lunes, 31 de octubre de 2016

Irati Otoñal

Otoño en pareja.
El Bosque de Irati se viste de colores cálidos en esta época del año. Los días blancos y azules del invierno dieron paso hace tiempo a los días de verde intenso y flores de primavera, después la tranquilidad del final del verano ha dado paso al otoño; para algunos la estación estrella. Pero como para algo se inventó el gusto, los hay que prefieren la explosión de colores de primavera, o la quietud y el sonido hueco de la nieve polvo en invierno, o el desasosiego de los días largos y cálidos del verano al otoño.

       A mí Irati me gusta siempre, la montaña me gusta siempre; me entristecería oírme decir que tal o cual montaña o bosque están más bonitos ahora o en una determinada fecha, en unas o en otras condiciones... cuando un chico está enamorado hasta las trancas de una chica no le importa si está maquillada o no lo está, o si viste en pijama o en vestido de gala, o si lleva el pelo recogido o suelto. Lo mismo pasa con las chicas. Y esto les pasa a los verdaderos amantes del monte. La belleza es subjetiva y a veces está sujeta a modas. El otoño es espectacular porque Irati es espectacular, siempre.

-"Bang bang, you´re dead" de Dirty Pretty Things (2006)

Temporada seca.

Visitantes madrugadores.

Reflejos entre brumas.

Primer Paraíso de Irabia.

Troncos en el agua.

Fulgor lleno de colores.

Azules entre cálidos.

En bici.

Contrastes en los claros.

Azafrán.

Iparralde.

Río Egurgio.

...

Dimensiones gigantes.

Frío y calor.

Grupos.

Alerces.

Destellos verticales.

Hacia la luz.

Ánades.

Texturas.

Colores.

Personas reflejadas.

Hace falta lluvia.

Al borde del color.

...

Frutos del hongo.

Contraluces.

Reflejos en sombras.


1 comentario:

  1. Por si fuera interesante para usted o sus compañeros de rutas, tengo publicado yofrenoelcambioclimatico.blogspot.com (MENOS es MEJOR) y http://plantararboles.blogspot.com, manual para reforestar, casi sobre la marcha, sembrando las semillas que producen los árboles autóctonos de nuestra región. Salud, José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar