jueves, 20 de agosto de 2015

Maladetas Occidentales 2011

Cima de Sayó; quinto tresmil

Este 16 de Agosto conocimos en Navarra la muerte por accidente de Ángel María Larrañeta, un vecino de Antsoain de 67 años y gran opositor de las injusticias sociales, en la cresta accidentada entre el Pico Mir y Pico Sayó, en las Maladetas Occidentales. El montañero navarro se separó de sus compañeros de la Sociedad Txinparta y decidió encadenar en solitario estos dos tresmiles agrestes, quizá mientras el resto ascendía por la vía normal al Sayó, a través del Collado de Cordier. Los compañeros comprobaron que algo malo le había pasado a Ángel porque había desaparecido de su vista y no respondía a sus gritos. Finalmente llamaron al 112, y el GREIM sobrevoló el Glaciar de la Maladeta hasta encontrar su cuerpo: El hombre se había despeñado por la cara norte. Toda desaparición en la montaña posee un tinte triste, sin embargo esta lo tiene más todavía porque en 2008 el hermano de Ángel había fallecido víctima de otra caída en montaña en Peña Larraza, sobre Isaba. Este caso me recuerda al de otra familia mendigoizale de Vitoria, que perdió a uno de sus miembros de 13 años en la cresta de Lekanda (Bizkaia), y a su padre ochos años después, en 2014, en Picos de Europa. Un sentido homenaje desde estas líneas a la figura de estos y otros montañeros de nuestra tierra que han encontrado la muerte mientras practicaban el montañismo.


         En 2011 tuve la suerte de escaparme un par de días a la zona de Benasque y encadenar en uno de ellos los siete tresmiles entre el Diente de Alba y el Pico Cordier, en un sector del macizo del Aneto denominado Maladetas Occidentales. Aquella mañana subí rápido desde la Besurta hasta poner mis pies en la base del Diente y Muela de Alba, y allí mismo decidí ascender por el corredor que existe entre ambas montañas hasta sus cimas de 3120m y 3111m de altitud. A continuación tomé la trepada que debió tomar Ángel María Larrañeta el 16 de Agosto antes de su accidente, hasta un hombro del Pico Mir desde el cual me desvié hacia el sur para coronar la cima de la Punta Delmás (3158m), un tresmil poco conocido y muy extravagante porque en su cima hay un túnel natural de granito largo y espectacular. De vuelta en la cresta principal pocos metros me restaron para coronar la cima del Pico Mir (3176m), una cima bicéfala cuya cumbre oriental está defendida por un murete pequeño pero muy expuesto (IV según Mendikat, V+/6a según Miquel Capdevilla). ¿Es aquí donde pudo despeñarse Ángel? La cuestión es que este murete es evitable por la vertiente sur, y la continuación de la cresta hasta la cima del Pico Sayó (3215m) es facilona. La cima de esta montaña sobre Benasque lleva el nombre de un famoso guía y guarda de la Renclusa, muerto por un rayo en el Puente de Mahoma en 1916.

          Tras el Sayó bajé al Collado Cordier para crestear hasta la cima más a desmano del encadenamiento; la cima de Le Bondibier (3153m), un entretenido caos de granito de dificultad PD, y de allí a la sencilla y a la más alta cima de la travesía; el Cordier de 3266m. En su cima me vi satisfecho tras encadenar siete tresmiles y comencé a pensar en el descenso. Sin embargo desde su cima no vi nada claro el descenso directo hacia el glaciar de la cara norte que conocía de otras reseñas, y decidí probar fortuna en el corredor que hay entre el Sayó y el Cordier, porque desde lo alto parecía factible. Y la cagué. Cuando me faltaban veinte metros de desnivel para aterrizar en el glaciar de la base, me vi obstaculizado por una chimenea en mixto bastante vertical, así que hice malabarismos para bajar de allí empotrando el piolet en la grieta entre el hielo y la roca podrida y dejándome escurrir, y pasé unos minutos intensos. En cuanto puse pie en el manto blanco y uniforme de la base me relajé, y seguí hacia el valle pasando primero muy cerca de la cima de la Torre Cordier. Este hombro en la montaña de 3052 metros de altitud y con portal en la red , fue motivo de polémica en la década pasada cuando "Desnivel" se hizo eco del trabajo de los montañeros Tófol Tobal y Jofre Torelló que aseguraban haber medido y descubierto una nueva cota de tresmil metros, lo cual era totalmente falso, al no poseer 10 metros de desnivel al menos sobre el collado que la separa del macizo. Esta torre posee una imagen alpina y preciosa desde el valle, sin embargo es solo un rellano en la pendiente. Aquel día de 2011 aluciné mientras la rodeaba y la miraba y la remiraba. El "Equipo de Cazafantasmas", un grupo de montañeros apasionados del Pirineo y estudidosos de los más de 200 picos de más de tresmil metros de la cordillera, y con una interesante página web, son tajantes; "la Torre Cordier nunca estará en nuestro catálogo" (Desnivel 21/9/2012).


Muela y Diente de Alba.

Vista desde la cima del Sayó.

Siete tresmiles en las Maladetas Occidentales.

Rescate de Ángel María Larrañeta.
Detrás la Torre Cordier, un falso tresmil.
Diario de Navarra.

Placa al hermano de Ángel María Larrañeta en Peña Larraza.
Fuente: Rafael Bartolomé-Mendikat.



3 comentarios:

  1. sigues sin poner mi nombre en la foto de la placa del Larraza, y la próxima vez me pides permiso que ya sabes que te lo daré.

    te recuerdo lo que pone en mendikat:

    Desde Mendikat queda autorizado a ver los contenidos de la web y a proceder a la descarga de contenidos únicamente para su uso personal, y no con el fin de incorporar estos materiales a otros sitios web ( aunque se basen en entornos de red ), a libros o documentos impresos, a materiales multimedia o audivisuales, a aplicaciones web o programas informáticos de cualquier tipo, sin el permiso expreso de su autor, bien tenga el proyecto finalidad lucrativa o no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa las molestias Rafael, pensé que con poner como referencia el nombre de la web de origen de la imagen era suficiente. No volverá a ocurrir. Un saludo y a seguir así de bien en esa maravilla de página web que os currais llamada "Mendikat", lugar de culto y de referencia del montañismo vasco por antonomasia. Sois muy buenos. Gero arte.

      Eliminar
  2. gracias, no hay de qué, es que estamos muy escamados sobre todo con el uso que se está haciendo en otras webs robando material de mendikat, en tu caso pideme lo que quieras como seguidor de tu blog que te daré el permiso, pero vamos a insistir en recordar las normas de que hay que pedirlo, porque hay gente que se está pasando mucho. Es bueno que se recuerde que lo que hay e internet es propiedad de sus autores. Igual he sido un poco demasiado serio en el comentario anterior... es que acababa de ver la web de los "anticruces" en las cimas poniendo mis fotos de cruces cimeras sacadas de mendikat con mi nombre.... como si yo estuviera en contra!!! Animo y a seguir con tu blog. Un saludo

    ResponderEliminar