lunes, 24 de marzo de 2014

Volcán Villarrica 2010

Volcán patagónico precioso de casi 3000 metros...
El Volcán Villarrica(2847m) me dejó doble sabor de boca en mi viaje mochilero de 2010. Esta montaña súper-hermosa de la Patagonia Chilena crece sobre una de las poblaciones más turísticas y famosas del continente sudamericano, la localidad de Pucón, y para realizar su ascensión te obligaban a contratar un guía aunque la ascensión no fuera difícil (de hecho vasta con calzar unos crampones y empuñar un piolet básico para subirte a su cráter), aunque por entonces aludían de que se trataba de un asunto de seguridad ya que era y continúa siendo un volcán activo....

       A la mañana de un día de Enero cualquiera, me acerqué a la Avenida 0´Higgins de Pucón tras vivaquear en un parque, y allí me presentaron a mis otros compañeros y a los tres guías que iban a guiarnos. Después nos acercamos a la base del volcán sobre una furgoneta y allí nos propusieron dos posibilidades: El que tuviera dinero y ganas de ahorrarse 400 metros de desnivel podía montarse en un telesilla hasta los 1800 metros de altitud, y el que tuviera piernas y ganas de no gastarse ni un duro podía subir andando hasta la entrada del glaciar. Sobra decir que fui el único en levantar la mano para formar parte del segundo grupo, y acto seguido se me sumaron algunos jóvenes, en concreto un alemán, un brasileño y dos argentinos, a los que convencí con mi entusiasmo (juas, juas). La chilena Isara hizo los servicios de guía en estos primeros cientos metros de desnivel mientras los otros dos guías acompañaban al resto en el telesilla. Nuestra guía era una chica de Santiago que se reía por todo, nos contó que participaba en raids de aventura y que compaginaba su trabajo como guía con el de dependienta en una tienda "chic" de ropa de Pucón. A la entrada al glaciar alcanzamos al resto del grupo y un poco más arriba una superficie de rocas que sobresale de la masa de hielo servía para que nosotros y unas doscientas personas más, entre guías de otras compañías y clientes, descansásemos unos minutitos. A este lugar lo llaman "La Pingüinera"...

        Antes de alcanzar el lugar conocido como "Piedra Blanca", una familia de argentinos y una pareja de chilenos de nuestro grupo decidieron darse la vuelta, demasiado para su body en la primera montaña de sus vidas. Después del plateau glaciar nos encaramamos al tubo final, protagonista las últimas semanas de un accidente con un alud dejando varios heridos. Es lo que tiene llenar una pendiente de 35-40 grados con decenas y decenas de personas. Nuestro guía Alejandro, discutió con otro guía de otra compañía en el tramo final, acerca de la huella a seguir por uno y otro grupo (Faltaban las franjas de colores para que el volcán pareciese la carpa de un circo). En la cima Fredy, el "compi brasileño", sacó una bandera de Brasil y empezó a vociferar junto a unos israelíes y yo me limité a pasear por el borde del cráter viendo las vistas. El Volcán Quetrupillán parecía un huevo frito sin yema, el Lanin se veía altivo y desafiante, y el Osorno era un volcán de líneas perfectas.

         Sin embargo lo mejor del día estaba por llegar. Los guías sacaron unos plásticos de sus mochilas y forraron el culo de los clientes para bajar de allí haciendo culo-esquí (!!!) Demasiada persona exhausta y poco habituada a remontar al menos 1100 metros de desnivel con piolet y crampones, como para descender de aquella montaña caminando. Al menos, la clase express de la cima de cómo usar el piolet-escoba resultó efectiva y nadie clavó sus crampones en los riñones de nadie. Lo dicho, sabor agridulce.

Volcán activo.

Las empresas de guías de Pucón y su relación laboral con el volcán.

Contraste de temperaturas y olores en el cráter de la montaña.

