domingo, 20 de marzo de 2016

Kintoa magikoa

Ainara.
El monte Okoro (1259m) es un monte realmente importante del Pirineo Occidental, y no muchos montañeros lo conocen, colapsado en fama y reputación por otras montañas vecinas de Kintoa como Saioa, Zuriain o Adi. Y digo que es un lugar importante porque en él se separa la divisoria de aguas cantábrico—mediterránea, que se dirige hacia el oeste, del eje pirenaico que cae hacia la Bahía de Txingudi en dirección NO. Curiosamente, dos Grandes Rutas como son la 11 y la 12, la pirenaica y la de Euskal Herria, también se separan definitivamente aquí tras varias jornadas juntas o paralelas desde Belagua...


         Nuestra idea es pisar nieve en Kintoa y hacer uso de raquetas para ello. Sin embargo, cuando Ainara y yo aparcamos el coche en la entrada del desconocido valle de la Regata Erdizaga , nos percatamos de que no hay mucha nieve en los fondos de valle, pero estamos dispuestos a sacrificarnos para ganar altura un poco y comprobar cuánto del manto blanco hay en los cordales. Y la jugada nos sale bien; conocemos un rincón desconocido como es Erdizaga, y además empezamos a usar las raquetas tan solo veinte minutos después de la salida porque hay bastante nieve en la montaña. Subir al Okoro desde el valle nos resulta una experiencia muy positiva porque no nos cruzamos con nadie, como en un momento kit-kat, pero de los de verdad, ensimismados con el ruido que hacen nuestras raquetas en la nieve, el ruido de los cargadísimos arroyos, y la visión arbolada inmensa y cautivadora. En el collado anterior a la espectacular rampa cimera, como el cono nevado de un volcán, le cuento a Ainara que en 2008 ya pisé esta cima desde Artesiaga, y que un año antes la habíamos intentado el Grupo de Montaña de Huarte desde Urkiaga, volviéndonos en Artsal por el mal tiempo. Y así, poco a poco nos asomamos a la tontorra de vistas blancas y heladas de Okoro. Ederra...

        En el descenso decidiremos dirigir nuestros pasos a la cabecera del valle, y una vez tomada la pista forestal que lo remonta descender por ella hasta el coche, cruzando el caudaloso arroyo principal como Moisés hizo en el Mar Rojo. ¡Una gran aventura para los pies y piernas de Ainara! Seguro que no lo olvida.

"Serenade" de Dover (1997)
(Canta, cántame,
dicen que estoy sobria pero estoy solo enferma,
cántame.
Dicen que soy fría, pero estoy solo enferma)

3h 20´y 500m+

Algo habitual en Navarra; pistas forestales cerradas a vehículo no autorizados.

Entrada a Erdizaga Erreka.

Regata Baserdi.

Bosques del monte Zuriain.

Hayedo desnudo.

...

Kaixo!

Cima de Okoro visible.

Adi.

...


Izaga y la Higa en la lejanía.


Zuriain...

Hayas, brotes y nieve.

Irubelakaskoa y Auza.

Mendaur, Abartan y Aiako Harriak,

Cima!

Saioa...

Selfie cimero.

Algún calvero producto del viento.

Umm

Iniciamos el descenso.

No estamos solos por unos minutos.

Alerces.

"El Mar Rojo"

Rincones para la pesca.



No hay comentarios:

Publicar un comentario