidentes varios acontecidos en empresas de aventura mientras se practicaba puenting. La primera noticia macabra de este verano la conocimos el pasado 21 de Julio cuando una chica británica de 23 años falleció en Órgiva (Granada) al saltar al vacío sin esperar a la orden del monitor, mientras éste tensaba las cuerdas al puente después de haberle colocado arnés y enganches. Tras las investigaciones pertinentes, la Guardia Civil imputó al monitor y al gerente de la empresa por homicidio imprudente, al entender que el primero "no ejecutó su función con los debidos cuidados y precauciones necesarias, pudiendo existir una negligencia al no haber realizado las acciones oportunas para evitar que la joven pudiera saltar sin su autorización". Además, los investigadores consideran que el gerente de la empresa pudo ser responsable al poner al frente de un grupo de 14 personas únicamente a un monitor, cuando el ratio aconsejado es de 8 personas.


           La segunda noticia trágica saltó a los medios de comunicación el pasado  11 de Agosto cuando una adolescente holandesa perdía la vida en un nuevo salto de puenting en Cabezón de la Sal (Cantabria), en otro accidente producido por un malentendido entre víctima y monitor. Como ocurriera en el accidente de Andalucía, la chica saltó con el arnés y los enganches puestos cuando el monitor aun no había fijado la cuerda a la estructura del puente, además, según el Ministerio de Fomento, estaría prohibido el puenting en el viaducto de Cedeja, aunque existen vídeos en youtube de este salto desde 2011. Corre la leyenda urbana por la red de que el monitor le dijo a la chica "No Jump", cuando debería haber dicho "Don´t Jump", y la chica entendió "Now Jump". A la vista de estos dos accidentes me gustaría añadir una cosa: ¿En qué cojones estaban pensando estos monitores cuando dejaron a sus clientes al borde del abismo sin ninguna sujeción? ¿Estamos locos o qué? ¿Les pones los trastos y después vas a terminar de instalar la cuerda mientras los dejas en el borde? Buuuuuuuf...

          Y la tercera y muy desagradable noticia la hemos conocido este fin de semana en Navarra. El vecino de Getxo Diego Lastra, ejemplo de superación al realizar deportes de riesgo con una parálisis cerebral , fallecía en Baztan Abentura Park mientras realizaba el famoso salto del péndulo de 100 metros en un tipo de accidente distinto a los dos anteriores. En este caso, según la policía foral, todo parece indicar que la víctima del accidente estaba sujeta a la sujeción que le permitiría asomarse al barranco de Beartzun, porque por sí mismo no podía saltar, pero no a la que debía sujetarle a la instalación en el salto. Por ello la Policía Foral ha imputado por homicidio imprudente al responsable de colocar las fijaciones. Obviamente el hombre responsable de poner las fijaciones, con gran experiencia, cometió un error, como cualquiera puede cometer, y el drama personal que debe estar sufriendo tiene que ser enorme. La empresa se adelantó el Domingo al comunicado del Gobierno de Navarra explicando que lamentaba el accidente y defendía el material y las normas de seguridad del parque. ¿Debemos ser entonces más exigentes con las medidas de seguridad y su protocolo en una atracción turística que funciona más como un montaje en cadena, que como una actividad aleatoria y dinámica? ¿Existen mecanismos para parques de aventura que nos puedan avisar en caso de descuido? ¿El doble check? Este tipo de accidentes ocurren en maniobras repetitivas; se trata solo de fijar a una persona, pero al hacerlo tantas veces puede haber un descuido. Ocurre en escalada en la técnica de rápel, muy sencilla pero repetitiva, y ha habido bastantes accidentes en escalada deportiva cuando un escalador tras infinidad de vías deportivas de un largo, se olvida por descuido de acabar el nudo ocho doble a su arnés, y cae al suelo en cuanto encadena la vía y se cuelga de su arnés...

