miércoles, 10 de febrero de 2016

Gipuzkoako Sekretuak.

Cráneo de grandes dimensiones, frente pronunciada, poderosos molares.... con todos ustedes el Oso de las Cavernas.

Cuentan los que saben y han estudiado de ésto, que hace miles de años, durante el Pleistoceno (entre el 250.000 a.c. y 10.000a.c.) habitó en nuestras montañas un animal de gran envergadura de la familia de los úrsidos, que hibernaba en las profundidades de las cuevas buscando tranquilidad y sosiego, y que cuando despertaba del letargo vivía de comer una dieta omnívora y carroñera. Si el año había sido malo, no era raro que este oso muriera de hambre durante la hibernación al estar bajo de reservas. Por ello no es de extrañar que la mayoría de los restos de estos mamíferos se hayan encontrado en cuevas, razón por la que han recibido ese característico nombre científico, y también el popular. En el año 1794 se clasificó esta especie que vivió en Europa como Ursus spelaeus (Oso de las cavernas).  


        Asier y yo caminamos y reptamos durante 70 metros por una galería principal (los primeros metros nos resultan un poco molestos por la presencia de arañas de tamaño demasiado imponente para dos aracnofóbicos como nosotros),  hasta un sector de la cueva más complejo, con simas estrechas que sortear en oposición y alguna galería ascendente, hasta llegar a la sima "X". En ella nos introducimos mediante la técnica de rápel hasta una salita en rampa donde ojos y cerebro no comprenden lo que tienen delante; infinidad de huesos pesados y un cráneo de diente y molares enormes... En un lateral de la cavidad, sobre una colada, hay un zarpazo de oso cavernario bien marcado.... Por un momento Asier y yo nos estremecemos al imaginar la tracción animal de este bicho, con sus extremidades delanteras tan alargadas y fuertes, agarrándose a la roca, como un bulldozer.

        Al otro lado de la muga, en los carnavales de Altsasu, salen a la calle seres que pueden recordar a nuestros osos del pasado; como el de las cavernas, o el oso pardo... Lamentablemente ya no viven entre nosotros aquí en Navarra. Dicen que los Momotxorros son minotauros, pero yo veo un simil importante con el "hartza"; portean pieles de largos pelos, sardes que parecen garras, están manchados de sangre y tripas... Al fin y al cabo el oso y el fuego son parte importante del carnaval y de la cultura vasca. Y a su alrededor hay Sorgiñas, el Akerra, Juantramposos, y el Matxingaizto entre otros seres, en procesión anárquica y gamberra.



"Let Forever be" de Chemical Brothers (1999)
(¿Qué se siente, 
al navegar en la brisa? 
¿Qué se siente, 
al pasar un poco del tiempo de tu vida sentado en una cuneta? 
Grita tu sinfonía.)

Grieta caliza de Gipuzkoa.

Oscuridad que aguarda tesoros.

Galería principal de dimensiones justas por la que nos arrastramos y caminamos durante 70 metros.

Montamos un rapel pequeño en la boca de una sima en el interior de la cueva.

Asier baja primero.
Y a 12 metros de profundidad encontramos ésto.....
¿Ursus spelaeus?
El oso de las cavernas podía medir has casi tres metros erguido y 1,3m de altura en la cruz.

Maxilar gigante.

Caninos y huecos de los incisivos. Molares potentes.

Alucinando.

Mandíbula separada del cráneo.

El Ursus spelaeus abundaba en el norte de España, Francia, Alpes, Balcanes y Caúcaso.

Zarpazos de oso de las cavernas en una colada cercana.
¿Zarpazo de garra derecha?; los osos tienen el pulgar hacia afuera.



Acceso tumbado.

Noche carnavalesca en Altsasu.

¡Que vienen los momotxorros!

Velocidad, sangre, pieles y cuernos...

Carnaval extinguido en los años 30 del sXX y recuperado en los 80.

El Akerra...

Anárquica comitiva que se detiene a bailar alrededor del fuego.

Sua: Elemento fundamental en la cultura de los hombres.

....

...






2 comentarios:

  1. Que pasada tío, enhorabuena por el hallazgo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juanjo, en realidad no es un hallazgo jeje. Ese oso ha tenido más visitas anteriormente

      Eliminar