martes, 10 de abril de 2012

Descubriendo Imizcoz.

La carretera entre Imizcoz y Gorraiz es un lugar paradisiaco para pinchar.
Jon Beunza tiene ganas de marcha, varios días de mal tiempo y cervezas repletas de crema tienen la culpa, así entonces hay que deshacerse de lo acumulado y salir con la bici a definir los músculos de las piernas. El recién asfaltado acceso al pueblo de Imizcoz, en el Valle de Arce, es una buena excusa, así que nos acercamos al inicio del puerto descendiendo por el valle del río Irati, para después regresar ascendiendo todo el valle del río Arce dibujando un rizo de casi 65 kilómetros desde Orbara para iniciar la temporada ciclista.
                 Los 4'3 kilómetros desde el valle hasta el Collado de Joxepita, a casi mil metros, son un ejercicio revitalizante con vistas al monte Larrogain y Peñas de Aintzioa que exigirán lo mejor de mí para seguir a Jon, luego nos acercaremos a Gorraiz, un pueblo colgado en las montañas y algunas chimeneas humeantes.

Sonrisas para la primera del año.
Txopo y Tomy, ciclismo del siglo XXI.
Tomás y la sabiduría que da pedalear con más de setenta.
4,3km de puerto al 7'4%. El cruce a Imizcoz se halla en el kilómetro 19 de la comarcal NA-172. El Alto que se corona se conoce como Collado de Joxepita.
Los dos primeros kilómetros son al 10, hasta Imizcoz salen 2'7km al 9'2% 

Desde el Collado de Joxepita la carretera desciende 80 metros de desnivel y 1'6km hasta Gorraiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario