domingo, 7 de enero de 2018

Barzolos en Alerta Roja

Asier en estado puro.

Hay actividades que solo pueden hacerse en alerta roja o parecido. La Grieta de Barzolos lleva poca agua en época de lluvias y el resto del año es una raja de roca seca como las que hay en el Valle de la Muerte, por lo menos. Si hay alerta roja por precipitaciones nivosas quizá sea una buena oportunidad para zambullirse en ella y progresar en aguas bravas, porque con un buen mangazo de agua este barranco engorgado se convierte en un descenso espectacular, a la altura de otros con más reputación o más famosos. Impresionante. Zoragarria!!!!!

Asier y yo hemos progresado hoy por Barzolos sintiéndonos percebeiros, una profesión difícil de los acantilados gallegos, atentos a la fuerza del agua y asomándonos a los resaltes, en algunos asegurados, para pensar en las maniobras a hacer para sortearlos, sobre todo en la segunda parte del descenso. Y claro, a nosotros en estas situaciones nos da por hacer humor negro.

      -Pau, como siga esto así vamos a aparecer como muñecos estrellados en la Foz de Arbaiun.
      -Tardarán días en encontrar nuestros cuerpos, con suerte, si no han quedado empotrados en algún sifón.

Y qué puto frío en los pies. El resto del cuerpo muy bien, sin embargo nos daremos cuenta de que los pies son una parte del cuerpo importante a proteger en el barranquismo invernal. ¿Dos pares de escarpines a la vez para la próxima? En cuanto toca caminar con los pies a remojo y en el sendero de regreso nos sorprenderemos de las sensaciones.

      -Bua chaval, es como caminar con zancos. No siento nada del tobillo para abajo y la sensación amenaza con subir hasta la rodilla.
      -Si, si, sobrao... antes me has pisado y no me he dado cuenta hasta que he intentado mover el pie y he visto que me lo estabas pisando.

La Grieta de Barzolos se bajó por vez primera en solitario, es la primera constancia escrita, en la década de los ochenta por un tal Luis Mariano Mateos. El descenso posee dos tramos engorgados y hay un total de 9 rápeles equipados, aunque dos de ellos son en resaltes destrepables sino baja mucho agua. Ojito al penúltimo resalte rapelable de 6 metros porque la cascada y marmita de recepción exigen un salto en plancha por si las moscas. 

Asier y yo hemos gozado mucho. Hay que vivir a tope. 

   

-"Cellophane" de Metz (2017)
(Sin destino ahora/
 no puedo encontrarlo/
 Mis ojos, ellos rodean cada tren./ 
Sigo cavando en la tierra ennegrecida solo para encontrarte/
 Parece desaparecer de todos modos/
 Todo se trata de cambiar/)


Bigüezal nevado....
Primeros resaltes en el afluente lateral.

En el Barranco principal.

Primer rápel tras media hora de paseo acuático.

5 metros de rápel.

Segundo rápel.

Rampa de 4 metros.
Se nota el caudal.

Eeyy!!!

...

Estrecho bonito.

Cuarto rápel.

"Jacuzzi Moment"

Jejeje...

Tragando.

Selfie tras primera zona deportiva.

El bloque empotrado y su rapelito de 2 metros.

...

Jaleos made in Asier.

Rápel con recepción con miga.


A gusto.

...

Último rápel.

Mirándoselo bien.

¡Cuanto caudal!

Poza final profunda para nadar en aguas gélidas.

En el antiguo puente sobre el río Salazar.

4 comentarios:

  1. Te creerás el puto amo haciendo un descenso soso e insípido con un poquito de agua... que ciega es la ignorancia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El puto amo es Asier. Yo no tengo mucha idea. Soy su muñeca hinchable favorita.

      Eliminar
    2. y que triste es tener tanta mala leche en el cuerpo para hacer un comentario asi y encima sin poner quien eres. desde luego que tu eres el puto amo de la mala ostia
      aupa Christian! sigue disfrutando a tope de la vida que eso es lo que vale!
      muxu bat
      oskia

      Eliminar
    3. ANÓNIMO...no estas para hablar de soso e insípido..porque con ese comentario parece que tu día a día así es y te aburres bastante...Muy crack,en la taza de mi vater tambien hay mas agua que en Barzolos.
      Iñaki Santxez

      Eliminar