sábado, 31 de enero de 2015

Lurien 2010, y el susto de Antonio e Itzi.

Antonio afronta el tramo más empinado de la normal al Lurien.
El pasado fin de semana hubo varios accidentes en el Pirineo producidos por aludes. Para el Domingo el riesgo de aludes era notable en nuestra cordillera, había riesgo nivel tres, el más mortífero porque muchos salen y salimos a la nieve en estas condiciones nivológicas guardando ciertas medidas de seguridad. Con niveles 4 y 5 es otra historia. El viento increíble que sopló desde el Jueves en las montañas del pirineo occidental originó una situación de riesgo elevado en cuanto a placas de viento se refiere. Ainara y yo estuvimos en el Circo de Aneou haciendo raquetas y nos asombramos por las placas ya caídas en la vertiente sur de Soum de Pombie y Pic de Peyreget, y porque había muchas laderas cargadas de nieve listas para "salir hacia abajo" en cuanto alguien pusiera el pie o el esquí en ellas. Al final Ainara y yo ascendimos a un par de cumbres modestas, protegidos en la medida de lo posible de los vientos huracanados del norte, por la mole del Midi. Y mientras nosotros gozábamos de otro día nivoso-pirenaico para el recuerdo y alimento de nuestras mentes, se sucedían varios accidentes en la cordillera con un mismo protagonista; la maldita placa de viento.

                En el accidente de la Foya del Ingeniero cerca de Linza, se vieron afectados Antonio Akerreta y su chica la Itzi... Ella tiene varias facturas y ambos han salvado la vida de milagro al despeñarse envueltos por el alud entre pinos y cortados... Desde aquí le deseo a ella una pronta recuperación para que pronto patee nuestras montañas. A Antonio le conocí hace unos años a través de un amigo en común y pude vivir algunas experiencias con él muy interesantes y positivas aquí y en Alpes. Iñaki Ochoa de Olza se refería a él como la persona más fuerte que jamás había conocido, y yo doy fe de la fortaleza del de Huarte. Además tiene el sentido del humor y la risa más contagiosa de todo el hemisferio norte. En 2000 se convirtió en el navarro o uno de los navarros que más alto ha subido en el Everest sin oxígeno, creo que hasta 8700 metros, y porque una tormenta le mandó para abajo.... (Creo que si no me equivoco, aun queda pendiente por Navarra escalar el punto más alto del planeta sin oxígeno, ahí queda). 

                En estos días he pensado bastante en ellos y me han venido a la memoria episodios vividos con ambos en el monte. En 2010, hace justo cinco años, salimos Antonio, Rufo, Joseba Aristu, otro de cuyo nombre no recuerdo y yo, a realizar la ascensión al Lurien (2827m) desde el Embalse de Fabreges, y pasé un día fantástico en su compañía. En la cumbre de este gigante del Valle de Ossau Antonio se calzó los esquís y decidió que la mejor manera de olvidar una lesión de pierna que acababa de curar, era descender por la empinadas pendientes de la parte final que habíamos subido con pinchos, sobre dos tablas.... Y nunca olvidaré su pequeño nerviosismo antes de partir hacia abajo. El tío cogió varias bocanadas de aire para concentrarse, y salió dando pequeños giros por aquella pendiente muy empinada mientras yo le sacaba algunas fotos. Horas después echábamos varias cervezas fresquitas en la plaza de Pueyo de Jaca mientras nos describía otros descensos en los Valles de Tena y de Ossau.

               Algo que hemos aprendido estos días con estos accidentes es que si en el parte meteorológico se avisa de peligro en unas u otras orientaciones (por ejemplo el pasado fin de semana se anunció mucho cuidado en las vertientes meridionales), desconfiemos también de las orientaciones restantes, porque en días de viento muy fuerte, como así fue, se pueden originar placas de viento en otras laderas, por ejemplo de orientación norte, a las que les llegan vientos residuales.... La placa de viento es uno de los aludes más violentos y rápidos en la montaña, que se origina porque el viento deposita en la ladera contraria de la cresta los copos de nieve desfragmentados por el viento, formando una capa pesada y sin mucha adherencia al suelo, lista para que algún freerider o raquetista la "corte". Así que cuidado, y a disfrutar del fruto blanco de esta nueva semana de precipitaciones.

Le Midi....

Palas, Balaitous, Aguja Cadier y las Frondellas.

Fotos de cumbre.

Con Antonio y Rufo.

Casi 1600m+, que ya está bien...


miércoles, 28 de enero de 2015

Esco


Esco es un pueblo casi deshabitado de la comarca de Jacetania testigo mudo, a un lado de la carretera, del paso de esquiadores y montañeros que vamos y venimos de la Cordillera Pirenaica. 


Si uno deja el coche junto a la carretera, puede subir en escasos minutos hasta las ruinas de este pueblo que tuvo más de 200 habitantes en 1953. En él llaman la atención sus grandes dimensiones, porque desde la carretera parece que son pocas casas....





En 1960 el término fue expropiado para la Construcción del Embalse de Yesa, y desde entonces únicamente vive una familia. En 1968 había en el pueblo 78 habitantes y a partir de esa fecha comenzó el declive de la localidad. Quedaron cuatro personas, el pastor Félix Guallar y sus tres hijos.


En 2010 murió Félix, y en la actualidad los tres hermanos Guallar salen de su casa y nave en cuanto sus perros notan la presencia de extraños por las ruinas. Es un placer parar a charlar con ellos un rato.


Cada 1 de Mayo los antiguos vecinos de Esco y descendientes, se juntan en una fiesta para recordar viejos tiempos.


En 1959 el Embalse de Yesa comenzó a llenarse anegando las tierras fértiles de las inmediaciones al río Aragón. Este hecho condenó a la localidad, que se sustentaba agrícolamente. La solución de la administración a sus problemas fue comprar las casas y las tierras para que con el dinero sus vecinos emigraran a las ciudades.


Vecinos de localidades deshabitadas cercanas como Ruesta y Tiermas hicieron lo mismo, movilizándose cerca de 1500 personas.


Cuentan los Guallar que administrativamente pertenecen a Sigües. Este pueblo de la provincia de Zaragoza contiene dentro de su término municipal los antiguos términos de Esco, Asso-Veral y Tiermas.


Para los nombres en el Casco Urbano los de Esco no se rompieron mucho la cabeza. El pueblo poseía dos barrios; Barrio Alto y Barrio Bajo. Y el pueblo era atravesado por tres calles; Calle Alta, Calle Baja y Calle Media.


Actualmente los hermanos Guallar poseen 1200 ovejas y se ganan la vida vendiendo corderos y leche.









En el invierno de 2001 se vino abajo la bóveda sobre el coro y se llevó todo por delante....



Aguas del Embalse de Yesa.


Canal de Berdún y el surrealista puente al otro lado de Yesa....


Compañía canina de los hermanos Guallar.


lunes, 26 de enero de 2015

Pico de Arazures 2213m y Pic del Col de L´Iou 2224m

Macizo de Soques a nuestra espalda.
Un año más no podemos faltar a nuestra cita invernal en el Circo de Aneou, aunque haya una predicción meteorológica adversa en cuanto a viento se refiere. Ainara y yo sabemos que estos días está soplando el viento de lo lindo en altura, pero decidimos probar suerte en los dosmiles resguardados de debajo del Peyreget y Midi, intentando esquivar el viento violento del Norte. Y de alguna manera acertamos... Mientras remontamos la huella hacia el Col de L´Iou comprobamos asombrados cómo el viento barre las crestas nevadas de Soques, Peyreget y Gradieres, pero nosotros solo tenemos que aguantar algunas embestidas racheadas de ese elemento invisible. A esas horas de la mañana en Aragues del Puerto su estación meteorológica registrará vientos huracanados de hasta 124 km/h (!!!)

