jueves, 30 de octubre de 2014

Vía Anónima a Egino-Sector la Fuente.

Contraluces de Egino...
Egino es un paraíso en lo que a escalada de varios largos se refiere, y en esta muralla alavesa podemos sacar nuestro espíritu eskalatzaile en un buen puñado de vías equipadas los últimos años, mezcladas con otras clásicas más antiguas. Si lo que quieres es aprender o realizar una vía de baja dificultad, existe una de 80 metros en el sector la Fuente, a la izquierda de la Leze, que hará las delicias de neófitos, tipos o tipas tranquis, o de peña como nosotros; cuatro colegas de clase en Altsasu con ganas de ver el atardecer mientras trepamos, y aprender algo entre todos de cómo escalar seguro en una vía de varios largos.

         Las últimas semanas he conocido gente muy maja en Altsasu y hacer actividades con ellos está súper-bien. Así, Mikel nos enseñará algunos truquillos, de Asier de la Txan me llamarán la atención su afán por escalar muy seguro y su capacidad física, y de Guillermo de Biurrum me encantará su manera de ser tan tranquilote y positivo. El único pero será cruzarnos mientras rapelamos la vía con una cordada constituida por una chica bien y un chico mal. De listillos está lleno el Mundo, y cuando el atardecer y la llegada de la noche apremian no se puede ir metiendo prisa a la gente cuando somos cuatro rapelando... Nosotros a gusto y bromeando, y un tipo que pareciera, de boca, que pudiera hacer la Astroman de Yosemite, o la Nose al Capitán sin cuerda, en libre y en menos de dos horas, haciéndose el experto en una vía de cuartos... "Ya aprenderéis", nos dirá. Egino Forever.


Grieta en la base del Sector el Tubo.

Primer largo con repisas.

Egino y su vertiente occidental.
Asier en el segundo largo.

Tercer y último largo.

Repisa del final y tan a gusto.

Guillermo de Biurrun se la goza en el último largo.

Cuerda, pies de gato....

Mikel termina la vía.

Crokis de Eskalatzeneus-blogspot.


domingo, 26 de octubre de 2014

Latxaga Bizirik

Placa actual en la ruinas.
Nafarroa Bizirik y todos aquellos navarros y navarras ilusionados y adheridos a su propuesta de divulgar episodios y enclaves de la historia del Reino de Navarra, tuvimos ayer el bonito Amojonamiento de las ruinas del Gaztelu de Latxaga, una ceremonia en ellas tras una marcha montañera desde Orbara, a la que acudimos unas pocas decenas de personas. Tras hora y media de caminata por la GR11 llegamos a las ruinas, escondidas en la vertiente norte del Monte Latxaga, techo de Orbara, y con vistas preciosas a la Torre de Urkulu, el macizo de Ortzantzurieta y Orreaga-Roncesvalles. ¿Fue Latxaga otro castillo de vigilancia de los tantos y tantos que había en el Reino de Navarra? ¿Sería otro punto de vigilancia del entramado que controlaba el paso fronterizo de Organbide? De lo que no hay duda es de que el Reino de Navarra, origen histórico y cultural de muchos de nosotros, existió y continúa presente en nuestros días. ¿Servirá este Amojonamiento de Latxaga para dar pie a amojonar otras cumbres de nuestro Pirineo Navarro en un futuro cercano? Pueblos de Aezkoa, Salazar y Roncal poseen toponimia con nombres de castillos, como Gazteluberri o Gazteluartea en Abaurreagaina, o Gazteluzar en Bidangotze....

        Hoy día, cuando los episodios de corrupción, los saqueos, y la vulneración de los derechos humanos está más presente que nunca, es interesante indagar en nuestra historia y en nuestra idiosincrasia para ver de dónde venimos y ver a dónde queremos llegar. Capar la educación y evitar los debates solo nos transformará en una sociedad peor.

Gracias a todos por venir al Acto de Latxaga.
Mila Esker denoi.


Preparativos para la marcha en la plaza de Orbara.

Banderas navarras.

Partimos de Orbara.

Marcas de la GR11 y Sendero Local de Las Bordas de Orbara.

Casa Aguerre de Orbara.

Grupo estirado en el hayedo junto a la Borda de Pedroarena.

Yeguas curiosas.

Atravesando Aitza.

Enfilando hacia la cima de Latxaga.

Alex Arregi.

Cima de Latxaga (1208m)

Mojón de Nafarroa Bizirik cubierto por la bandera navarra.

Grupo en las ruinas.

Vistas sobre Urkulu.

Ikurriña.

Nahia, la más joven. 

Juan Mari Feliu e Imanol Elizalde.

Aurresku de honor al Amojonamiento. 

Garazi y sus pies en el Aurresku.

Dantza de Honor.

Momento en el que se retira la bandera de Navarra y se deja a la vista la Placa.

Sonidos de Alboka...

Foto de Grupo.

Música bonita en mitad del hayedo.

Mojón de Latxaga.

jueves, 23 de octubre de 2014

Anie Skyrunning.

Countende (2338m) y Anie (2504m) desde Le Pourtet.
"¿Porqué contabilizar la vida en años y no en ilusiones cumplidas?" Esta frase la conocí recientemente mientras estudiaba para técnico deportivo en Alsasua, y pensé que resumía muy bien lo que yo y mucha gente pensamos sobre la vida. ¡Qué chulo es cumplir nuestros sueños! ¿Es sano quedarse en casa y vivir obsesionado con el confort y la seguridad, y no coleccionar ilusiones aunque ello signifique apostar un poquito con nuestra salud y nuestra vida? Muchos lo tenemos claro. Una de mis últimas ilusiones era la de trotar hasta la cima del Anie (2504m) desde la Piedra San Martín y hace poquito lo cumplí. Partir desde el mojón mítico número 262 y atravesar al trote la cara oeste del Arlas con el objetivo del Anie en el punto de mira es una experiencia única si vienen a tu mente los episodios mitad reales, mitad fantásticos, ocurridos en 1373 en estos mismos lugares. Por aquel entonces los pastores Pedro Karrika de Isaba y Pierre Sansoler de Arette y sus respectivos rebaños se encontraron en una fuente del Pico Arlas y se lió la Marimorena. Pedro mató a Pierre y el primo de Pierre se internó en Navarra para con unos vecinos de Arette, intentar matar a Pedro. Sin embargo en vez de dar muerte a Pedro, encontraron a la mujer embarazada de éste en Belagua y la mataron, así que Pedro y otros convecinos de Isaba entraron en Francia hasta la casa de los Ansoler para vengar la muerte de su mujer, y encontraron allí a los asesinos de la misma celebrando el crimen. Al parecer mataron a todos los que estaban en la casa menos a la única mujer que allí había. Cuando Pedro y sus convecinos volvían a tierras navarras fueron emboscados por otros vecinos del Valle de Baretous y fueron asesinados todos (se habla de 25 roncaleses). Todas estas escabechinas llegaron a oídos de los reyes de Navarra y del Vizconde de Bearn y es así como se empezó a construir la futura Carta de Paz de 1375, y el actual Tributo de las Tres Vacas, donde los franceses de Baretous dan a los roncaleses tres vacas cada temporada para que su ganado pueda pastar en territorio navarro...

             En mitad del laberinto calizo de Larra, el camino al Anie serpentea en ligera ascensión hasta Le Portet, un espectacular portillo en mitad de la nada y con vistas alucinantes a la pirámide final del Anie. Ya queda menos. Correr por estos sitios es incómodo y lento, pero resulta divertido saltar de una roca a otra o sobre una grieta negra y profunda. Cuenta la mitología de los Valles de Roncal y de Aspe que en estas grietas guardaba Jaun Gorri, el "Señor Rojo", sus tesoros y posesiones. Este Dios de la Mitología pirenaica tenía su morada en el Pico de Anie, donde cultivaba su huerto mágico y fantástico... Pronto pongo mis pies en el sendero bien pisado del Col des Anies y cojo velocidad hacia la cima, la cual piso 1 hora y 19 minutos después de partir de la Piedra San Martín. Estoy súper contento y permanezco cinco minutos sobre los hombros y cabeza de este pico tan querido por navarros y franceses, abrumado por la nueva visión hacia el Este y el Sur. Un grupo de franceses van llegando a la cumbre, y antes de que lleguen los rezagados comienzo a descender a toda velocidad, ensimismado con el suelo gravilloso y alargando la zancada. De vuelta a la Piedra, final en alto del próximo Tour de Francia, me sorprendo de lo fácil que es encontrar el camino, sus hitos y pinturas rojas, porque el astro sol ilumina de maravilla desde mi espalda... 2 Horas y 26 minutos después de dar la primera zancada aterrizo en el asfalto de la mañana maravillado por la actividad realizada, ideal para potenciar la Propiocepción y tantas y tantas cosas...