          Tras algunos de estos accidentes, varias han sido las personas que han puesto el grito en el cielo sobre la actual situación de los deportes de riesgo en empresas. En Agosto, varias empresas de Turismo Activo y la Agencia Española de Empresas de Turismo Activo alertaron de la falta de regulación en este sector salvo en unas pocas Comunidades Autónomas. Esta falta de regulación aumenta el intrusismo laboral que no beneficia al sector, y muchos aseguran que existen compañías y monitores sin la suficiente preparación y formación. ¿Es verdad ésto? Lamentablemente y en mi humilde opinión SÍ: Todos los años acontecemos alarmados al creciente número de casos de heridos y muertos en campamentos de niños, tutoriados por adolescentes sin experiencia en montaña y con un titulillo sacado en la ciudad.  Hace unos meses corrió por las redes sociales un vídeo de un salto de puenting realizado no muy lejos de Pamplona, en el que el cliente salta al vacío con la baga de seguridad aun puesta, llevándose el correspondiente golpe contra la estructura del puente. Hay guías de barranquismo que realizan barrancos sin casco mientras llevan a clientes... Por no hablar de aquellas empresas de nuestra región que cogen a chicos de prácticas sin titulación alguna, o sin conocimientos en cuerdas, cuando muchos entendidos recomiendan que al menos haya titulación en escalada, barrancos o alta montaña. De hecho a mí mismo me han pedido trabajar durante una jornada en un parque de aventura con tirolinas sin tener titulación. O hay socorristas de playa que van de resaca a su puesto de trabajo.

Muchos de estos puestos de trabajo tienen varias cosas en común; su precariedad y temporalidad (estudiantes, monitores jóvenes etc) y por ello la correspondiente falta de profesionalidad. UNA PREGUNTA CLAVE PARA MÍ: ¿ESTÁ MÁS PREPARADO ALGUIEN CON TITULACIÓN QUE ALGUIEN SIN TITULACIÓN? No. Bonito debate. Los hay titulados sin idea, que solo cursan estos cursos por conocer una especialidad y sin vocación, que nunca más la practicarán, y los hay sin titulación con una entrega y unos conocimientos en la materia excepcionales. ¿Cual es el futuro? Que todo el mundo se titule,  y que las pruebas de acceso y titulaciones sean súper exigentes; lo cual ocurre para unas especialidades, y para otras no.

¿Y en Navarra cómo está el asunto? En Navarra el Turismo Activo está regulado por un paupérrimo Decreto Foral del año 2004, el número 288. En él no se es muy estricto con las empresas de turismo activo, de hecho para inscribirse en el registro de Turismo de Navarra vasta con entregar la documentación de creación de la empresa y su Licencia Municipal, los seguros de Asistencia y Rescate y Responsabilidad Civil, y una memoria de las actividades que vas a ofrecer. Nadie va a pedirte ninguna titulación oficial, únicamente que el monitor o monitores de la empresa posean la titulación de socorrista o de primeros auxilios otorgada por órgano competente. En este decreto se pide que el equipo y material sea homologado, y que el mantenimiento del mismo debe ser responsabilidad del empresario. Se pide además que el monitor o monitores repasen con los clientes las medidas de seguridad, así como las instrucciones sobre el respeto al medio natural. Ojo, porque los usuarios deberán seguir en todo momento las instrucciones del monitor, pudiéndose negar la empresa a dar el servicio si se incumplen las obligaciones del usuario. Además hay régimen sancionador; el de la ley foral de turismo 7/2003.

           Es por esto y por más, que en nuestra comunidad foral se empezó a aplicar educación oficial en Altsasu  hace dos años. En el instituto de FP de esta localidad se imparte el nivel 1 de técnico deportivo en montaña, común para barrancos, escalada y demás, y el nivel 2 en guía de media montaña. Faltan leyes a nivel nacional y navarro que regulen este mundillo de manera amplia, que describan titulaciones y protocolos de seguridad, porque al final la vida de la gente y la imagen de un sector están en juego.

       
Sistema con el que poner al cliente en suspensión sobre el barranco, y con el que contaba el péndulo de Baztan

Diario de Navarra.

1 comentario: