lunes, 5 de diciembre de 2016

Mikel Zabalza: Historia de un caso 1985-2016


Este próximo 15 de diciembre se cumplen 31 años de la aparición del cuerpo de Mikel Zabalza flotando sobre las aguas del río Bidasoa. Tres semanas antes, este vecino de Orbaizeta había sido detenido junto a otras cinco personas en una operación de la Guardia Civil perpetrada entre Gipuzkoa y Navarra, acusados de pertenecer a un comando de ETA, que el día anterior había cometido un atentado en Pasajes con resultado de muerte de dos militares. Las cinco personas que fueron detenidas junto a Mikel eran su primo Manolo Bizkai, su novia Idoia Aierbe, sus hermanos Patxi y Aitor, y el estudiante de bellas artes Ion Arretxe. Todos ellos sufrirían en sus carnes la ley antiterrorista que los incomunicaba, y a día de hoy siguen denunciando públicamente las torturas sufridas aquellas horas y aquellos días. No hay que olvidar que el centro de las operaciones de esta operación policial era el Cuartel de Intxaurrondo de Donosti, un rincón siniestro de la geografía guipuzcoana, con varios hechos de tortura, malas prácticas y tráfico de drogas constatados judicialmente a sus espaldas. De los seis detenidos, cinco fueron puestos en libertad sin cargos; todos menos Mikel.... La versión de la Guardia Civil explicaba que Mikel había escapado mientras aproximaba a tres agentes a un zulo de ETA en Endarlaza, propinando una patada a uno de ellos y arrojándose esposado a la escabrosa orilla del río Bidasoa. Curiosamente, tras los días de búsqueda de Mikel y la dramática localización del cuerpo sin vida, nunca se demostró ni se ha demostrado vinculación alguna de este vecino de Orbaizeta con la banda terrorista ETA, y mucho menos se ha encontrado el zulo en concreto.... Según el último auto de 2010, siguen vigentes hasta tres hipótesis sobre la muerte de Mikel Zabalza; muerte por ahogamiento en el río Bidasoa, muerte por ahogamiento en otro lugar, o muerte en otras circunstancias. Y tan es así, que por ejemplo en este 2016, en el mes de mayo, la Delegación del Gobierno en Navarra con la delegada Carmen Alba a la cabeza, admitió su error tras pedir la eliminación de un mural en la localidad de Aoiz que denuncia la tortura en términos generales, con una imagen de Mikel Zabalza, por contemplar símbolos relacionados con ETA (eso dijeron). Ante el chaparrón de críticas, la rectificación fue inmediata; "en ningún momento se ha tenido la intención de vincular a Mikel Zabalza con ETA o con otro grupo criminal". 

             Ahora, en el 31 aniversario de la muerte y desaparición de Mikel Zabalza, se ultima un documental sobre el caso, y recientemente ha sido proyectado en Aezkoa un boceto del mismo. El documental, costeado mediante crowdfunding, está  siendo realizado por Ahotsa.info y la productora Filmotek, con la colaboración de Piztu.info y Eguzki Bideoak. El reportaje, de gran carga emocional, lleva el nombre de parte de la frase desafortunada que tuvo que oír la madre de Mikel cuando acudió a Intxaurrondo preguntando por su hijo; "Busque en Objetos Perdidos", le contestaron. En Intxaurrondo, durante años, acontecieron muchos actos terribles, desafortunados y contrarios a la dignidad humana. Hay que ser tajante: Ha habido tortura y malas prácticas de Estado, porque informes internacionales y resoluciones judiciales de nuestros tribunales así lo atestiguan. Incluso, el concejal del PP en Errenteria Chema Herzog lo reconocía hace dos años, haciendo hincapié en el desconocimiento de buena parte de la sociedad española sobre las torturas. Además, el "Informe sobre la tortura en Euskadi", del prestigioso médico forense Francisco Etxeberria, recopila la friolera de 4009 casos entre 1960 y 2013 (100 por año). Si a personas normales y corrientes, hace relativamente poco, nos sacaban a punta de metralleta de nuestros vehículos en el Pirineo Navarro, y nos obligaban a mirar al monte mientras registraban los mismos, o te apuntaban con una metralleta a la cara por no llevar el DNI encima, ¿de qué han podido ser capaces algunos ante uno o varios sospechosos? En la actualidad, la sociedad vasca mira para adelante en busca de la paz, y es importante el reconocimiento y la memoria para no repetir un conflicto violento como el que hemos vivido, y que da sus últimos coletazos. Eso esperamos.

            Historia triste.

Presentación del documental "Objetos perdidos"

Desaparición y Búsqueda (1985)


Según las versiones oficiales, Mikel Zabalza es detenido el 26 de noviembre por posible pertenencia a banda armada y declara en Intxaurrondo y de manera espontánea que conoce la ubicación de un depósito de armas de ETA, en el término fronterizo entre Gipuzkoa y Navarra de Endarlaza. Contrariamente al modus operandi de la Guardia Civil en estos casos, únicamente tres agentes arrastran a Mikel para conocer la veracidad y la ubicación del zulo, en plena noche... Y Mikel escapa en uno de los túneles del antiguo ferrocarril "El Bidasoa", tras zafarse y escurrirse por un agujero lateral que da al río. Los agentes no disparan al aire y no dan aviso al cuartel de la Guardia Civil más cercano. Además, un cazador que se encontraba en el lugar a la hora de la supuesta fuga declara no haber visto ningún movimiento, ni coches de policía.

       En un periodo de tiempo de casi tres semanas se busca a Mikel. Tras dos días desde la desaparición, los familiares y los vecinos de Mikel manifiestan su temor, y mientras sus compañeros inician un rastreo por la zona en donde supuestamente había escapado, la hermana de Mikel Zabalza se persona ante el Juzgado de Instrucción número 1 de San Sebastián. El Gobernador Civil de Guipúzcoa y coordinador de la lucha antiterrorista en el País Vasco, Julen Elgorriaga, no oculta su preocupación y manifiesta que la versión ofrecida sobre la fuga parece una historia rocambolesca. A su vez, los guardias civiles que habían presenciado la fuga acuden a prestar declaración ante el juez instructor del Juzgado Central número 5 de la Audiencia Nacional.

           Garbiñe Gárate, madre de Mikel, declara que su hijo no se ha puesto en contacto con ningún miembro de la familia desde el día en que fue detenido. El juez que lleva el caso en San Sebastián duda de que Mikel pudiese nadar esposado, y se extraña de que en el informe de la Guardia Civil no se detalle ni la hora del traslado a Endarlaza, ni si Mikel desapareció en las aguas del Bidasoa. Mientras, se halla el cadáver de un hombre muerto a tiros en San Sebastián, y se piensa en un primer momento que pueda tratarse de Mikel, aunque finalmente no se trata de él. En varias ocasiones la Guardia Civil se pone en contacto con la familia de Mikel y les aseguran conocer la ubicación del mismo en Iparralde. En una ocasión en concreto, les aseguran que Mikel se encuentra en un caserío concreto, y cuando acude la familia al lugar no hay rastro del joven. Muchos interpretan estas acciones como burlas de la propia Guardia Civil. A su vez, la adivina donostiarra del monte Ulía, Maritxu Guller, asegura ver el cuerpo de Mikel Zabalza empapado en agua...

            El Ministro del Interior, el socialista José Barrionuevo, confía en que el joven aparezca o sea encontrado. El diputado del PNV Marcos Vizcaya le formula varias preguntas al Ministro: "¿Qué pasó en el cuartel de Intxaurrondo; por qué se fue a buscar un zulo por la noche y no se esperó a la claridad del día; cómo explicar la fuga de una persona con las manos esposadas; existe la llamada coordinadora de la Guardia Civil de Intxaurrondo que ha afirmado que Zabaltza murió por torturas?"


Iñigo Iruin, abogado de la familia Zabalza, en el lugar donde apareció Mikel.

Torturas (1985)


Idoia Ayerbe, novia de Mikel y también detenida en la misma redada, manifiesta a varios medios de comunicación que ha sido torturada y que ha sido testigo de  cómo  torturaban a su pareja; dice haberle visto esposado con las manos atrás y con una bolsa amarilla cubriéndole la cabeza. Asimismo declara que mientras es conducida por uno de los pasillos del cuartel de Intxaurrondo, ve a un hombre tumbado en una camilla. "Creo que era Mikel, oí a un guardia decir 'está mal". Hay que recordar que Mikel había sido operado recientemente y su posible aguante ante un interrogatorio con torturas era muy limitado.



El primo de Mikel, Manolo Vizcay, declara ante los medios de comunicación que ha sido torturado y que ha sido testigo de cómo torturaban a su primo. En una carta que escribe al Ministro del Interior tras la aparición del cuerpo y las graves acusaciones posteriores del mismo en el Parlamento hacia Orbaizeta y buena parte de la sociedad navarra, se pregunta si también los miles de navarros que piden el esclarecimiento de los hechos son terroristas "¿No es denigrante lo que se dice de Miguel Marí, basándose en meras sospechas de la Guardia Civil, cuando él no puede defenderse, y cuando, según el abogado que asistió a su novia, no es cierto que ésta hubiera reconocido que Mikel fuera de ETA?". "El principio constitucional de presunción de inocencia, según el ministro, sólo es válido para una de las partes", agrega. "Desgraciadamente, Miguel Marí no ha podido llegar ante el juez para demostrar su inocencia, pero usted ya ha dictado sentencia condenatoria". También, se refiere al informe elaborado por la oficina del Defensor del Pueblo, según el cual el detenido no tuvo asistencia letrada ni le fue realizado un reconocimiento médico, en contra de lo que señala la ley ,"¿Cuál es su respuesta al Defensor del Pueblo?". Manolo concluye su carta de la siguiente manera: "Me horroriza pensar lo que se habría dicho de mí en el caso de que no hubiera podido demostrar personalmente mi inocencia si me hubiera pasado lo que a mí primo".


Testimonio de Manolo Vizcay en la televisión.

El testimonio de Ion Arretxe, el estudiante de Bellas Artes de Errenteria detenido junto a Mikel, en rueda de prensa del 17 de diciembre (dos días después de la aparición del cuerpo) es demoledor. Dice haber sido llevado a un rincón del monte, junto a un río, y haber sido cubierto por dos sacos plastificados ceñidos con papel engomado, para a continuación ser sumergido en el agua, hasta hacerle perder el conocimiento. "A la quinta vez comencé a sentir alucinaciones, me abandoné creyendo estar muerto, noté que sonreía y sentí una placidez extraña. Al volver en mí, me colocaron en la cabeza. una bolsa de plástico ciñéndola al cuello hasta asfixiarme. Pensé de nuevo estar muerto. Cuando desperté, oí que un guardia decía: 'Que se nos queda', mientras otro me examinaba las uñas para ver, decía, si estaban amoratadas". "Los guardias estaban muy asustados. Me llevaron al coche. Yo me quedé dormido encima de uno de ellos. Al llegar al cuartel de Intxaurrondo, me pusieron un montón de estufas. Me ayudaron a desvestirme y cambiar de ropa. Estaban muy asustados y continuamente me miraban las uñas"


Aparición del cuerpo y duelo en Orbaizeta (1985).


Tras la desaparición de Mikel Zabalza, se puso en marcha un dispositivo de la Cruz Roja que rastreó el Bidasoa durante cuatro días sin obtener resultados. El 14 de diciembre se suspendió la búsqueda y precisamente el día siguiente, 15 de diciembre, el cuerpo de Mikel fue encontrado por la Guardia Civil, en un lugar ya rastreado. Tampoco hay explicación para este repentino hallazgo. El cuerpo, esposado, aparece flotando frente a una patrulla de la Guardia Civil allí donde se ha buscado con ahínco los últimos días.

              Luis Roldán, delegado del Gobierno en Navarra, es el encargado de comunicar a la familia de Mikel el trágico hallazgo. Una de las hermanas responde al otro lado del teléfono. En un momento dado ella pregunta contrariada e incrédula si puede tratarse de su hermano, y Luis Roldán contesta con un "¡¿Pues quién va a ser?!". Cuando la familia pide ver el cadáver, encuentra muchos obstáculos para ello; primero les dicen que está en muy mal estado al haber permanecido 20 días en las aguas del río Bidasoa, y cuando por fin les dejan ver el cuerpo, comprueban que no está en tan mal estado. Extrañamente, no presenta ni erosiones por arrastre ni mordeduras por la fauna, muy rica, del río Bidasoa. Para muchos, las pocas fotografías del cadáver contradicen la versión oficial, ¿cómo puede estar en tan buen estado un cadáver de alguien que ha permanecido 20 días en el agua?

Fotografía del cadáver de Mikel Zabalza, ¿es éste el estado de un cuerpo que ha permanecido 20 días en las aguas del río Bidasoa? ¿Sin erosiones por arrastre ni mordeduras de fauna del río?



-Testimonio de Responsables de la Cruz Roja: "Es difícil no haber encontrado a Mikel en los rastreos"

Tras el hallazgo, Orbaizeta vive una jornada de luto por la muerte de Mikel Zabalza, Por espacio de media hora la práctica totalidad de los vecinos de la localidad se concentran en la plaza del pueblo en completo silencio y brazaletes negros, mientras las campanas de la iglesia tocan a muerto. La bandera del Ayuntamiento ondea a media asta. Juan José Vizcay, alcalde de Orbaizeta dice lo siguiente a los medios de comunicación: "El ambiente en el pueblo es de consternación, impotencia e indignación. Todo el pueblo está con la familia de Mikel Zabaltza, ya que nadie se cree la versión oficial de lo sucedido" Mientras, José Luis Molinat, cura del pueblo desde hace 14 años, señala que Mikel fue su primer monaguillo en esta población. "Era servicial y muy atento. En definitiva, era un buen hombre comentó. Acto seguido agregó que "lo que dicen de él sobre que era un presunto miembro de ETA es mentira". 

-Entierro de Mikel Zabalza.

Manifestaciones y Actos de condena (1985)


La policía disuelve varias manifestaciones en San Sebastián y Pamplona mientras Mikel permanece desaparecido. La desaparición y muerte de Mikel Zabalza produce un clima de tensión muy grande en la sociedad vasca y navarra.

               Cuando aparece el cuerpo, se producen muchos incidentes y detenciones en San Sebastián y Pamplona, y se convoca una huelga general para el día 18 de diciembre en Gipuzkoa y Navarra por todas las fuerzas políticas del País Vasco y Navarra, a excepción del PSOE y Coalición Popular, así como las centrales sindicales ELA-STV, CC OO y LAB, para exigir el esclarecimiento del caso. El cuerpo permanece aun en el depósito de cadáveres del hospital de Navarra. En las manifestaciones de la huelga general se producen 41 heridos leves y 40 detenciones.

                El 21 de diciembre es noticia en los diarios que la Dirección General de la Policía abre una información al comisario jefe de la Brigada de Información Antiterrorista de Navarra con el fin de depurar las supuestas responsabilidades en los incidentes ocurridos en huelga general, cuando varios inspectores de policía agredieron de forma incontrolada a manifestantes que protestaban por la muerte de Mikel Zabalza.

                El 24 de diciembre, el Diario El País publica un artículo con el título "Espiral de violencia" tras el asesinato en Pamplona por la banda terrorista ETA del general retirado de la Guardia Civil Juan Atarés: "Tras las emociones suscitadas en amplios sectores de la población por el hallazgo del cadáver de Mikel Zabalza y por la energuménica comparecencia en el Congreso de los Diputados del ministro del Interior, los terroristas tratarán seguramente de presentar su crimen como una represalia política o como una venganza justiciera"


-Manifestación en Pamplona.


Reproches y proceso judicial (1985-1988)


La muerte de Mikel Zabalza cuando se encontraba bajo la responsabilidad de las fuerzas del cuartel de Intxaurrondo, de San Sebastián, reclama a finales de 1985 una vez más la atención sobre este centro. No es la primera vez que el cuartel de Intxaurrondo cae bajo sospecha de haber sido escenario de prácticas aberrantes tipificadas en el Código Penal. Pero lo que en algún momento, formalmente hablando, podrían haber sido simples conjeturas, tiene entonces el rango de "indicios racionales de criminalidad" contra sujetos concretos y hay procesamientos y acusaciones con petición de penas de parte del ministerio fiscal.

             Tras la aparición del cuerpo, todos los partidos políticos exigen que se esclarezca la muerte de Mikel. Según el Defensor del Pueblo, Joaquín Ruíz-Giménez, en un informe enviado al presidente del Congreso de los Diputados, Mikel no recibió asistencia letrada ni fue reconocido por un médico inmediatamente después de ser detenido, en contra de lo que prevén la ley antiterrorista y la de Enjuiciamiento Criminal. 


Compañeros, paisanos, familiares y amigos de Mikel niegan con rotundidad toda relación del joven con la banda terrorista ETA o su círculo. Sin embargo, José Barrionuevo asegura que Mikel Zabalza colaboraba con ETA, y que ayudaba a etarras a pasar a Francia, y que no sólo no fue torturado durante su detención, sino que su confesión de que conocía la existencia de un depósito de armas fue espontánea. El 19 de diciembre hace unas declaraciones muy duras en el Congreso de los Diputados ante las reiteradas preguntas del parlamentario Marcos Vizcaya, del PNV: "Tan sólo hay dos versiones: la aportada por la Guardia Civil y la de los que son amigos de los que secuestran, extorsionan y asesinan (...) Debe usted aclarar si comparte la versión del presidente de su partido, según el cual a Mikel Zabalza le ha matado la Guardia Civil y le echó al río un día antes de aparecer, o esa declaración del cura de Orbaiceta, según el cual Zabalza era como Jesucristo porque ha muerto crucificado. ¿Pero es que acaso Mikel Zabalza es Jesucristo?". Marcos Vizcaya, tras la sesión subida de tono en el Congreso, declarará a los medios de comunicación lo siguiente: "El ministro no ha contestado, sino que ha realizado insultos y presunciones atribuidas a mi persona y a mi partido que no tolero".

          Ante las declaraciones de Barrionuevo, la familia de Zabalza lo acusa  de calumniar al fallecido mediante una carta abierta al ministro del Interior,  al que acusa de poner en marcha rumores y calumnias para acreditar su falsa tesis de que era presunto militante de ETA, y justificar a posteriori las torturas sufridas desde el momento de su detención y que han causado la muerte de un inocente. Los familiares de Zabalza aseguran que si el ministro del Interior tuviera pruebas o asimismo unas sospechas, no dudaría en utilizarlas, pero como no tiene nada, ni el mínimo indicio, no las presenta.



En cuanto a las autopsias realizadas al cuerpo de Mikel, la primera de ellas llega a la conclusión de que pereció ahogado. Según los dos médicos forenses que la practicaron, Pedro de Pablo y Ángel Burgués, el cuerpo no presenta huellas de malos tratos y piensan que ha permanecido en las aguas del río entre 15 y 20 días. Ahora bien, este dictamen forense, no cierra la discusión sobre ese trágico suceso. Persisten las dudas sobre cómo llegó Mikel a sumergirse en el río, cuando apenas sabía nadar y se hallaba además esposado, con lo que cualquier intento de vadearlo parecía condenado al fracaso.


         En la segunda autopsia, practicada por la médica danesa elegida por los abogados de la familia, Kareen Helver Larsen (profesora ayudante del Instituto de Medicina Forense de la universidad de Coopenhague y miembro de Amnistía Internacional), se encuentran varios vestigios calificados por ella misma como signos menores de violencia, así como de otros menos manifiestos de la práctica de malos tratos y torturas. A su vez, el Ministerio de Sanidad y Consumo emite un comunicado en el que asegura que la doctora Kareeen Helverg, de Amnistía Internacional, es una funcionaria de tercer nivel... Las pruebas practicadas reflejan signos menores de violencia en el hueso temporal izquierdo (hematoma de cinco centímetros y fisura de 18 milímetros), y vestigios de golpes en el pene. Se asegura además que no parece muy verosímil la hipótesis de autolesiones. En unas declaraciones a un periódico danés, Kareen Helver Larsen critica con dureza los métodos utilizados por los dos médicos forenses en la realización de la primera autopsia. Según Kareen Helver la autopsia practicada por estos dos médicos queda claramente muy por debajo de las exigencias en este campo a nivel europeo. La doctora danesa alude en sus manifestaciones a la falta de conocimientos de los dos médicos forenses y detalla además que explicó a la madre de Mikel, que no encontró señales de tortura en el cadáver del joven navarro, muerto en extrañas circunstancias, pero que dada la tradición danesa en la lucha contra dicha práctica, sabía que no siempre deja huellas. El 9 de enero, se conoce el resultado del análisis de agua que contenían los pulmones de Mikel, en el cual se asegura que se trata de agua del río Bidasoa.



               Dos años después de proceso judicial con la familia Zabalza y los tres agentes de la Guardia Civil acusados personados en el mismo, en abril de 1988, el juez Antonio Giménez Pericás, titular del Juzgado de Instrucción número 1 de San Sebastián, declara archivadas las diligencias instruidas por la desaparición y muerte de Mikel Zabalza,  El juez entiende que las pruebas practicadas no han aportado datos que induzcan a dudar de la versión oficial de los hechos, según la cual, Zabalza se fugó en el río. El caso Zabalza, ha permanecido durante el tiempo que ha transcurrido desde la desaparición de Mikel hasta 1988, bajo la sospecha de buena parte de la opinión pública vasca.



Monumento a Mikel Zabalza.
Fuente; Turismo Abaurrea.


-Reportaje de Informe Semanal sobre Mikel Zabalza.

La Instrucción del Caso Zabalza (1985-2010)



La Instrucción del Caso Zabalza pasa de mano en mano, hasta un total de 10 jueces en casi tres décadas. En cuanto un letrado parece encaminado o con disposición plena por la resolución del caso, se aparta o es apartado. Se abren nuevas diligencias judiciales cada vez que se incorporan al sumario nuevas pruebas, y se vuelven a cerrar cuando el juez de turno entiende que son insuficientes para dudar de la versión oficial de los hechos. En 2010 el caso queda sobreseído temporalmente, es decir, no se puede reabrir salvo presentación de prueba fehaciente. Según el auto judicial de ese mismo año, siguen vigentes hasta tres hipótesis sobre la muerte de Mikel Zabalza; muerte por ahogamiento en el río Bidasoa, muerte por ahogamiento en otro lugar, o muerte en otras circunstancias.


            Las nuevas versiones aparecidas en prensa o narradas en el juicio por nuevos protagonistas a partir de 1995, contradicen el fallo judicial exculpatorio de 1988, asentado en los resultados de dos autopsias diferentes y en los minuciosos análisis de peritos y expertos de la policía científica. Lo preocupante es que empieza a abrirse paso la posibilidad de que aquel conjunto de pruebas periciales, avaladas por una autoridad forense como el doctor Luis Concheiro, fueran manipuladas o mal interpretadas con conocimiento de causa. La supuesta falsificación de las pruebas ilustra la fragilidad de la ciencia forense aplicada y de las investigaciones judiciales. Ha ocurrido y ocurre en muchos casos, ¿alguien se acuerda del caso José Bretón? Esto demuestra hasta qué punto la verdad se puede tornar escurridiza cuando la justicia se enfrenta a un poder de gran impunidad, extremadamente descarado y muy competente en esconder sus tropelías.


El médico forense Luis Concheiro recibe la medalla de plata de la Xunta de manos de Manuel fraga en 2002.
Fuente; La Voz de Gañicia.

Informaciones Periodísticas y Testimonios en la reapertura del caso (1995-2010)



En el año 95, diez años después de la muerte de Mikel Zabalza, salen a la luz informaciones periodísticas que aseguran que Mikel no ha muerto ahogado en el Bidasoa, y citan además algunos documentos hallados en la celda del ex-coronel Alberto Perote que afirman que Mikel murió en el Cuartel de Intxaurrondo, incluso se asegura que hay una grabación entre Alberto Perote y el capitán Gómez Nieto en la que se prueba que Mikel no soportó el interrogatorio. Por contra, en el juicio, quienes hicieron estas manifestaciones a los medios de comunicación se retractaron (la declaración judicial de algunos tardó cinco años en realizarse desde la publicación de las misma en la prensa...), y los periodistas de Diario 16 y El Mundo se ampararon en el secreto profesional para no declarar.


          A continuación un resumen de las nuevas informaciones, algunas contadas por los medios, que reactivaron el caso Mikel Zabalza entre 1995 y 2010:

       El periodista de Diario 16 José Macca consigue en 1995 el testimonio del ex guardia civil Vicente Soria, quien asegura que vio el cuerpo de Mikel Zabalza en un ascensor de Intxaurrondo.