Erase una vez un brasileño promiscuo con parecido físico a Obama, dos universitarios argentinos y un navarro en la base de un volcán chileno...
El lago Villarrica.



jueves, 20 de marzo de 2014

Vía Elmer a Egino al estilo "Rabufatt".

Placa en la base de la vía.
En otoño de 2010, tras escalar la vía Susi y disfrutar un montón en ella, me prometí volver al mundo de piedra caliza de Egino para realizar otra vía de varios largos, y así surgió este miércoles la idea de trepar y navegar por esta inmensa pared inclinada con vegetación alavesa. 

           Esta vez me acompaña Aika, me gusta escalar con él, es un tipo tranquilo con un gran sentido del humor, y no se arruga ante nada. Decidimos escalar la vía Elmer, entre las vías Berta y Udaberri, y disfrutaremos un montón de la calidad de la roca (aunque pueda parecer lo contrario desde abajo), con buenos cazos, puentes de roca, grietas y gotas de agua... Y la vegetación pues es un plus para dos tipos forestales como nosotros, ya se sabe, trepar y llegar a una repisa repleta de narcisos y lagartijas o descansar a la sombra de un robre, siempre es un aliciente para nosotros.

           La vía comienza con un largo fácil y continua con tres largos de IV+ y pasito de V al final de cada uno. Antes del quinto largo semiequipado, comemos en el jardín de la base del último muro. Este largo se las trae porque llegar a la primera chapa acarrea trepar un montón de metros sin protección, después hay varias chapas hasta que de repente deja de haberlas. Así que me hago un lío buscándome la vida, y progreso por una chimenea chapando la cuerda a un parabolt de la vía Txomin, e instalando un par de puentes de roca antes de llegar a la penúltima reunión de esta mítica vía de Egino. Después sube Aika, echa un vistazo a los puentes de roca que me he currado con unas bagas y me dice que estoy hecho un "Gaston Rébufatt" (Aika y el sentido del humor que antes comentaba). "¿No querrás decir al estilo Gaston Rabufatt, ¿eh Aika?" Estoy tan verde escalando que no merezco otro nombre.

Primer Largo.

Segundo Largo.


Cuarto Largo antes del "jardín" de 100 metros.

Un saludo desde el Quinto Largo Semiequipado.

Listos para el descenso.

Torreones de Caliza que maravillan.

Primulas en la Canal del Azor y de la Paloma.

El Gran Azor y la Paloma de Egino. El descenso se realiza por la canal de la izquierda.
Egino, un paraíso de la escalada-montañera.
(http://todalavidaescalando.blogspot.com.es/)



martes, 18 de marzo de 2014

Puntal de Secús 2514m

Puntal de Secús (2514m) y Puntal Norte de Secús (2442m).

El sábado pasado me quedé alucinado de la de gente haciendo esquí de travesía que había en Lizara. El parking del refugio guardado se llenó de coches y había que aparcar a un lado de la carretera en los últimos cientos de metros de la vía. Hacer travesía está de moda. Para que veáis cómo han cambiado las cosas, hace una década y media lo practicaba menos gente y algunos montañeros clásicos llamaban a los freeriders "palilleros". Algún invierno de éstos me voy a pasar al mundo de los esquís, aunque lo veo bien caro... Al menos, mientras se pille la nieve transformada de la mañana algo durita, siempre se podrá hacer algo bien rápido sobre botas si tienes caja, corazón y piernas... Si no las tienes, podrás auto-engañarte pensando que sin esquís no se sube a ningún lado, como hacen algunos.

