domingo, 9 de octubre de 2016

Cross de Otoño de Ezcaroz (12km y 630m+)

Participantes de todas las edades.


Tras más de año y medio sin correr, haciendo un poquito de ca-co en Junio y Julio, y saliendo a correr ya de continuo en Agosto y Septiembre, me sentía preparado y sobre todo excitado para volver a las carreras por el monte. La fecha elegida era el 8 de Octubre en el Cross de Otoño de Ezcaroz de 12 kilómetros y 630m+, en una jornada festiva con paseo micológico, puestos y degustación de migas entre otras cosas, y descontaba las semanas para el regreso con la alegría de un niño con zapatos nuevos. Un día le dije a mi suegra; "Beñardi, el 8 de Octubre regresa la bestia", pero el pasado martes, ya es mala suerte, me vi con los primeros síntomas de una gripe incipiente, y pensé que el regreso de la bestia iba a quedarse en el regreso de un mequetrefe. Pero había que ir porque es bonito que haya cosas así en nuestro Pirineo, y ayer nos presentamos en la línea de salida, tras días de sofá, dolor de cabeza, tripa y pecho, y play station jugando a F1 y a sangrientos videojuegos de GTA. Ainara me dirá que son los nervios, pero hoy sigo jodido. Un conocido me dirá durante la semana que tome termangin con codeína, pero también me dirá que la codeína da positivo en anti-doping, a saber, supongo que será como la cafeína, que te tienes que enchufar media farmacia de codeína para dar positivo, pero como lo más seguro es que no haya vampiros en Ezcaroz, jeje, me tomaré algunos cuantos el día anterior y la mañana de la carrera. Por cierto, la farmaceútica me dirá que produce estreñimiento, y claro, intentando ver las cosas positivas pensaré que de esta manera retendré los nutrientes del desayuno como nunca, imposible sufrir un desfallecimiento jeje. A la noche del viernes me sentiré tan recuperado tras los dos primeros comprimidos que saldré a dar una vuelta en fiestas de Villava con mis excompañeros de Forestal hasta las dos y media, pero ya comprobaré que la cosa cambia a la hora de exprimirse corriendo por el monte.


           En la línea de salida estaré tan nervioso del ligero mal temple que tengo, que me sentiré como el Mariano Rajoy que sale a hacer footing, en la final de los 5000 en la Olimpiadas, rodeado de negros fibrosos. Menos mal que están entre el público Carlos y Ainara Arcelus de Garralda (han venido a animar a Oier Goñi) y echaremos unas risas. Le saludo a Xabier Zarranz, me dan ganas de decirle que se ande con mucho ojito conmigo que llego con unas piernas de la ostia, pero solo puedo decirle que piedad, que no abuse de nosotros y que hay una cueva en el recorrido para su sonrisa (hace poco me contó a través de Face que en su día fue un enamorado de las cuevas). Oier dice que unas buenas patas para seguir en esta carrera son las de Alberto Azparren, que corre la corta de 6,5km, y claro, hay descojono generalizado porque este corredor del Txurregi se infla a ganar carreras de este pelaje, cortitas y explosivas. Falta Raul Roda; el pájaro de Ezcaroz alega motivos laborales, mecagúen... Sin darnos cuenta, estamos corriendo ya por las calles de Ezcaroz para afrontar un primer kilómetro diferente al del año anterior, el de la primera edición, que los organizadores han diseñado para estirar el grupo y evitar el posible tapón a la entrada del tramo elegante de la cueva. Un senderito de cabras nos acerca a las cuerdas fijas que hay bajo la peña y al pasillo de roca de la cueva. Precioso. El recorrido continúa intercalando tramos de senda con tramos de pista para coronar y descender de una espalda en la montaña con vistas al Ori. Y de pronto, sin previo aviso, cuando vas bajando a toda máquina por la pista del Barranco de Jatsule, un giro a la izquierda y un tramo de descenso muy loco, al estilo la Cooper's Hill Cheese-Rolling, la cuesta esa inglesa por la que tiran un queso y demás. Más adelante se cruza el barranco a través de una bonita pasarela y recordaré que no hace mucho tiempo, un día, después de currar en Roncal, me puse el neopreno y bajé con cuerda las tres cascadas de este frondoso txoko de Salazar.

            Tras un nuevo paso por Ezcaroz se me pondrá tan mal cuerpo, que la idea de retirarme se me pasará por la cabeza; cuando hay que darlo todo en una carrera tan rápida, un insignificante dolor de tripas como el que llevo puede ser una buena excusa para no seguir apretando, además, si fuera una carrera larga con otros ritmos y otras diferencias entre corredores te puedes relajar y acabar sosegadamente, pero aquí si te relajas y no aprietas no tiene piedad contigo ni el tato. Y aquí todo el mundo corre la ostia. Ya me lo dijo una vez una mujer que fue profesora en Ochagavia; "en Salazar la gente es fuerte y muy sana". De nuevo en el tramo de la cueva le digo a Ainara que voy muu jodido y que igual hasta me retiro, y la tía me dice que si me retiro me lleva en coche a casa Rita la Cantaora. Poco a poco le doy vuelta al rato de mal temple y me veo de nuevo con buen ritmo en la parte alta. Al final llegaré a meta bastante entero y contento porque vuelvo a las andadas korrikalaris. El tiempo que he hecho no está nada mal y el ambiente de feria que hay en el pueblo es muy bonito. En chicos ganará Zarranz y en chicas Begoña Sancho. Al final, feliz porque es el principio de mucho. Zorionak a todos los participantes y Eskerrik asko al CLUB IRATI-SALAZAR

-Distancia: 12km
-Desnivel: 630m+
-Tiempo: 1h 09´40´´
-Posición: 13/33

Fotakas de Ainara Landa.


Zarranz y Azparren liderando las pruebas corta y larga.

Ander Algarra; de cazador empedernido a corredorazo en un año. 

Agachados ante la pendiente.

¡Uno del Barça!

Agárrate a la cuerda o muere.

Primera chica en el paso de la cueva.

Maitane Baque, ganadora en la corta.

Dale, dale.

...

Vamos!

...

Aupa!

La ganadora de la larga, Begoña Sancho.

Zarranz en su segundo paso por la cueva.

Ruben Aristu y Ander Algarra "pegándose" por la segunda plaza.

Dale Oier.

Ainara; "me cago"

...

Buena cuesta.

Balizas muy guapas.

Meta.

...

Podio masculino de la corta.

Podio femenino de la corta.

Podio femenino de la larga.

Podio masculino de la larga.

Xampa de Luzaide, grande.

Charlas de micología.


6 comentarios:

  1. Oso ondo, esas patas y esa caja producto de la farmacología avanzada van a dar mucha guerra de aquí a final de año...

    ResponderEliminar
  2. Grandes l@s que participan,y gracias por esta bonita publicación.

    ResponderEliminar
  3. Olé, ya estás de vuelta de nuevo, celebro que hayas salido del bache de la lesión. ¿Pronto te veremos corriendo por alguna carrera en Aragón, no?.
    Salud(os)

    ResponderEliminar