       En la investigación periodística de El Mundo de octubre de 1995, se señala directamente a Enrique Dorado Villalobos y Felipe Bayo Leal (condenados por los asesinatos de Lasa y Zabala), como autores de la muerte de Mikel (Antonio Espejo Valero, Gonzalo Pérez García, Fernando María Castañeda Valls, Miguel Pérez Gómez, José Juan Pastor y Manuel Sujar, estaban ya en el proceso). Por cierto, los dos nuevos acusados no declararán hasta cinco años después.... Según en la investigación de El Mundo hubo varios testigos presenciales que dijeron que Zabalza murió mientras Dorado Villalobos y Bayo Leal le practicaban la bañera.

           El policía Ángel López Carrillo, que estuvo destinado en el Gobierno Civil de Guipúzcoa en 1986, involucra en enero de 1996 a los ex guardias civiles Enrique Dorado Villalobos y Felipe Bayo Leal, miembros de los grupos antiterroristas de Intxaurrondo. En su declaración ante el titular del Juzgado número 1 de San Sebastián, Fernando Andreu, el policía afirma haber sido testigo de cómo Enrique Dorado, Felipe Bayo y el letrado de Interior Jorge Argote construían una falsa versión de la muerte de Mikel Zabalza. Es la primera vez que un testigo involucra judicialmente en este caso a miembros de la Guardia Civil que no figuran en la versión oficial de la detención y desaparición de Zabalza que se ofreció en su día.

       Los papeles incautados en mayo de 1996 al coronel Juan Alberto Perote, ex jefe de la Agrupación Operativa del Cesid, en su celda de la prisión militar de Alcalá de Henares (Madrid) dan cuenta de que la versión oficial sobre la muerte de Mikel Zabaltza fue fruto de un montaje urdido por los responsables policiales. Según los documentos requisados por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, Mikel  no murió ahogado en aguas del río Bidasoa cuando trataba de huir de los guardias que le custodiaban. Este informe, dice el juez, que "o no existe o no ha sido desclasificado". Algunas fuentes aseguran que hay constancia de una nota interna de la Guardia Civil con la matrícula del coche que transportó el cadáver hasta el río.

Juan Alberto Perote
Fuente; Berria.
En Julio de 1996 el antiguo contrabandista donostiarra Pedro Luis Miguéliz, Txofo, declara a la juez Arantza Aginaga que Zabalza murió torturado por los mismos dos guardias civiles que causaron la muerte a Lasa y Zabala. Miguéliz manifiesta que su amigo el ex sargento Dorado le había confesado que éste y su compañero Bayo habían sometido a Zabalza al método de tortura de la bañera, y que se les había ido de las manos y que intentaron reanimarle, pero que no lo consiguieron.

           En la primavera de 1996 los forenses de San Sebastián revisan en la reapertura del caso las autopsias practicadas al cuerpo de Mikel diez años antes. Dicen que con los datos arrojados por estas autopsias  no se puede afirmar que Mikel falleciera en las aguas del río Bidasoa. Los forenses donostiarras ponen énfasis en la sustancia taladrina encontrada en el mismo porque tal es su concentración que despierta dudas sobre si fue directamente inyectada agua del río en el cadáver. Esta sustancia es un lubricante y refrigerante en la industria del mecanizado mecánico, sobre todo en operaciones de mecanizado por arranque de viruta. La presencia de taladrina en el cuerpo de Mikel Zabalza fue determinante a la hora de establecer que el detenido había muerto ahogado en el río Bidasoa, porque esa sustancia se encontraba en esas aguas a consecuencia de un vertido realizado anteriormente por una industria de la zona. Además, los forenses recuperan la incógnita que suscitó en su día el hecho de que no se detectara la presencia de diatomeas (algas microscópicas, cristales en estado vivo o fósil inherentes al lodo de los ríos) en el corazón o en la sangre del ahogado. Ante la nueva versión de que Mikel hubiera muerto mientras le hacían la bañera en Intxaurrondo, se plantean varias hipótesis para explicar la diferencia de diatomeas que hay en el río (7 por ml) y las encontradas en la ropa, en la sangre del ventrículo derecho y en el contenido gástrico (60-70 por ml); que se le introdujo en una charca cercana (versión del libro El Caso Interior), que se le inyectó agua del Bidasoa en los pulmones mediante una jeringuilla (versión de El Mundo) o que se le introdujo en una bañera del propio cuartel donde los buzos hacían prácticas (Diario Egin). El caso devuelve las preguntas que en su día quedaron sin respuesta: ¿Es normal no encontrar signos de destrucción parcial por la acción de la fauna del río en un cuerpo que ha permanecido sumergido 19 días? ¿Es normal no encontrar signos de erosión en el rostro y las manos de un cadáver arrastrado por las aguas y sometido al roce contra elementos del fondo? ¿Por qué la taladrina presente en el estómago de la víctima tenía una concentración 10 veces superior a la que existía en el río Bidasoa?  


