lunes, 4 de julio de 2016

AKE en el Vignemale

Espectacular Valle de Gaube y norte del Vignemale...
Muchos pirineistas aseguran que el macizo del Vignemale es el más bonito del Pirineo, y para muchos está en el top 5 en cuanto a belleza se refiere. Su glaciar colgado rodeado de tresmiles es uno de los rincones más elegantes de la cordillera, y su cara norte es uno de los anfiteatros alpinísticos de referencia en ambas vertientes del Pirineo. Cuando Pitxote y Aritz de Orbaizeta nos propusieron su ascención para limpiar los excesos de Orbaizetako Jaiak en la salida de AKE al Castillo de Achert, los demás nos pusimos muy contentos porque arrejuntar a una cuadrilla de aezkoanos por estos montañones es sinónimo de diversión y jodienda.
         
           Esta vez, el punto de partida elegido es Pont d´Espagne a 1457m (que quede claro que lo eligió Pitxote) a casi 15 kilómetros y 2050m+ de la cima, del que partiremos cargados con lo suficiente para acampar junto al refugio guardado más alto del Pirineo; Baysellance a 2651m, y con la reserva previa en el refu de cena y desayuno. La niebla será nuestra compañera de pateada hasta la Cascada Darré Splumouse, donde desaparecerá de manera progresiva hasta dejarnos a la vista una de las postales mágicas de este macizo; su impresionante pared norte. Sobre nuestras cabezas ochocientos y pico metros de roca sobre los seracs del Glacier des Oulettes (el famoso Capitán de Yosemite tiene 960m). Arriba reconozco la cresta Petit Vignemale-Chausenque-Pitón Carré-Pique Longue y no puedo evitar acordarme de aquella cabalgada con Pin de hace cinco años... Subiendo a Hourquette, Patxi y Txitxo demostrarán tener piernas de acero, y Ainara, Iñigo, Aritz y Pitxote subirán de maravilla. Una vez en Baysellance nos pondremos a montar las tiendas mientras esperamos al segundo turno de la cena. El refugio está plagado de montañeros que hablan castellano y nos sorprenderá la facilidad que tendrán muchos de sus usuarios de entrar en su interior con cuidado de cerrar la puerta de entrada tras de sí para que no entre frío, y la facilidad que tendrán de dejársela abierta cuando salen.... Mientras afuera el atardecer se adueña del Circo de Gavarnie y del Vignemale, nosotros daremos cuenta del puré, el arroz con chichi, el queso y el postre, y nos hará ilusión pensar que siete aezkoanos se estén juntando es un lugar como este. También haremos chistes de cuantas veces habrá dicho Iñigo durante el día  la expresión "en un cuarto de hora": <<¿Cuanto queda para Hourquette?>>, <<un cuarto de hora>>, <<¿Cuando dan de cenar?>>, <<en un cuarto de hora>>, <<Ya ha pasado un cuarto de hora>>, <<en 15 minutos nos dan, ya lo verás>>. También habrá chistes de quienes se traen agua de Pamplona y regresan con agua de Pamplona, y con ésto no digo que no se hidraten. Ya me entendéis, ¿no?

         Noche venteada racheada y amanecer en calma precederán a una bonita ascensión desde Baysellance, aunque sus primeros metros son en bajada para aproximarnos al glaciar. Allí cruzaremos una pingüinera (isla de roca con un montón de humanoides calzándose los pinchos), y nos dispondremos a equiparnos. Esta vez, es la primera ocasión en su vida que Txitxo y Patxi se ponen los crampones e Iñigo, que es Técnico Deportivo de Montaña y Guía como yo, dará una clase exprés de cómo utilizarlos. Txitxo usa un piolet y unos crampones que le he prestado y veo que los usa de maravilla; estoy atento porque es hermano de mi cuñado y claro, si le pasa algo no es plan, lo mismo me restringen las visitas a mi sobrinika. Lo mismo pasa con Ainara; si le pasara algo, Joxepe mi suegro, me buscaría con su rifle de caza, aunque dicen los de Orbaizeta que tiene muy mala puntería. El glaciar se remonta muy fácil, pendientes de 25º, porque no hay hielo vivo en superficie ni grietas por las nevadas tardías de primavera, y en poco tiempo ponemos los pies en la base de la trepada final. Esta trepada se las trae cuando hay mucha afluencia como es en nuestro caso, porque la roca está descompuesta y es inevitable tirar o recibir piedras, ¿eh, Iñigo? El toro de Aria recibirá una pedrada en la nuca en medio de una tormenta de gritos de <<¡Piedra!>>. ¿Lo peor de todo? Mirar para arriba después del incidente y oír a un cantamañanas decir a su grupo y por ende a todos los que estamos en la trepada de casi 100 metros de desnivel, que cuando se grita <<¡Piedra!>>, hay que mirar para arriba para ver por dónde te viene, lo cual no puede ser una norma siempre porque sino muchas veces podrías acabar tuerto o desequilibrado. Mi teoría; si oyes los gritos de  <<¡Piedra!>> lejanos, mira por dónde te puede venir el desprendimiento, y si los oyes cerca pégate a la roca y cúbrete la cabeza con las manos, pero se trata de un asunto más de intuición que otra cosa.

        Dos horas y media después de la partida, el grupo pondrá los pies en la cima del Vignemale. El grupo se muestra contento y satisfecho; Ainara me da un abrazo y el resto flipa con las vistas. Objetivo cumplido y ratiko en la cima porque el tiempo es muy bueno. También hay fotos con la cami del club y el escudo del valle (somos nobles como la madera del roble y tenaces y luchadores como el jabalí). Es mi tercera vez aquí, por no hablar de aquella intentona con Joseba Aristu, y muchos recuerdos me llegan a la cabeza. Supongo que este recuerdo con AKE perdurará por mucho tiempo. De vuelta en la nieve del glaciar convenzo a Iñigo para hacer una escapada exprés al Montferrat de 3219m, que es una atractiva cumbre al otro lado del plateau que no tenemos hecha ninguno de los dos. Y para allí que nos escapamos mientras el resto desciende tranquilamente, tomando la cresta en su tramo más estrecho:

<<(...) la cresta se estrecha y se vuelve aérea, llegando así al tramo más espectacular de toda la travesía. Se trata de un paseo por una cresta horizontal nada accidentada cuya ladera derecha cae en picado hacia los neveros de Labassa>> Los Tresmiles en 30 jornadas. Miquel Capdevila.

Tras un par de brechitas y alguna trepada (PD-), Iñigo y yo coronaremos la cima del Montferrat encantados con la belleza de este pico. Nos ha costado 25 minutos desde la base del Pique Longue.
Se trata de mi tresmil, sin contar repeticiones, número 134, y estoy tope contento. Son muchas alegrías en dos días; por AKE, por los chicos y por Ainara, y también por Iñigo y por nuestra escapada exprés. 

        Espero que con AKE haya muchas más.
         

-"On Top" de Moldy Peaches (2001)
(The Moldy Peaches están en la cima No nos gusta bailar y nos gusta el rap 
Pero nos gusta contradecir 
Y eso está bien)


Niebla junto a Cabane du Pinet.

Y de pronto las nubes se abren...

Norte del Vignemale desde Oulettes de Gaube; la pared de la cima principal posee 850 metros de altura, el Capitán de Yosemite 960...

Arroyos que caen del Col d´Arraille

Subiendo hacia Hourquette d´Ossoue.

Cruce a 2435m.

Las nieblas van quedando atrás.

Al otro lado del valle los Picos de Chabarrou.

Llegando a Hourquette (2734m)

80 metros de desnivel negativo y aterrizaremos en nuestro lugar de pernocta; Baysellance (2651m)

...

Marboré, Perdido, Picos de la Cascada, Espalda Marboré, Torre, Casco, Brecha Roland, Bazillac...

Con Ainara.

Iñigo, Ainara, Aritz, Pitxote, Christian, Txitxo y Patxi
Aurrera AKE!!
katiuskas al poder en Baysellance
(Foto Aritz Zabalza)



Amanecer.

Monferrat, Petit Vignemale, Chausenque y Pique Longue.

Ainara marca el objetivo.

Travesías de Bellevue con vistas al Glaciar de Vignemale.

El piolet, un buen asiento.

Cima a la vista.

Trepada (F) a cima desde el glaciar.

Aritz y Ainara por terreno descompuesto.

A pocos metros de cima vistas a tresmiles de Panticosa, el Midi, Anie...

Cima a 3298m

...
AKE on the top.
(Foto Aritz Zabalza)

Destrepe delicado con tanta gente y roca descompuesta.

Iñigo y yo nos vamos al Monferrat.

Marmolera hacia España y cresta afilada (PD-)

Con la camiseta de AKE; detrás Pic Central, Cerbillona, Clot Hount t Pique Longue.

Cima del Monferrat (3219m)

No hay comentarios:

Publicar un comentario