martes, 24 de febrero de 2015

Evaluación Final de TD1

Paisajes nevados maravillosos.
(Foto Iñaki Sánchez)
Me gustaría empezar hablando en este post de los técnicos que nos han enseñado, y examinado después, en el primer curso de Técnico de Montaña Nivel 1º de Altsasu, porque creo que es importante conocer al personal docente antes de explicar en qué han consistido los dos días de evaluación final para entender muchas cosas. Así, hablar de Koldo Aldaz es hablar de uno de los tipos más cultos en montaña de Navarra, protagonista en el rescate de Iñaki, y ha sido un orgullo ser alumno suyo cuando imparte las clases en el aula. De Daniel Torrente diré que es uno de los interpretadores de naturaleza y guía de media montaña más avispados de nuestra Comunidad, poseedor de la risa y los ronquidos más bonachones para coger cariño a alguien, ¡y cómo se conoce el pájaro Urbasa! Martín Elorza es un auténtico bicho de montaña, un guía de alta que disfruta de cada segundo en la montaña, dispuesto a sonreír y reír por todo, incluso después de pegar un tortazo en la mesa para apaciguar al gallinero que a veces somos los alumnos (perdón). De Gorri diré que es un gusto seguir sus clases al aire libre, no creo que haya muchos guías que se expliquen mejor que él en el monte, un tío rápido de coco y muy inteligente, capaz de desenfundar su arma de poner negativos en menos de cincuenta centésimas. Y de Txus Ruiz de Eretxun qué decir, "el gurú de las aguas bravas" compartió hace poco protagonismo con David Bisbal (jo-der) en un capítulo del Calleja en el Himalaya, se rompió los morros hace poco en Chile, y este viernes dará una proyección de un río de Nepal al lado de mi casa. La gente habla muy bien de este artista del kayak, y no creo que haya nadie tan bueno como él en poner orden en clase para economizar y  aprender en el poco tiempo que poseíamos. Gracias a todos, de verdad.

       La Evaluación Final comenzó el lunes con una prueba de orientación en los alrededores del sendero de Morterutxo de lo más entretenida. Hora y cuarenta y cinco minutos para encontrar seis balizas. En ella hubo varias balizas-trampa, técnicos-policía sobre tablas para vigilar que los aspirantes no nos chiváramos entre nosotros, y toneladas de nieve en donde abrir huella con nuestras raquetas. Todo perfecto, aunque corre el rumor de que la baliza número dos fue movida por un zorro del raso de Larrakarte.

       La tarde del lunes la empleamos en acercarnos hasta el Refugio de Bardoitza y la paliza fue soberana. De los tres grupos que se hicieron solo dos consiguieron llegar a meta. Aunque hay otra versión por ahí, que dice que de los tres grupos solo uno hizo el vivac de fortuna... Inolvidables los rostros de Josean, Iñaki, Anaitz y de Pablo avanzando hacia Bardoitza en medio de una noche de invierno. Mención especial a este último, un riojano apodado "el pupas", que sufrió en sus carnes varias rozaduras, la fatiga producida por avanzar un montón de kilómetros sobre nieve y bajo precipitaciones, y la quemadura producida por un hornillo y cazuela de agua hirviendo para macarrones, más aparatosa que se recuerde en el Parque Natural de Urbasa-Andia (recuperarte campeón, que sé que eres muy buen tío). Al paso por la Cruz de Balerdi alguien preguntó si era la cruz a algún alumno de TD1 fallecido el año pasado en la misma prueba...

        Y del martes poco añadir más. De nuevo más pruebas de rumbo y de guiado con clientes en dirección oeste, hasta las cercanías al Camping, donde hacer varios vivacs para que los técnicos puntuaran. Por un momento nos sentimos como concursante de Master Chef haciendo un plato y enseñándolo al jurado. Hubo dos vivacs de lujo (mención especial para Edorta, ¿futuro diseñador de tiendas de campaña?), otro vivac hecho con.... ¿hilo de pita? (Pala, Iker y Aitor, sois mis ídolos), y un vivac de cromañones mitad cuadra, mitad cárcel. 

        Y aunque muchos hayan jurado en voz alta no volver a Urbasa tras algunas penurias vividas (los hay que han dicho "no hago TD2 de media montaña en Altsasu ni de coña, me voy a hacer Barranquismo a Durango o Huesca"), no todos los días se tiene la suerte de cruzar el corazón de Urbasa en completa soledad y azotados por la inclemencias del tiempo, mientras se observan obras de arte naturales como el Tejo de Otsaportillo, los Rasos de Eskiza y Aizaluza, o la zona kárstica entre Larrakarte y Tximista, por no hablar de las huellas sobre la nieve de corzos, jabalíes, buitres y liebres... Un placer inmediato para los sentidos, o un recuerdo placentero del futuro, o las dos cosas.

Gracias. 
Mila Esker.

Refugio de Bardoitza.
(Foto Iñaki Sánchez)

Tejo Otsaportillo.
(Foto Iñaki Sánchez)

Anaitz, Mikel, Txibi, Txeko, Lur, Guille, Dani y yo...
(Foto Iñaki Sánchez)

Imágenes bonitas.
(Foto Daniel Torrente-Mirua)

Rasos de Aizaluza. ¿Los más bonitos de Urbasa?
(Foto Daniel Torrente-Mirua)
Vivac de fortuna del equipo duro-duro (Gorri, Buxens, Alejandro, Kike, Slack, Aran, Sonia y Endika)
(Foto de Alejandro)

Vivac de examen.
(Foto de Edorta Patatero.

27 kilómetros con raquetas por la entrañas de Urbasa.


2 comentarios:

  1. Aupa Cristhian!cojonudo el repo, Eres un verdadero artista, en todos los sentidos, jajaja! un placer haber compartido este curso contigo y el resto de clase,espero verte x las montañas!

    Ya tenes mas seguidores Altsasuarras para Montañas de Camille,yo y mi family,jejej

    Un saludo,
    Iker

    Un saludo,

    Iker

    ResponderEliminar
  2. Eskerrik Asko Iker. Anda que no he disfrutado con el comando Altsasu!!!! qué tíos más auténticos!! Y tú a seguir eskiando en plan fiera!!! La vida hay que vivirla a tope.
    gERO arte

    ResponderEliminar