jueves, 30 de enero de 2014

Las Cuevas de Amenasillo

"Amenasillo I" tiene alguna que otra formación pese a no tener más de 15 metros de desarrollo.
¿Qué hacer cuando no encontramos la entrada a una cueva a la que queremos visitar y recorrer? ¿Nos volvemos a casa con cara de tontos, o ponemos en práctica un Plan B por si acaso? A veces hay que recurrir a un plan alternativo porque como nos pasó la otra tarde en Sorogain, una cueva puede no aparecer en una coordenadas determinadas. ¿Estaría oculta por la  nieve? La cuestión es que buscábamos la Cueva de los Carlistas y manejábamos unas coordenadas que nos llevaron a un barranco cercano a la Casa de Sorogain, y allí no había rastro de ninguna cueva. Asier hizo un chiste y señaló a una madriguera de un mustélido en la base de un haya. Después buscamos durante una hora hasta aburrirnos y nada, sin rastro de la Cueva y sus 70 metros de desarrollo. ¿Sistema de Referencia del GPS mal puesto? ¿Coordenadas erróneas? Un dato curioso, comprobado después en casa; las coordenadas de nuestra fuente y las del Catálogo Espeleológico de Navarra no coinciden en la altitud, luego una de las dos es errónea, o puede que las dos...

         <<No importa Asier, tengo en el GPS el track de unas cuevas cerquita de Erro y la carretera, en una de ellas vivieron hace 8000 años los moradores más antiguos del Valle de Erro de los que se tenga constancia. No son gran cosa, pero servirá para dar un paseo mientras se hace de noche. No quiero volver a casa habiendo gastado unos pocos litros de gasoil sin haber hecho nada>> Y para unos tipos como nosotros que queremos galerías más largas para patear y arrastrarnos, este Plan B nos sabrá un poquito a poco, hay que pensar que la "Amenasillo I" tiene 15 metros y 8 metros de desnivel, y "Amenasillo II" 18 metros planos. Además están llenas de bichos y a mí no me gustan los bichos... Al menos visitaremos un importante yacimiento prehistórico horadado, en parte, por nuestros antepasados hace miles de años.

         
Hayedos nevados de Sorogain en nuestra infructuosa búsqueda de la Cueva de los Carlistas.

Destrepe sencillo en "Amenasillo I" equipado con un pitón para poner un pasamanos.

Exuberantes herbáceas a la entrada de "Amenasillo II".

18 metros de desarrollo y techo muy bajo.

Lugares poco recomendables para los aracnofóbicos.


Cuevas de Amenasillo en el Catálogo Espeleológico de Navarra, números 229 y 246.

Entre Erro y Linzoain.


domingo, 26 de enero de 2014

Cerro Guanaco 2010

Llegando a cima, y la borrasca encima.
A doce kilómetros de Ushuaia en dirección Oeste se encuentra el Parque Nacional "Tierra del Fuego",  69.000 hectáreas de ríos, bosques, lagos de origen glaciar y bahías marítimas, cerradas en su mayor parte a los visitantes bajo la figura de protección de "Reserva Estricta", salvo 2000 Has en su extremo meridional acondicionadas para el turismo y senderismo. Destaca en este parque la presencia de varias especies alóctonas como el conejo europeo, el castor americano, la trucha arcoiris o la rata almizclera y que han arrasado con otras autóctonas. Dentro de la zona habilitada para el visitante hay cuatro recorridos para hacer a pata de lo más interesantes. En 2010 me decidí por hacer el número 4 que lleva hasta la cima del Cerro Guanaco de 900 metros de altura, desde el Lago Roca, y al chófer de mi todoterreno colectivo le extrañó.

                <<Flaco, no sé qué se le perdió en el Cerro, pero le recomiendo que pasee tranquilamente por Bahía Ensenada y vea castores en el río Lapataia, es lo más lindo de acá>>

                 <<Vine a Patagonia para dar paseos y subir cimas. De los primeros ya he hecho bastantes. Hoy me toca cima.>>

                  Y en la fangosa ascensión al Cerro Guanaco sufrí las famosas cuatro estaciones que se pueden vivir en un día patagónico: Una salida otoñal a la orilla del precioso Lago Roca, una primera parte de la ascensión calurosa propia de verano, una llegada a la cima invernal y pasada por agua en compañía de unos israelís, y una apertura de claros y sol propia de Primavera para ver al fondo la ciudad de Ushuaia, antes de emprender el descenso.

Un Parque Nacional frío y húmedo, ideal para algunas especies de herbáceas, musgos y líquenes.

Cauquén hembra en Lago Roca.

Cauquén macho.

Lago Roca, frontera con Chile.

A pocos metros de la cima del Guanaco.

Un alto en la Bahía de Lapataia.