             La fuerza del viento es uno de los elementos importantes en la montaña. Un viento de más de 40-50 km/h continuo puede abortar cualquier ascensión alpina, y estos días han estado anunciadas rachas de viento de hasta 80-90 km/h. Cuando el viento sopla de esa manera puede producir daños en los árboles y en las construcciones. Otro elemento importante en el invierno pirenaico es el riesgo de aludes, lógicamente. Estos días ha habido riesgo 3 (el más mortífero porque no es excesivamente alto) en nuestras montañas nevadas, lo que significa que ha habido un riesgo notable. En este caso hay que leer los boletines de meteorología y evitar las sobrecargas en las pendientes y en las orientaciones descritas en dicho boletín. 

            Ainara y yo decidimos hacer una pequeña circular en el Col de Arazures ascendiendo cada pico que hay a uno y otro lado de este paso de montaña. Protegidos por el Midi evitamos la mayor parte del viento del norte, y si además evitamos las pendientes con orientación sur y de una inclinación notable, estaremos a salvo de los aludes. Para tener éxito en la montaña hay que elegir bien la ruta.

Peyreget y el Midi.

Lurien fantástico...

Circo de Aneou.

Ainara.


Huella hacia el Col de L´Iou.

Riesgo Tres.

El cazador cazado.

Col de Arazures.

Peyreget zarandeado por el viento.

Pico de Arazures (2213m) y Aspe y Llana de la Garganta de fondo.

Midi....

¿El Cervino del Pirineo?

Panorámicas nivosas.

Cima del Pic del Col de L´Iou (2224m).

Pene de Peyreget.

Selfie invernal.

Vientos huracanados hacia la cima de Arazures.

Inicio de la cresta.

Cresta cimera del Arazures.

Ainara.



domingo, 25 de enero de 2015

Picos del Infierno Invernal 2003

Mallata Alta con los tresmiles de Argualas, Garmo Negro y Aguja Pondiellos por encima.
Los Picos del Infierno (3082m) son tres cotas por encima de los tresmil metros muy famosas encima del Balneario de Panticosa. A su nombre atractivo y llamativo se le suma que es la cresta con más altitud íntegramente en el Valle de Tena. Hace ya unos cuantos años David y yo intentamos el Aneto un sábado de invierno, y ante la cantidad de nieve que había en la montaña, lo dejamos en el Portillón Superior tras 800 metros de desnivel positivo abriendo trinchera ¡Había demasiada nieve para nosotros! Recuerdo que bajamos a Llanos del Hospital, nos cambiamos de ropa, nos montamos en el coche de David y pensamos que intentar los Infiernos al día siguiente era una buena idea, así, que nos metimos casi tres horas de coche viendo la luna sobre el Perdido para aproximarnos al Balneario.

           En aquella época alucinábamos con los sacos de expedición que utilizaba la gente para dormir en las mismas literas de la Casa de Piedra del Balneario, y a la mañana siguiente madrugamos para aprovechar la huella que se había abierto el sábado en las Mallatas en dirección al clásico Garmo Negro. Nos costó abandonarla en la Mallata Alta y fue duro abrir huella hacia el Collado de Pondiellos. Para ascender a los Infiernos hay que hacer una trave a media ladera del Pico Pondiellos (2914m), y tomar el corredorcito divertido que sube recto a la cresta somital entre el Infierno Central y el Oriental. En la cima nos recibió un viento helado y muy fuerte y la cresta estaba cubierta por una nieve merengue que formaba cornisas preciosas. El Aneto, el cielo del Pirineo, se había resistido, sin embargo los Infiernos nos abrieron sus puertas de par en par.

Precioso día.

Hacia el Collado de Pondiellos.
Sarrio sobre la Mallata Alta.

Pendientes finales entre el Infierno Central (3082m) y el Oriental (3071m)

Cima principal con el Infierno Occidental a la vista.

Un posado con vistas a la norte del Garmo Negro.