jueves, 22 de enero de 2015

En las entrañas de Garralda.

Pozo de entrada de 8 metros.
"No hay nada mejor para la nieve que una Renault Expres. Dicen que alguna ha llegado a Finlandia" Lur es un joven de Iruñerria de manifestaciones orales increíbles, por algo escribe para el medio de comunicación Berria o aparece en internet como periodista o activista anti-Maidán. Este filólogo de lengua vasca de 22 años no le teme a casi nada, y muchas veces el ímpetu juvenil es motor importante en actividades en el medio salvaje. Yo agradezco mucho que haya gente como Lur porque la aventura y las risas están garantizadas.

       La Sima de Sangaraxaldea es una de las tantas que hay en el término de Garralda, en el Valle de Aezkoa, como las de Basanberro, Bidausi o Berraburu. En estos días una nevada cubre buena parte de Navarra y con la Renault Express de Lur llegamos de maravilla a Garralda desde Iruñerria, aunque aparcarla en la plaza con la de desprendimientos de nieve de los tejados que hay es otra historia, y la aproximación por los campos que suben a Lapizea es un regalo para los sentidos. La sima está cerquita de una nave ganadera y permanece vallada y señalizada dentro de un circuito de "Sendero Local". El pozo de entrada posee 8 metros de descenso, aunque puede tener alguno más, hasta una salita de derrumbes. Después hay una sala importante en descenso antes del cruce clave de esta cavidad. A la izquierda nos acercaremos a través de un pasamanos emocionante hasta una cascada de agua y un meandro estrechísimo sin continuidad, y a la derecha descenderemos en un caos de grietas y de bloques, siguiendo una galería en zig-zag, hasta una nueva sala donde hay otro salto de agua. 

        Sangaraxaldea continua en forma de meandro activo hasta un nuevo pozo de 6 metros, donde el meandro se hace cada vez más estrecho. Tras el pozo Lur y yo decidimos darnos la vuelta, así que selfie y para arriba, porque Aezkoa no solo significa cuevas, sino que también significa tabernas en mitad de la nieve,  con fogón, plato combinado y charlas con los "xelebres" habitantes de estos pueblos. Sentimientos pirenaicos.

Aproximación nivosa.

Una sima y un rincón de Garralda con nombre un poquito complicado.

Sima vallada.

Lur sonriente.

Gran Ambiente.

Pasito equipado para acceder al rincón de la cascada y el meandro estrechísimo.

Gotas en la oscuridad.

En el Meandro estrechísimo.

Estrecho y muy húmedo.

Pozo de 6 metros.

Estrechos del final. ¿Está Lur preso?

Galería donde trepar y andar con cuidado.

Boulder subterráneo.

Salida al exterior.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Epa, Christian, soy Silbia, la hija del Mejicano:

    Si esa sima es la que está al lado de la Marmolera, diles a Rakel y a Jaime que te cuenten aquella aventura que tuvimos con el Mejicano allí en junio del 94. Fue la Mundial. Todavía le quedan cicatrices en el cuerpo, jajaja... Qué pena que se nos olvidara contarlo en el libro, joder, hubiera sido el cachondeo del personal, jajaja. Bexarka!

    ResponderEliminar