           En pocas horas asciendo y desciendo del Puntal de Secús (2514m) absorto por el paisaje nevado y haciendo fotos a discreción. Hay buen paquete de nieve en la montaña, y es una gozada echar un vistazo a los Picos de Bernera y Bisaurín, observando a algunos montañeros en este último pico escalar su Cara Norte o su Arista Nor-Este. En el ascenso me desvío para conocer el Puntal Norte de Secús (2442m), una de las muchas cimas de la Sierra de Secús que se asoma a Aguastuertas, y con una arista de nieve merengue para mi disfrute. A continuación me entretengo remontando la inclinada pendiente norte del Puntal de Secús, también conocido como Peña del Mediodía. Hacia el Oeste el Pico de Ori y otros aparecen envueltos en una nubosidad misteriosa... Es época de desbroce en los pastizales de Aezkoa e Iparralde.

Punta del Bozo y Picos de Bernera desde Plana Mistresa.

El Puntal de Secús cada vez más cerca.

Cara norte de Fetás (2539m).

Estampa invernal del Bisaurín.

Dos esquiadores remontan la loma oriental del Puntal de Secús. Se puede ver a dos montañeros en la Antecima Este del Bisaurín y a otros dos en el collado entre esta antecima y la cima principal.

Gran porte triangular.

Pico Alto de la Portaza y Cúpula de Secús, ¡qué cimas más chulas!

Un descenso de 30 metros y un ascenso de 100 y llegaré a la cima del Puntal.

Como para no estar contento...

Orimendi y la calima producida por los desbroces a fuego del Piri más occidental para la regeneración de pastos.

El pico de Arlet.

Mágico Sesques, uno de mis montes favoritos.


viernes, 14 de marzo de 2014

La Peña de los Canteros.

La misteriosa cruz de la Peña de los Canteros con las tres fechas de sus primeras ascensiones.
La Peña de los Canteros es uno de los rincones más misteriosos de la geografía navarra. Cuenta la historia que vecinos, pastores, leñadores y carboneros de Etxauri oían el sonido de unos cencerros que provenía de la cima de la montaña, los días de viento, y así nació la idea en 1902 de coronar la Peña y resolver el enigma. Varios vecinos de Etxauri y Ciriza construyeron un andamio de tablones empotrado en la grieta entre la Aguja del Kiriako y la propia Peña de los Canteros, y se ayudaron de una escalera para escalar los últimos metros y así coronar la amplia cima. Y lo que encontraron entre los arboles, fue una cruz de la que colgaban dos cencerros y la fecha de 1728... (Hay que aclarar que ya circulaba en Etxauri la leyenda de que unos canteros habían escalado la roca, de ahí su nombre). Aquellos que ascendieron en 1902 bajaron la cruz al pueblo y le añadieron la nueva fecha para volver a subirla. En 1947 se produjo la primera escalada a la peña con técnicas de escalada "moderna", y de nuevo se bajó al pueblo para añadir esta tercera fecha.

         Peñas de Etxauri son un lugar alucinante, al misterio de la Peña de los Canteros se le une otros como el origen del Santuario de la Edad de Bronce del Balcón, ¿Un lugar donde dejar a los muertos para ser comidos por los buitres? ¿Un santuario para hacer ritos de fecundidad? Además, el Callejón de las Trampas es uno de los txokos más sorprendentes de Navarra, con vistas frondosas y verticales y una hiedra, en parte muerta, en la cara norte de la Peña de los Canteros y que podría ser uno de nuestros 47 Monumentos Naturales de la Comunidad tranquilamente. Echándole imaginación; ¿los ascensionistas de 1728 se habrían ayudado de esta hiedra?

          Mientras atravesamos el Cañón de las Trampas Aika exclama algo así como que "vaya paisaje más jurásico", y tiene toda la razón, Peñas de Etxauri son una selva de la que afloran un montón de paredes y totems de diferentes colores. Súper-bonito. De pronto un pajarillo llama la atención de Aika y me lo señala, ¡es un treparriscos! ¡Qué elegante se mueve por la pared boca arriba y boca abajo! En poco rato atravesamos el puentecito sobre la Grieta del Balcón, salvamos la trepada de la sirga y nos plantamos en la terraza debajo de la Peña de los Canteros. La vía normal a esta cumbre se realiza por la chimenea que la separa del Kiriako. El primer largo abro yo, que para algo es facilito y está equipado con cuatro químicos (del año 2010). A continuación aseguro a Aika desde la famosa Horquilla, que se merienda el largo como si nada, y abre el segundo de quinto grado en plan titan y sin un gesto de flaqueza, y eso que es un quinto bastante duro y con mucho ambiente. Después me arrastro de segundo por esa grieta con tanto patio, con la mochila estorbándome a cada resalte y haciendo el gusano vilmente. ¡Qué flojo de coco estoy! "Ténsame, ténsame".

             En la cima nos recibe un bosquete de narcisos, y tras atravesar la plataforma de carrascas que hace de cima, nos asomamos a tocar y ver a un palmo de nuestras narices la misteriosa cruz de los Canteros. Desde Etxauri pueblo se puede ver esta cima y la cima del Sarbil (1138m) en perfecta línea...¡Qué sitio más guapo! Para bajarnos de este altar de Etxauri hacemos un único rápel de 35 metros hasta la base de la chimenea por la que subimos, y descendemos hasta la carretera por la base del Huso, mientras se va haciendo de noche. Eskerrik asko Aika.

Peñas de Etxauri, a la derecha del cabezón se pueden apreciar las cimas del Kiriako y de la Peña de los Canteros.

Largo de Vº grado sobre la horquilla.

Habitantes de la Peña de los Canteros.

Atardece y posamos sobre el Callejón de las Trampas.

Aika y sus nervios de acero...

Llega la Primavera y los narcisos brotan del suelo de estos roquedos.

Rápel de 35 metros para bajar de la Peña.

miércoles, 12 de marzo de 2014

Zuzenien Igoera Bertikala, Directo y Vertical.

Edición 2014. (Fotografías de Lagunonak.com)
Euskadi es una potencia mundial en esto de correr por el monte, no vamos a descubrirlo ahora, muchos de sus corredores ocupan las primeras plazas del ranking mundial, y echar un vistazo a las listas de la International Skyrunning Federation puede provocarte un mareo tan grande, como si subieras al Xoxote desde Azpeitia en menos de 50 minutos... Y sino, mirar un ejemplo:

              Skyrace (carreras hasta Maratón): Ionut Zinca nº2, Aritz Egea nº10, Jokin Lizeaga nº12, Hassan Ait Chaou nº34, Imanol Goñi nº36, Iban Letamendi nº65, Maite Mayora nº6, Uxue Fraile nº8, Leire Agirrezabala nº18, Nerea Amilibia nº19, Aitziber Ibarbia nº20, Oihana Kortazar nº30...

              Asimismo, si unimos a la tropa de Euskadi otros corredores de la Península y sur de Francia, la lista de vecinos o convecinos que poseemos en el top mundial es escalofriante (kilian, Luis Alberto, Alfredo Gil, Tofol, Pinsach, Nuria Picas, Nuria Dominguez, Miguel Heras, Nerea Martínez, Emma Roca, Didier Zago, Augusti Roc, Laura Orgué, Vanesa Ortega...) por no hablar de otras joyas del trail que no aparecen en estas listas al no haber participado en eventos de relevancia internacional, pero que rendirían de buenísima manera si lo hicieran. Así pues, decir "crono en plan bestia" y Euskadi en la misma frase, es sinónimo de "agárrate los machos y prepara la cámara que pasan como sputniks". Y eso es lo que ocurre en la Zuzenien Igoera Bertikala de Azpeitia desde 2009, que una vez al año varias docenas de tipos y tipas esprintan 800 metros de desnivel con resultados de gran calidad. Y después de participar en ella intuyo porqué no mucha gente se apunta a la misma, ¿será por la dureza de ir en plan crono en una cuesta tan bestia? ¿Será porque hay que competir con tanta gente buena que hay en Euskadi? Porque hacer un buen puesto en relación al número de participantes en la prueba de Azpeitia es muy, pero que muy jodido...

