domingo, 6 de noviembre de 2016

Juan Migueliz Leyre Trail I (21km y 1400m+)

Selfie "definitely power underground total"

Por el mes de Abril, tuve la enorme suerte de conocer in situ el proyecto naciente del precioso homenaje a la figura de Juan Migueliz en forma de carrera, y también tuve la suerte de reconocer buena parte del recorrido de la misma de la mano de Miguel Ángel Vicente y su amigo Juan Jesús Santamaría, por la Sierra de Leyre. Desde entonces, he vivido meses muy intensos para darle la vuelta a una incordiosa lesión de lumbares e isquios, y he librado una bonita batalla farmacológica de tres meses para erradicar de mi organismo una enfermedad que traía de serie, desde que nací; así que el balance era muy positivo, y con ese positivismo me empeñé en afrontar algunas carreras de monte otoñales como antesala al 2017, y así nació la idea de presentarme al Cross de Ezcároz en Octubre y a la Juan Migueliz Leyre Trail en Noviembre.

      La Juan Migueliz Leyre Trail me llamará la atención desde el principio porque será capaz de aglutinar a 300 voluntarios para 300 corredores (muchos pasando un frío de aúpa), moverá una gran infraestructura (logística, servicios sanitarios), y repartirá entre los participantes un montón de regalos y detalles, por no hablar de los actos paralelos a la carrera y la gran belleza y dificultad técnica del recorrido, sin olvidar que detrás está la pasión y el empeño de sus organizadores....Por la mañana, mientras caliento, daré mis primeros saludos a corredores como Raul Roda (le diré que he apostado por él y el cabrito se me irá por las de Villadiego), Victor Amatriain, María Loizu o Carlos Crespo "Cansamontañas", alucinado por la organización de esta carrera: Se podrá seguir la misma por vía on-line en tiempo real y el cariño de los voluntarios se palpa a cada esquina. En la caja de salida miraré de reojo en varias ocasiones al mirador sobre el Monolito de Leyre para comprobar que Ainara, mi Ainara ( y yo de ella), y Amaia Urtasun, vigilan la carrera como voluntarias, porque se ve dos puntitos asomar sobre el abismo. Antes del pistoletazo de salida el Abad del Monasterio de Leyre y uno de sus colegas de profesión, junto a la figura de Luis Alberto Hernando (reciente campeón del Mundo de Ultra Trail) cortarán la cinta de salida. La verdad es que muchos miran y miramos con admiración y envidia al flaco ese que patrocina Adidas, porque corre por el monte que se las pela. ¿A quién no le gustaría correr así?

         En cuanto a mi carrera, resaltar que lo más importante es que he vuelto a vivir esa bonita experiencia de correr dejándome los higadillos mientras mucha gente te anima; es una sensación muy agradable, una bonita comunión de personas en un acto en la montaña, y además en recuerdo y homenaje a la persona de Juan Migueliz. Al principio en la cañada, tomaré la rueda de la primera chica, Irene Guembe, pero al comprobar que el ritmo no es muy exigente por el momento, y que nos adelantan corredores jadeantes que parecen participantes de un ataque zombie, subiré un puntito el ritmo hasta sobrepasarla. Aun así me siguen adelantando corredores, algunos conocidos, y al saber que andan realmente muy bien, decido regular un poco, pero aterrizo en el Portillo de la Cerrada con malas sensaciones, en un pasillo de gente precioso. En la bajada a los Rasos de Bigüezal y posterior subida a la sierra me adelantarán hasta 11 corredores, pero en el Paso del Oso volveré a tener buenas sensaciones en el momento que me coge desde atrás la primera chica en ese momento; Maider Fraile. Pienso que una vez más, como en antaño, vuelvo a ser espectador de lujo de la lucha entre las primeras chicas. A Maider la conozco de vista de la tienda de Mendi Kirolak, ha ganado algunas carreras y subido a algunos podios, y sé que además es muy buena escaladora. Ya tengo una rueda buena que seguir. Mientras sigo la estela de Maider disfruto y sonrío por los ánimos que le lanzan voluntarios y personas del público. De pronto, un señor que menea con fuerza un cencerro gigantesco le grita "¡Tienes más cojones que 40 curas locos!". En el tramo de el Castellar y descenso a la Foz de Arbaiun fliparé con los tramos delicados (bloqueras muy resbaladizas muy bien indicadas por voluntarios) intercalados con otros rápidos, también hay una txalaparta en un rincón del hayedo tomado por la niebla... 

        Más adelante, la ascensión a Arangoiti se las trae, son 450 metros positivos llamados la "Cuesta Trotecuto", pero suaviza muy mucho en el tramo final. En la cima alguien se dirige a mí por mi nombre pese a que en mi dorsal pone solo mi apellido, o nombre de guerra, Pau, y cuando levanto la mirada del suelo veo a Carlitos de Garralda de voluntario; ¡hombre tú por aquí! ¡Aprovecha la rasca que hace para quitarte los calcetines y las botas y poner tu tobillo operado e inflamado al viento! Un placer saludar a un aezkoano por estos lares y me tiro para abajo. En el Mirador Ainara me gritará que ha ganado Raúl Roda, no es para menos, el pájaro baja como un sarrio desbocado, de hecho en el parcial Arangoiti-Meta empleará 19 minutos en bajar, cuando a otros máquinas les costará 21, o a mí 26 con unas zapas no muy ideales... En el tramo final llegaré a rueda de Maider Fraile, y tras la curva de 360º  predecesora a meta, me echaré a andar y a aplaudir para que el recibimiento a la primera fémina sea todo para ella. Le ponen "We are the Champions" a todo trapo y el público ruge y aplaude. Yo entro en meta por una esquina con la cabeza gacha, ensimismado en mis pensamientos. Ha sido muy bonito, tras los nubarrones siempre llega el sol.

Gracias a tod@s los que habéis hecho esto posible.

Fotakas de Ainara Landa.

-Distancia: 21km. -Desnivel: 1400m+. -Tiempo: 2h33´. -Puesto: 61/280.


Carrera homenaje a la figura de Juan Migueliz.

Presencia de lujo en la salida; el Abad del Monasterio de Leyre y Luis Alberto Hernando, reciente campeón del mundo de Ultra Trail.
(foto Web Juan Migueliz Leyre Trail)

Salida, los gallos toman posiciones.
(foto Web Juan Migueliz Leyre Trail)

"La que se te avecina Pau..."
(foto Web Juan Migueliz Leyre Trail)

Raul Sputnik Roda bajando hacia meta.

Mihura segundo.

La estrategia de Victor Amatriain; Salir a tumba abierta para sacar el tiempo máximo posible a Raul Roda antes del descenso final.
(foto Web Juan Migueliz Leyre Trail)

Ainara Voluntaria tomando posiciones.

Daleeee.

El vencedor de la Nafarroa Extreme.

Zarranz modo Skimo.

...

Vamos!

...

Santamaria, un grande. Me contará en meta que se ha caído varias veces mientras me enseña su pierna ensangrentada.

Antonio Soria.

Ainara, Amaia y el fotógrafo Raul.

La segunda neska; Esther Padilla.

Irene Guembe; tercera en meta.

Antxon Mariezcurrena.
Un placer conocerte.

Súper campeones Raúl Roda y Maider Fraile.
(foto Web Juan Migueliz Leyre Trail)

Erase una vez un tipo que le pegaba a todo (speleo, climb, alpinismo, bike, canyoning, ajedrez), que corría cual veloz por esas mendilasterketak del Pirineo y Navarra cuando le venía en gana y su cuerpo le dejaba....
(foto Web Juan Migueliz Leyre Trail)

Foto Raul Garate.

Foto Raul Garate.



Raul emocionado en meta. No es para menos txapeldun. Recuerdos y homenaje... y mucho esfuerzo y mucha pasión para ganar en este deporte.
(foto Web Juan Migueliz Leyre Trail)

Maider Fraile entra vencedora.
¿Reconocéis al corredor que va algunos metros por detrás caminando y aplaudiendo?
(foto Web Juan Migueliz Leyre Trail)


Con Laura Sola y Raul Roda. Ya me puedo morir tranquilo. Como hacerse una foto con John Lennon y Jimy Hendrix.

Voluntarios divino tesoro.
Parecen participantes de una manifestación.

7 comentarios:

  1. Mucho bien, Christian. Se te ve fino. Y caballeroso como ninguno. Ahora tendrás que dejar atrás del todo las molestias/dolencias y regresar el año que viene con preparación completa: a ver qué pasa. Por curiosidad... ¿qué zapatillas escogiste para una carrera que ya se había anunciado bastante técnica (y que la meteo complicó seguro)? ¿Son North Face o algo así? Buena lasterketa, pitxón. Ya te puedes ir de barrancos con la conciencia tranquila.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy más pobre que las ratas y ahoramismo solo tengo un par de pares de zapas; unas northface viejas sin suela, y las mizuno que llevé ayer, que no tienen mucho taco... la realidad es que fui bien con ellas hasta la bajada final, ya sabes derrapando con control y demás. En la bajada final me sentí como un piloto de f1 cuando se queda sin ruedas. Un abrazo

      Eliminar
    2. ¡Un espónsor para este blog, joder, que otros con mucho menos los tienen a tutiplén! Además que tú te curras todo lo que publicas, no es que hables de oídas. ¡VAMOS!

      Eliminar
  2. Ya veo estás pisando fuerte, poco a poco estás recuperando la forma.......como os las gastáis los chicarrones del norte!!!!!.
    Salud(os)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ruben, los de Zaragoza también son chicarrones del norte

      Eliminar
  3. Si un día, así por casualidad, vas detrás mía en los últimos metros de una carrera espero que seas igual de caballero ¿eh campeón? jajaja!!!! Es broma. Lo de ir detrás mía. Lo de caballero no tienes que demostrarlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues depende de las circunstancias, si te esperan en meta como campeón de veteranos con cinta, música, speaker y confetti, no tengas ninguna duda de que seré un exquisito caballero. Ahora bien, imagina que es cuestión de ganar o defender una posición en la misma meta; esprintaría convulsivamente como si no hubiera un mañana jaja. No hombre no.

      Eliminar