Piedra San Martín, "vamos que nos vamos".

Mojón fronterizo 262, lugar del "Tributo de las Tres Vacas".

Col de Pescamou y Pic de Arlas (2043m).



La Mole de Anie sobresale entre el caos de Larra.

Terreno no muy ideal para correr...

Soum Couy y la caótica base del Anie, ¿el huerto de Jaun Gorri?

¡Hacia allí!

Tengo compañía en el tramo final a cima.

La Mesa...

De allí vengo.


¡Cima!

martes, 21 de octubre de 2014

La Cueva de Arpea.

La Cueva de Arpea.
Si tuviésemos que elegir un rincón en los pastizales de Irati para recomendar a unos amigos o familiares nuestros que vinieran a visitarnos desde muy lejos, quizá muchos elegirían Arpea, su cueva, y el valle angosto y verde donde se asienta este abrigo rocoso, uno de nuestros rincones más bellos. La pena, nuestra pena, y lo digo un poco de coña, es que no se encuentre en territorio aezkoano por 105 metros... ¿moveremos algún día, y sin que se den cuenta los vecinos de Iparralde, el mojón fronterizo 218?

          Quien quiera acercarse a Arpea, la manera más sencilla consiste en llegar al lugar en coche desde el cruce de pistas fronterizo de Idopil (mojón 212), al cual se puede llegar desde Orbaizeta a través del Collado de Azpegi, o desde Donibane Garazi por el pueblecito de Esterenzubi. Desde Idopil, un carretil recientemente arreglado de 3 kilómetros desciende 150 metros de desnivel acongojantes si tienes vértigo, hasta la explanada última donde se levanta una chabola de pastores. Una vez aquí bastará con seguir a pie el senderito de 500 metros de recorrido a lo largo de una media ladera, donde hay un espino solitario que vive en asociación con una planta trepadora conocida como nueza negra, ¡ojo al cortado de la izquierda! El sendero baja hasta el cayolar de Arpea donde hay dos chabolas pastoriles muy bonitas y cruza el arroyo antes de dirigirse al porche de la Cueva de Arpea. Arpea es un abrigo formado en la vertiente occidental del pico Errozate y rematado por varios pliegues preciosos de tipo flysch. Su profundidad no es mucha, quizá 15-20 metros, y ha servido y sirve como refugio de ganado, lo cual no impide que muchos curiosos y turistas se adentren en ella para observar in situ qué encierra esa portalada natural tan curiosa. Lógicamente las leyendas y los mitos alrededor de ésta y otras cuevas de la zona son muchos. ¿Será Arpea morada de la diosa Mari? ¿Ha servido de vivienda a personajes como Basajaun, Basandere o el Olentzero? ¿En ella se han hecho akelarres? ¿El esqueleto de Blanca de Navarra parte en tétrica procesión desde esta cavidad de Irati los días de mal tiempo?

          A muchos de quienes se acercan a Arpea les llama la atención sobremanera el valle donde se asienta. Entre las moles de roca y pasto de Errozate y Saiarri se abre el valle de las Sorces de la Nive, es decir, el valle cuyos arroyos y fuentes dan origen al río Nive, o Errobi en euskera. Este río importante cruza Iparralde en dirección NO cruzando localidades como Donibane Garazi, Bidarrai o Cambo hasta desembocar en el río Adour en las mismas calles de Baiona... Hace casi quince años, el 10 de Febrero de 2000, ocurrió en este valle, a escasos metros de la Cueva de Arpea, un hecho trágico como fue el accidente producido por un desbroce a fuego que practican habitualmente los franceses en invierno para la regeneración del pasto y que atrapó a un grupo de jubilados franceses mientras descendían del Collado de Errozate. En aquel accidente fallecieron cinco senderistas y varios resultaron heridos cuando huían de las llamas. Como testigo mudo de lo ocurrido, podemos encontrar valle abajo desde la Cueva, una placa homenaje a los que encontraron la muerte en este rincón del Pirineo.


Pico de Ori de fondo, crestas de Ahuzbide en medio y loma herbosa entre Mendizar y Errozate en primer término.

Errozate y su estampa preciosa de su cara oeste.

Pasto coloreado al atardecer y la luz oblicua del otoño.

Paisajes que enamoran.

Sendero de acceso a la cueva.

Loma entre Errozate y Mendizar.

El abrigo de Arpea....

Petirrojo...

Valle de las Sources de la Nive.

Placa del Accidente de 2000.

500 metros de sendero.