Iñigo Lariz 2013.

Ionut Zinca 2013

Mi relación con la Zuzenien Igoera comenzó casi de casualidad la semana pasada. Vi que podía compaginar mi participación en la prueba gipuzkoana con una visita a mi abuela que vive en Orereta, y así comenzó todo. "Voy, participo, bajo cagando leches en plan autista, osea ni ver a los buenos ni nada, y me voy a casa de mi amatxi a pasar un rato con ella y mi tío". Y así lo hice. Además, qué mejor manera de estrenar mi patata tras mi primera prueba de esfuerzo de siempre hecha el viernes, en el Club Coronario de Pamplona por unos modestos 45 euros y rodeado de jubilados haciendo aerobic. Por cierto, en esta prueba de esfuerzo, fui capaz de mover 320 vatios a 172 pulsaciones en una bici casi-desmontable antes de decir que ya estaba bien por hoy (madre, qué pulsaciones tan bajas, o estoy con fatiga, que ni de coña, o es que soy un vago de puta madre). Resultado de la prueba: Tienes la Patata a prueba de bombas y a Kilómetros Vertikales. Corazón muy grande y Capacidad funcional Muy Buena. Osea que funciono bien, ya me quedo más tranquilo.

              El Domingo me presenté en Azpeitia sin conocer todavía mi hora de salida porque había acordado con la organización apuntarme la misma mañana antes de las nueve, "no te preocupes, guardamos algunas plazas en blanco en el horario de salida y te adjudicamos una y ya está". La hora, mi hora de empezar a sufrir; las 10:02 y 30 segundos. De 9 a 9:30 tumbing in the car, de 9:30 a 10 estiramientos suaves y trote, y a las 10 y 1 minuto entrada en la jaula de salida. Delante mío veo salir al primer y segundo corredor mientras suenan en el cielo los dos cohetes lanzados por la organización. Del tercer y cuarto corredor en orden de salida no se sabe nada, lo mismo tienen otros quehaceres, que lo mismo se han quedado sopa tras una noche de jarana o les ha entrado el miedo escénico, como el que me entra a mí en cuanto observo la pared que tengo delante. La imagen de  Ignacio de Loiola resalta blanca, 800 metros por encima y asomada a una ladera infinita. Solo me quedan 2,8 kilómetros para llegar a Meta..."Bost, Lau, Hiru, Bi, Bat eta Aurreraaa".

Recta de Meta 2012.

Luis Alberto Hernando 2012.

Nerea Amilibia 2011.

Primera Edición en 2009.
El primer tramo es medio corrible debajo de una orla de pinos que no me paro a mirar de qué son, pero que seguro son de Monterrey, una especie alóctona traída de Norteamérica hace ya muchas décadas y que al poseer un crecimiento rapidísimo se trajeron para plantar, criar en 25-35 años, y comercializar. Dos corredores me adelantan en este tramo a imagen y semejante del crecimiento del Pinus radiata, es decir, a toda leche. ¡Cómo van los tíos! Intento seguir a uno de ellos y mi chivato del aceite empieza a parpadear mientras atravesamos un tramo de "repecho-descanso corrible-repecho" antes de cruzar una zona de público en el rellano anterior al infierno. A la salida del bosque, un resalte equipado con una cuerda sirve de puerta a la rampa infinita de hierba y piedra caliza que tan bien define a esta carrera. Aquí, un tercer corredor  de camiseta verde me adelanta pero al menos le cuesta hacerme hueco, "joder, cuánta peña me adelanta, soy un desastre, tengo seis kilos más que en otoño, ya te vale ¿ya bajaré de 40´?" Poco a poco voy sintiéndome mejor y el chico de verde no se me aleja mucho y otro de camiseta negra, que se acerca desde atrás, va haciéndome la goma. El hombre de la camiseta negra lleva la cabeza rapada y puedo oír su respiración alocada, más adelante, en un resalte de roca caliza me adelanta. Un señor del público nos grita "Venga chavales que queda poco", y a mí me extraña mucho, se me está pasando volando el esfuerzo y voy a más. Antes de una aldapa repleta de público le pregunto a un mendizale si es la Meta, y me dice que no, pero que está enseguida, y tiene razón el hombre. ¡Cuánta gente animando, qué guay! En la trepada de Meta esprinto y me desdoblo del corredor de negro antes de pasar el chip de muñeca. 37´04´´ para 800 positivos, bieeeen. ¡Cuánta máquina hay en Euskadi! Subir a ritmo de 46-47 los mil positivos no es garantía de nada aquí y te adelantará hasta el apuntador... Élite y populacho corriendo por los mismo senderos, experiencia guapa. El hombre de negro, el de la cabeza pelada, me coge del cuello por detrás y sonríe mientras intenta coger aire tras llegar a Meta. "Hace dos años hice 36 minutos y poco (lo lleva escrito a boli en el antebrazo), y este año he hecho medio minuto más, me estoy haciendo viejo." Menudo duelo hemos tenido, jaja.

           En lo referente a los pros, vencerá el súper-especialista Didier Zago con un tiempo de poco más de 28´, seguido de Aritz Egea y el navarro Mikel Beunza. En chicas Vanesa Ortega ganará con 34´y medio y la acompañarán en el podio Oihana Azkorbebeitia y Nerea Amilibia.

-Distancia: 2,8km. Desnivel:804m+. Tiempo 37´03´´. Puesto 62/113.

Fotos de Alaitz Ruiz.

Foto Juan Carlos el Pozo.

lunes, 10 de marzo de 2014

Picos de Gradillere 2271m y 2256m

Purgas de nieve con la subida de las temperaturas.

El Circo de Aneou es uno de esos rincones facilitos para adentrarse en la nieve invernal pirenaica. La carretera del Portalet recorre su base y sirve de partida, a 1700 metros, para visitar las cimas de este bonito sector debajo del Midi. Aquí, para quien lleve esquís, el lugar ofrece interesantes travesías para acumular subidas y bajadas. Nosotros nos acercamos sobre raquetas y seguimos la clásica huella que asciende hacia el Pico de Canal Roya y Peña Blanca de Aneou, asombrados de ver a tanta gente. Debajo del estético Pene de la Glere salimos de la autopista y nos acercamos al plano debajo del Col de Bious, antes de ascender al mismo y decidir que hoy subiremos a los Pìcos de Gradillere.

         El pequeño macizo de Gradillere posee dos cimas bien diferenciadas, la oriental alcanzamos tras varios resaltes helados y una zona de nieve merengue. A la cima principal me acerco yo mientras Ainara descansa y observa mi avance. Después, en cuanto nos juntamos, comentamos alucinados el "overbooking" que hay en el Pico de la Canal Roya. <<Qué bien hemos hecho en venir a aquí, si casi hay que pedir vez para pisar su cima!!>> El regreso lo haremos por la otra autopista de Aneou; la huella del Col de l´lou.

Campana de Aneou (2214m) y Gralleras (2262m)

Familias de franceses que se acercan a Aneou para hacer un poco de raquetas.

Ainara y el Pene de la Glere (2308m)

¿Qué se cuece por ahí arriba?

El Palas, por pocos metros no es un tresmil...

Las dos puntas principales del Midi (2884m)

El Arriel se confunde con el Balaitous (3144m). A su derecha la Aguja Cadier y las Frondellas.

Cima Oriental de Gradillere (2256m)

Ainara atenta a mi regreso del Gradillere Occidental (2271m)

El Pico de Canal Roya y su gran afluencia en días como éste.

Kite Esquí, o Esquí con cometa.