martes, 7 de marzo de 2017

Cuenca y su Techo Mogorrita 2010

Ainara en el Ventano del Diablo.
¿Mi pequeña diabla?

La archifamosa expresión "Te voy a poner mirando a Cuenca" tiene un origen difuso, pero una de sus explicaciones más graciosas hace referencia a la costumbre de Felipe I de Castilla, marido de Juana la Loca y tremendo mujeriego, de acercar a sus pretendidas conquenses  a un observatorio que tenía el rey para avistar las ciudades del reino. El soberano le decía a Juana "me voy al observatorio que voy a poner a la dama mirando a Cuenca", y en el observatorio daba rienda suelta a su fama de faldero.  Los guardias del rey, conocedores de esta estrategia del monarca, comenzaron a utilizar la frase por los burdeles de Castilla, por lo que la expresión tuvo una rápida difusión. Y así hasta nuestros días. Es más, en 2015 nació una aplicación de telefonía móvil llamada "¡Mirando a Cuenca!", la cual siempre muestra la dirección de la misma (desde Navarra dirección S-SO).

        Hace una década mi amigo Kike López me habló maravillas de Cuenca, la provincia de su pareja, en varias ocasiones me describió lo salvaje y solitaria que es esta provincia de Castilla la Mancha, y me recomendó visitarla. Así nació el viaje en berlingo de 2010 de Ainara y yo. Allí disfrutamos mucho de las Casas Colgadas de la capital, de las hoces que rodean la misma, de la escalada en la Hoz del río Gritos, de las formaciones rocosas de la Ciudad Encantada, del agujero del Ventano del Diablo y de la visita a la Serranía de Cuenca. Esta serranía forma parte de los Montes Universales, sistema montañoso del Sistema Ibérico entre Teruel, Cuenca y Guadalajara, cuyo punto más alto es el monte Caimodorro de 1935m. En este sistema de lugares olvidados, bosques de coníferas y largas y desiertas carreteras hechas polvo, hay varios pueblos que son los más altos de España. De uno de ellos, de Bronchales en Teruel, partió hace pocos años un lugareño en coche cargado con bombonas de butano en mitad de la noche y fue a estrellarse al amanecer contra la sede del PP en la calle Génova de Madrid. 

       En 2010 Ainara no era la montañera que es ahora, y en cuanto le propuse subir a la cumbre del Mogorrita (1864m) en un agradable paseo de 250m+, me mandó a paseo y se quedó en la berlingo tranquila. Subí entonces al techo de Cuenca siguiendo una antigua pista de esquí de otra época más nivosa, y aluciné con las vistas áridas y desoladoras de la cima. Montes Universales y su silencio acongojan. Cerca se haya el nacimiento del río Tajo....

-"Forgiven/Forgotten" de Angel Olsen 2014
(No se nada
Pero te amo
Si, lo hago
Si, te amo)

Setas en Ciudad Encantada.

Casas colgadas.
Colgado el que decidió construir ahí...

Mogorrita (1864m), techo de Cuenca.
Impresionantes y aislados Montes Universales.

Escalando un 5c en la Hoz del río Gritos.

Turisteo.

2 comentarios:

  1. Esa región tiene una densidad de habitantes menor que Laponia... Pueblos abandonados y los que no con cuatro abuelos... Desolación, silencio, vacío... Algo estamos haciendo mal cuando a dos horas de coche millones de habitantes se hacinan en la gran ciudad. Por cierto: ¡¡Aúpa el de Bronchales!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Serranía celtibérica es uno de los lugares desolados más heavys de Europa. Hay página web oficial sobre ello.

      Eliminar