sábado, 31 de enero de 2015

Lurien 2010, y el susto de Antonio e Itzi.

Antonio afronta el tramo más empinado de la normal al Lurien.
El pasado fin de semana hubo varios accidentes en el Pirineo producidos por aludes. Para el Domingo el riesgo de aludes era notable en nuestra cordillera, había riesgo nivel tres, el más mortífero porque muchos salen y salimos a la nieve en estas condiciones nivológicas guardando ciertas medidas de seguridad. Con niveles 4 y 5 es otra historia. El viento increíble que sopló desde el Jueves en las montañas del pirineo occidental originó una situación de riesgo elevado en cuanto a placas de viento se refiere. Ainara y yo estuvimos en el Circo de Aneou haciendo raquetas y nos asombramos por las placas ya caídas en la vertiente sur de Soum de Pombie y Pic de Peyreget, y porque había muchas laderas cargadas de nieve listas para "salir hacia abajo" en cuanto alguien pusiera el pie o el esquí en ellas. Al final Ainara y yo ascendimos a un par de cumbres modestas, protegidos en la medida de lo posible de los vientos huracanados del norte, por la mole del Midi. Y mientras nosotros gozábamos de otro día nivoso-pirenaico para el recuerdo y alimento de nuestras mentes, se sucedían varios accidentes en la cordillera con un mismo protagonista; la maldita placa de viento.

                En el accidente de la Foya del Ingeniero cerca de Linza, se vieron afectados Antonio Akerreta y su chica la Itzi... Ella tiene varias facturas y ambos han salvado la vida de milagro al despeñarse envueltos por el alud entre pinos y cortados... Desde aquí le deseo a ella una pronta recuperación para que pronto patee nuestras montañas. A Antonio le conocí hace unos años a través de un amigo en común y pude vivir algunas experiencias con él muy interesantes y positivas aquí y en Alpes. Iñaki Ochoa de Olza se refería a él como la persona más fuerte que jamás había conocido, y yo doy fe de la fortaleza del de Huarte. Además tiene el sentido del humor y la risa más contagiosa de todo el hemisferio norte. En 2000 se convirtió en el navarro o uno de los navarros que más alto ha subido en el Everest sin oxígeno, creo que hasta 8700 metros, y porque una tormenta le mandó para abajo.... (Creo que si no me equivoco, aun queda pendiente por Navarra escalar el punto más alto del planeta sin oxígeno, ahí queda). 

                En estos días he pensado bastante en ellos y me han venido a la memoria episodios vividos con ambos en el monte. En 2010, hace justo cinco años, salimos Antonio, Rufo, Joseba Aristu, otro de cuyo nombre no recuerdo y yo, a realizar la ascensión al Lurien (2827m) desde el Embalse de Fabreges, y pasé un día fantástico en su compañía. En la cumbre de este gigante del Valle de Ossau Antonio se calzó los esquís y decidió que la mejor manera de olvidar una lesión de pierna que acababa de curar, era descender por la empinadas pendientes de la parte final que habíamos subido con pinchos, sobre dos tablas.... Y nunca olvidaré su pequeño nerviosismo antes de partir hacia abajo. El tío cogió varias bocanadas de aire para concentrarse, y salió dando pequeños giros por aquella pendiente muy empinada mientras yo le sacaba algunas fotos. Horas después echábamos varias cervezas fresquitas en la plaza de Pueyo de Jaca mientras nos describía otros descensos en los Valles de Tena y de Ossau.

               Algo que hemos aprendido estos días con estos accidentes es que si en el parte meteorológico se avisa de peligro en unas u otras orientaciones (por ejemplo el pasado fin de semana se anunció mucho cuidado en las vertientes meridionales), desconfiemos también de las orientaciones restantes, porque en días de viento muy fuerte, como así fue, se pueden originar placas de viento en otras laderas, por ejemplo de orientación norte, a las que les llegan vientos residuales.... La placa de viento es uno de los aludes más violentos y rápidos en la montaña, que se origina porque el viento deposita en la ladera contraria de la cresta los copos de nieve desfragmentados por el viento, formando una capa pesada y sin mucha adherencia al suelo, lista para que algún freerider o raquetista la "corte". Así que cuidado, y a disfrutar del fruto blanco de esta nueva semana de precipitaciones.

Le Midi....

Palas, Balaitous, Aguja Cadier y las Frondellas.

Fotos de cumbre.

Con Antonio y Rufo.

Casi 1600m+, que ya está bien...


No hay comentarios:

Publicar un comentario