Ushuaia desde Playa Larga.



Cerro Guanaco.
(Imagen de trekearth.com)


jueves, 23 de enero de 2014

La Cueva de Benasa

La Cueva de Benasa o de los Moros, fue utilizada en la Edad de Bronce como cueva funeraria. De ella se extrajeron cientos de calaveras y cerámica. Algunas de estas calaveras están expuesta en un Museo de Toulouse.


-¿Por ese agujerillo hay que pasar?
-Echa un vistazo a ver...
-Si. Es por aquí, se ven pisadas y rastros de carburo.
-Habrá que escarbar en la tierra para que pasemos. Va a ser como un parto.
-Pau, lo que tengo miedo es que me quede atascado y se me salga el hombro, que lo tengo muy sensible desde aquel accidente de barranquismo. Además no he hecho deporte desde hace tiempo y he echado barriga y cara-patata.
-Es curioso, se trata de una cueva fácil a donde vienen las secciones infantiles de algunos grupos de espeleología. Los putos enanos se la tienen que gozar por estos agujerillos, pero si eres grueso...
-Menos mal que no somos gordos todavía.
-Me pareció leer en internet que alguno de 90 kilos, o casi tres cifras, no pasó por aquí, y media vuelta. Lo que está claro es que no son gateras, en ellas se puede gatear.
-¡Ya estoy casi en el otro lado Pau! ¡Engancha las mochilas a mi pie!


Foz de Benasa, Reserva Natural poco conocida.

Entrada a la cueva.

De regreso al exterior sufriremos un encontronazo con una manada de murciélagos revoloteando en la entrada de la cueva. La mayoría de los murciélagos descansan durante el día y cazan por la noche.

Experimentos de exposición fotográfica. ¿Los espíritus de esta cueva sepulcral? 

Parece que es por aquí.

A gusto.

Hay dos estrechamientos muy interesantes. 

Gourgs del final, a 450 metros de la entrada.

Más experimentos.

Sudados, llenos de arena y felices.

Vuelta al coche de noche.

Topo del Catálogo Espeleológico de Navarra.

domingo, 19 de enero de 2014

Las 7 Cumbres.

33,46km y 1785m+ para coronar las siete cimas de mis entrenos habituales en 4h19.´
Cerca de casa acostumbro a utilizar varias cimas de las cuencas de los ríos Ultzama y Arga para entrenar. Me pongo las zapas y en tres o cuatro minutos ya estoy en el monte. Así, los montes Oiana, Burutxeko y Ezkaba Txiki son los que más repito, a veces me escapo hasta el mítico Ezkaba, y en ocasiones alargo la carrera hacia los macizos de Lertxundi y Narval... Esta vez arranco de casa con una mochila a la espalda con combustible para unas horas y la intención de encadenar estas 7 cimas que tanto cariño les tengo. Y todo va fenomenal hasta que me encuentro a un betetero ascendiendo al Repetidor de Iroz que nada más verme me desafía con esta frase: "¡A que no me ganas!". Y el asunto pasa de fenomenal a súper-fenomenal, tras tres horas de trote. La puta vena competitiva. Nuestra carrera se mantiene igualada hasta que llegamos al llano de la mitad de la ascensión, donde coge ventaja y calculo cuántos segundos como mucho puedo perder si quiero que en el duro repecho antepenúltimo le coja y le levante las pegatinas... Cuando llego a su par nos entra un ataque de risa. "Estas hecho un animal", me dice. "Subir con ese hierro con ruedas también tiene su mérito", le contesto. Finalmente hay llegada neutralizada al Repetidor de Iroz y todos contentos. Después tomará dirección hacia Alzuza, y ya no le veré más. Por ahora no puedo bajar tan rápido como una mountain-bike por una pista de todo-uno. Al tiempo.

       Y tras las cimas de Lertxundi y San Miguel, me arrastraré por el monte Oiana gracias a un violento ataque de aires con metano. ¿Demasiadas uvas pasas y huesitos? ¿Habrá sido el agua no tratada de la fuente de Iroz? Ni idea, total que llegaré a casa cansado pero súper-contento. No todos los días se hacen 1785 positivos.

     
Barro subiendo a Ezkaba Txiki.

Iruña-Pamplona desde Burutxeko.

Panorámica desde la cresta occidental del monte Ezkaba.


En Zabaldika me cruzo con el Camino de Santiago.

Risas y diversión subiendo al Repetidor de Iroz.

El Arga a su paso por Huarte.

Ya queda poco, ¡última cima!

Entrenamiento de calidad.

jueves, 16 de enero de 2014

El "Túnel" de Arleze

La cueva de Arleze gana en amplitud conforme bajamos.
Existe en Urbasa una cueva enorme que se adentra en las entrañas de la tierra con la fuerza y la decisión de si se tratara una galería al centro mismo de la Tierra, y esa cueva es Arleze. Debajo de uno de los cortados orientales de la sierra, de unos 50 metros de altura, hallamos esta cueva que sorprende por su fuerza y sus dimensiones. Para llegar hasta ella la manera más rápida es acercarse desde el Puerto de Lizarraga o desde Bentaberri, y Asier y yo lo hacemos desde este último lugar. Tras 250 metros de desnivel recorriendo parte de la calzada romana de Urbasa y conociendo los restos de un antiguo dolmen, aterrizamos en la gigantesca dolina en la base del cortado, que da acceso a esta oquedad natural.

        El inicio una vez dentro, es espectacular. El suelo tiene mucha pendiente y el techo se aleja algunos metros de nuestras cabezas, hasta llegar a una intersección (100 de profundidad desde la entrada). La galería de la derecha se estrecha hasta llegar a una salita donde hay una estalagmita que marca el final de la misma, y la galería de la izquierda nos lleva a un resalte que hay que destrepar con ayuda de una cuerda fija, y llegar así al rincón más espectacular de la Cueva, donde hay infinidad de gourgs... y coladas, y banderas, y estalactitas... Y yo sin batería en la cámara... Asier, lo siento.

Urbasa y sus hayas, musgos y oquedades...
Dolina de acceso a la cueva. Asier preparando su equipo.

Por aquí se pueden despeñar tres o cuatro camiones a la vez.

Asier se la goza.

103 metros de profundidad y 360 metros de longitud.


lunes, 13 de enero de 2014

Ushuaia y Cerro Roy 2010


Ushuaia, la ciudad más austral del planeta. En verano tiene mínimas por debajo de 0º, y unas 17-18 horas de luz.
Bajar a Tierra del Fuego por carretera es una experiencia increíble, en Río Gállegos la compañía de omnibus hace cambio de autobús antes de cruzar la frontera con Chile. A continuación hay que cruzar el Estrecho de Magallanes sobre un ferry, mientras las toninas saltan a la par del barco. Después Tierra del Fuego nos recibe con una inmensa llanura fría y desolada, antes de afrontar una nueva frontera entre Chile y Argentina y sus respectivas esperas y papeleo. Es un aburrimiento. Margarita viaja a mi lado y me cuenta que baja de Corrientes a Tolhuin para ver a su hermano, reconvertido a leñador de lengas. "No sé qué carajo se le perdió a mi hermano en estos sitios inhóspitos". El Paso Fronterizo de San Sebastián es otro ejemplo de lo inhóspito del lugar. Desde la ventanilla del autobús podemos ver esa franja de tierra de nadie entre Chile y Argentina llena de casas y barracones vacíos, testigos del conflicto entre estos dos países en los años setenta, por el dominio del "fin del mundo".

           A partir de Tolhuin todo cambia. El Lago Fagnano es uno de los lugares que más me han impresionado en toda mi vida, y las montañas de Tierra del Fuego aparecen esbeltas y nevadas. Y Ushuaia nos recibe de noche. A la mañana siguiente me pongo las botas, cojo la mochila y me subo al Cerro Roy súper-emocionado. Son 1200 metros positivos que salvo sin darme cuenta maravillado por los bosques de lengas, la nieve en forma de neveros, y el agua del Canal Beagle. La parte final del pico obliga a hacer alguna trepada y en la cima la vista hacia el norte asusta un poquito, ¡qué lugares tan salvajes! A la bajada, en vez de destrepar la cresta oeste, bajo por una canal llena de grava que obviamente no conozco y que me deja en el vallecito de regreso al norte.

           Ushuaia es una ciudad muy cara donde la gente vive la mitad del año encerrada en casa por el mal tiempo. Muchos vinieron a trabajar en busca de una nueva vida, y se encontraron con un desembolso enorme en calefacción y esas cosas. Desde aquí parten los famosos cruceros que bajan a la Antártida por el módico precio de 3000 euros... Por otro lado si te gusta la soledad, la tranquilidad y el espacio físico salvaje, este es tu sitio. Recomendable hacer la visita al Viejo Centro Penitenciario, y conocer la historia de los indios yamanas, los antigüos pobladores.

         
Monte Olivia y CerroCinco Hermanos.


Ushuaia y el Canal Beagle.

La lenga es un árbol semejante en porte y hoja al haya.

Cima del Cerro Roy (1229m)


Un placer subir montañas por Tierra del Fuego.


Montañas sobre Ushuaia.


Más de 3000 kilómetros de autobús desde Buenos Aires...


Margarita (origen holandés) viaja desde Corrientes, al norte del país, hasta Tolhuin en Tierra del Fuego para visitar a su hermano leñador.

Estrecho Magallanes desde el ferry que lo cruza.