jueves, 17 de agosto de 2017

Los primeros 4000s de Ainara

Últimos metros del Ludwigshöhe (4341m)
Pi-Pi-Piiii-Piiiiii-Pi

Suena el despertador a la cuatro de la mañana en Mantova y Ainara y yo bajamos de las literas a desayunar. El desayuno es rollo bufette y comemos hasta hartar. Afuera, en la terraza de madera, varias cordadas se preparan para arrancar las primeras. Nosotros lo haremos a las cinco, seguidos de una familia de alemanes. Mientras vamos ascendiendo por la morrena, nos fijamos en la gran cantidad de frontales que ya se pueden ver junto al Refugio Gnifetti y en la entrada al glaciar. Nosotros "estiramos" todo lo posible nuestra progresión por la morrena hasta entrar al glaciar a una altura de 3600 metros. Ainara y yo nos pertrechamos y damos nuestros primeros pasos encordados mientras nuestros crampones apenas entran en el hielo vivo de esta parte del glaciar. Un poco más arriba ya no hacemos uso del frontal, ensimismados con las vistas. Sobre la gran huella, una procesión de guías y clientes se dirigen hacia la Campana Margarita (4554m). Ésta serpentea en una zona de grietas mientras al fondo el Mont Blanc recibe las primeras luces del día, y aunque toca saltar alguna que otra grieta pequeña, da bastante seguridad el glaciar (¡qué diferencia con el Glaciar de la Marmolada en 2012, o el del Weissmies en 2004!).


          De pronto asoman el vivac y el cristo de la cima del Balmenhorn de 4167 metros, ¡estamos ya casi sin darnos cuenta! Y se me ocurre proponer nuevos objetivos a Ainara.

-Oye laztana. ¿Qué te parece si vamos al Ludwig de 4300? Está cerca y desde él vamos a ver el otro lado. 
-¿Pero no íbamos a la Pirámide Vincent?
-Hazme caso ya lo verás. Al otro lado están los cuatromiles de Suiza. Luego podremos hacer otros cuatromiles de bajada. Más llevadero.

          Tomamos la comba que se dirige al cuello entre el Ludwig y el Corno Negro y Ainara empieza a hacer bastantes paradas y nota mucho frío en los pies. Yo voy encendido, excitado perdido, mirando de reojo el Lyskamm, ¡qué monte más guapo! Me encanta también su arista sur rocosa desde el Naso, ¡qué trepada! Supongo que en cuanto nos pegue el sol Ainara empezará a recuperarse de los pies, y así ocurre en el collado. A partir de aquí hacemos una travesía a izquierdas para tomar la arista oeste de la cima, donde nos llevamos una sorpresa horripilante a pocos metros de la cumbre porque hay una grieta enorme cubierta por un puente que parece papel de fumar, y que obstaculiza la progresión por la misma. Media vuelta y a trepar por una pendiente fuerte en la cara norte para bordear el paso. En la cima del Ludwig (4342m) estoy tope contento por Ainara, es su primer cuatromil, me encanta que cumpla sueños, y además me debe una cena o algo así jeje. Las vistas son de infarto porque el día es de infarto. Echo un vistazo a la Parrots, y a la cima italiana más alta del Monte Rosa que es la Zumsteinpitze, y me vienen recuerdos de hace una docena de años....

         En el descenso pasamos a visitar la cima del Balmenhorn (4167m), un cuatromil ridículo, que sobresale poquísimo sobre su collado más alto, pero que es un lugar de grandes vistas y poseedor de una bonita trepada, actualmente equipada con peldaños y maromas. Unos pocos metros por debajo está el vivac de metal. Seguimos para abajo y Ainara parece bastante recuperada y le metemos mano al objetivo inicial; la Pirámide Vincent (4220m). Allí, sobre su alargada cima, las vistas son también preciosas, y los dos refugios parecen muy cercanos. Un guía italiano que lleva a un cliente nos hace una foto muy bonita. Ya solo queda descender por nieve ya muy cambiada y el tramo de grietas de la mañana da más respeto. Asimismo vemos a infinidad de cordadas empezando a subir muy tarde, pese a que la nieve está sopa. Nosotros para las once ya habremos sacado nuestros cuerpos del glaciar; ante todo seguridad. No son pocos los accidentes en glaciares que ocurren en los Alpes. Respeto siempre.

Ainara se ha portado de maravilla. ¡Qué orgulloso estoy de ella!

-"London Calling" de The Clash (1979)
(La edad de hielo está viniendo/)

Primeras luces en el Glaciar de Gnifetti.

Grietas y el Mont Blanc en la lejanía.



A saltar....

Subimos por un pequeño valle colgado y atravesamos la huella al Balmenhorn.

Progresamos por debajo del Corno Negro (4322m)
Vistas al Lyskamm.

Una buena pano desde la cresta a nuestra primera cima.

Cima del Ludwigshöhe (4341m), primer cuatromil de Ainara.

Rodeados de 4000s.
Al otro lado Suiza.

Emprendemos el descenso.

Más adelante nos pasamos por la cimita y cristo de Balmenhorn (4167m)

En la cima del Balmenhorn con el Ludwigshöhe detrás...

En el collado anterior a la Pirámide Vincent.

Corno Negro, Ludwig y Parrotspitze.
Cima de la Pirámide Vincent (4215m)









No hay comentarios:

Publicar un comentario