Enrique Rodríguez Galindo. Era coronel en el cuartel de Intxaurrondo cuando acontecieron los hechos de Mikel Zabalza,  Como miembro del grupo terrorista GAL, en 2000 fue condenado a 71 años de prisión por secuestro y asesinato y a la pérdida de empleo y grado. Fue excarcelado en 2004 al reconocer Instituciones Penitenciarias problemas de salud y mentales. En la actualidad cumple el resto de la pena en libertad vigilada sin pasar al tercer grado.

En febrero de 2004, tras ser disparado en la cabeza en Irak, fallece tras permanecer varios días en coma el teniente Gonzalo Pérez García. Este pertenecía a los Grupos Antiterroristas Rurales en Gipuzkoa, cuando ocurrieron los hechos de Mikel Zabalza. Entonces tenía 24 años recién cumplidos. Según publicó El Mundo, varias informaciones indicaban que el teniente señaló el túnel de Endarlaza como el lugar idóneo para situar la huida de Zabalza.

       A comienzos de 2005, la magistrada Elena Rodríguez Molpeceres, titular del juzgado de instrucción número 1 de San Sebastián, abre nuevas diligencias judiciales tras incorporar al sumario una grabación del CESID en la que un agente de esta institución destinado en el cuartel de la Guardia Civil de Intxaurrondo, Pedro Gómez Nieto, relata al entonces jefe de misiones, Juan Alberto Perote, las circunstancias en que se produjo la muerte de Zabalza en la que decía, literalmente: "Se les ha ido de las manos en el interrogatorio". 



Enrique Dorado Villalobos y Felipe Bayo Leal, asesinos de Lasa y Zabala, y sospechosos de la muerte de Mikel Zabalza.
Fuente; Berria.

José Barrionuevo abrazado por Felipe Gonzalez cuando entra en la cárcel en 1998. El Tribunal Supremo le declaró culpable de diversos delitos como responsable de la «guerra sucia contra ETA practicada por los GAL. Tres meses después sería indultado por el Gobierno del PP.
Fuente; El Correo.
La Audiencia Provincial de Gipuzkoa confirma el archivo del sumario por la muerte de Mikel Zabalza en 2010, dictado inicialmente el 14 de mayo de 2009, pese al recurso de las acusaciones (la familia, el Ayuntamiento de San Sebastián y Torturaren Aurkako Taldea). En el auto, el tribunal admite que tras 25 años de investigación judicial, siguen vigentes hasta tres hipótesis para explicar la muerte de Mikel Zabalza (sumersión en el río Bidasoa, sumersión en un medio líquido distinto y asfixia violenta) y descarta ya la posibilidad de que falleciera por un proceso cardio respiratorio de origen patológico. El tribunal considera que no ha quedado debidamente probada la perpetración de los hechos que motivó la apertura de la causa penal. Por ello, confirma el auto de conclusión del sumario dictado por el juez instructor en 2009 y decreta el sobreseimiento provisional de la causa.

En busca de la verdad, reconocimiento y justicia (2010-2016)



En 2012 víctimas de ETA, del GAL y de abusos policiales, se unen para pedir justicia y memoria a través de un manifiesto. Esta iniciativa lleva el nombre de Glencree, ciudad irlandesa sede de un centro de paz. En la iniciativa, que culmina cinco años de reuniones y está auspiciada por la Dirección de Atención a las Víctimas del Terrorismo del Gobierno Vasco, toma parte la familia de Mikel Zabalza y muchas más víctimas de todo signo: desde familiares de asesinados por ETA como Amaya Guridi (viuda del director financiero de DV Santiago Oleaga), Mari Carmen Hernández (viuda del edil del PP de Durango Jesús María Pedrosa), Jorge Mota (hermano del funcionario de prisiones Ángel Mota) o Jaime Arrese (hijo del dirigente de UCD en Gipuzkoa Jaime Arrese); hasta víctimas del GAL y el Batallón Vasco Español o abusos policiales, como Edurne Brouard (hija del exdirigente de HB Santiago Brouard), Arantxa y Axun Lasa (hermanas de Josean Lasa, presunto miembro de ETA torturado y asesinado).

Fuente El Mundo.

Cada año por las fechas de Noviembre, se celebran actos en recuerdo y memoria de Mikel Zabalza, destacando el ya habitual en la Fábrica de Armas de Orbaizeta, de donde era Mikel, y otros como en Pamplona o en el barrio de Altza de San Sebastián. 

-29 aniversario en la Fábrica de Armas de Orbaizeta.

Homenaje en Altza.

Lourdes Zabalza, hermana de Mikel Zabalza, y Manolo Vizcay, primo de Mikel también torturado en la misma operación, y Alfredo García, antiguo alcalde de Antsoain por el PSN, que contará cómo un policía disparó un tiro en la cabeza a José Luis Cano el 13 de mayo de 1977 en el casco viejo de la capital navarra, comparecen en sesión de trabajo en el Parlamento de Navarra en enero de 2015, en el marco del debate de la propuesta de ley de Izquierda-Ezkerra de reparación de víctimas causadas por grupos de extrema derecha o funcionarios públicos. Anteriormente, todos los grupos parlamentarios navarros votaron a favor de la tramitación de estas solicitudes a excepción del PP, que votó en contra. El mensaje de Lourdes es claro; "Ya que no pueden devolverle la vida, contribuyan a devolverle la dignidad".

Comparecencia en el Parlamento navarro. Lourdes es la segunda por la izquierda y Manolo Vizcay el primero por la derecha.
Fuente; Naiz.

Luis Roldán llora delante de un periodista de El Mundo en la entrevista que se le hace en marzo de 2015 con motivo de la publicación del libro de Sanchez Dragó sobre su vida con el nombre de "La Canción de Roldán". En la entrevista del diario El Mundo, ante la pregunta "¿Le explicó a Dios o explicará a la Justicia por qué murieron tres inocentes como Mikel Zabalza (1985), Juan Carlos García Goena (1987) y José Antonio Cardosa (1989) cuando usted era gobernador de Navarra y director general de la Guardia Civil?", Luis Roldán contesta lo siguiente: "Mikel Zabalza (era conductor de autobuses en San Sebastián y fue detenido y torturado en el cuartel de la Guardia Civil de Intxaurrondo) apareció en una presa de agua donde una de sus orillas era Navarra y la otra Guipúzcoa. No puedo decir más. Fue detenido en Guipúzcoa. Me arrepentí de no haber hecho más. Y me arrepiento de haber colaborado con el sistema que permitió esos asesinatos". Tremendo.

             En otoño de 2015, familiares, amigos y vecinos de Mikel Zabalza, crean una iniciativa popular para reclamar "memoria y reconocimiento, verdad y reparación" para este navarro en el 30 aniversario de su muerte. Piden conocer "la verdad" sobre lo sucedido, convencidos de que la versión oficial, "cuestionada desde sus inicios", es "un relato fantasioso", por lo que reclaman "una investigación que esclarezca los hechos de una vez y para siempre". Asimismo, denuncian "firmemente la total impunidad de los responsables directos de los hechos, así como de los responsables políticos". En el multitudinario homenaje en Garralda del día 21 de noviembre acude la presidenta de Navarra Uxue Barkos, y se honra la figura de Mikel en un acto de gran sensibilidad y sentimientos.

Familia de Mikel Zabalza en el Parlamento navarro.
Fuente; Diario de Noticias.

Uxue Barkos en el homenaje del 21 de noviembre de 2015.
Fuente; Diario de Noticias.

"Torturarik EZ"

El PP tumba la ley foral de víctimas de extrema derecha y de policías en diciembre de 2015. El Gobierno central recurre ante el Tribunal Constitucional la norma que equipara a estas víctimas con las de otras violencias. El Gobierno de España considera que la ley “vulnera las garantías esenciales de un Estado de Derecho, como la presunción de inocencia o el derecho a la tutela judicial efectiva”. Al respecto, el Ejecutivo señala que la ley foral atribuye a la Comisión de Reconocimiento y Reparación funciones relativas a la investigación de atentados, agresiones, torturas o cualquier otra vulneración de derechos humanos que “la Constitución reserva a los jueces y tribunales”.

            En este 2016, en el mes de mayo, la Delegación del Gobierno de España en Navarra vincula a Mikel Zabalza con ETA al ordenar al Ayuntamiento de Aoiz que borre un mural del joven asesinado tras ser detenido.  La institución que dirige Carmen Alba envia una carta al Consistorio en la que le recuerda que, “según instrucción de la Fiscalía de la Audiencia Nacional del 7 de julio de 2009, se han de eliminar todos aquellos símbolos relacionados con la organización terrorista ETA (fotografías de miembros de ETA, pancartas y carteles con anagramas o lemas de apoyo a la organización terrorista, etc), en cuanto que su exhibición pública puede ser constitutiva de un delito de enaltecimiento”. Tras esta metedura de pata de dimensiones brontosaúricas, la Delegación del Gobierno admite su error con Mikel Zabalza tras la cascada de críticas recibidas. A su vez, el alcalde de Aoiz avisa de que no va a borrar el mural. Por su parte, el Parlamento de Navarra rechaza la actuación de Carmen Alba y reitera la exigencia de su dimisión. Días más tarde Aoiz recuerda a Mikel Zabalza y rechaza la tortura en un acto multitudinario: Lamentan que en toda esta polémica se haya incluido la figura de Mikel Zabalza y reiteran que no ven calumnias ni nada que haga necesario borrar el mural.

Aoiz contra la tortura.
En la actualidad la familia Zabalza mantiene su acusación, apoyada por el Ayuntamiento de San Sebastián, la asociación contra la tortura, y el apoyo de buena parte de la sociedad, aportando varios indicios más y a la espera de que aparezca la prueba definitiva en este difícil escenario de lucha contra las fuerzas del Estado. Mientras, los espacios de impunidad siguen vigentes.

Bibliografía consultada: Diarios El Mundo, El Páis, Diario 16, Berria y Naiz.

Mural en Orbara: "El pueblo no olvida"
Foto Naroa Gaintza.



1 comentario: