lunes, 20 de octubre de 2014

Cueva de Lezestali y Hórreo de Lusarreta

Pista forestal entre el Camping Urrobi y Lusarreta.
"En ocasiones no subo montañas", a veces la gracia de caminar por el monte está en no subir a un lugar prominente y zambullirse en ese lugar misterioso que son nuestros bosques, donde no hay una visión dominante y la sensación de estar aparatado de todo es grande. Entre los valles de Arce y Erro se desparrama esa cuerda apartada y silenciosa que es la Sierra de Labia, un lugar ideal para perderse por un bosque de Navarra. En su estribación septentrional la sierra se eleva formando varias cumbres como las de Berregu (1097m), Larreburu (1067m) o Bordagaina (1023m), y entre estas alturas hay pequeños tesoros para nuestros sentidos como son la Cueva de Lezestali o el Hórreo de Lusarreta.

           La Cueva de Lezestali es una oquedad de 25 metros de profundidad situada en el Alto del mismo nombre entre las cimas de Bordagaina y Larreburu. Para llegar a ella las dos opciones más cómodas son desde el pueblo de Lusarreta en Arce o desde el Camping Urrobi al norte, en ambos casos con ayuda de la pista que comunica los dos lugares (7,5km), y que fue antiguo paso entre Erro y Roncesvalles hasta el siglo XIX... Gudi y yo hicimos a pie la otra mañana esta pista forestal que une el Camping de Urrobi con el pueblo de Lusarreta y disfrutamos como enanos del otoño en el bosque. A 4,5 km del Camping hay una cruz de piedra, la Cruz de Nicolás, en un cruce de pistas que sirve como referencia para torcer en ese momento al oeste y remontar el vallecito que nos llevará con ayuda de algunas cintas rojas hasta la cueva, muy cerquita del alto a 987m. De nuevo, si nos adentramos en ella, nos hallaremos en el interior de una de esas cuevas facilitas y fresquitas de nuestro Pirineo, rincones con infinidad de leyendas y mitos, como el de los Gentiles, seres gigantes y dotados de gran fuerza, autores de los dólmenes, menhires y cromlets de nuestros montes, que desaparecieron de nuestra tierra con la llegada de Cristo, ¿es cierto que se escondieron en las entrañas de la Tierra? 

             La pista forestal del Camping Urrobi continúa desde la Cruz de Nicolás hasta la carretera del pueblo de Lusarreta, la cual seguimos hasta las casas del pueblo. En él me llaman la atención la parroquia de San Esteban, un edificio viejo y tomado por plantas trepadoras, y el Hórreo de Casa Gardorena. En Navarra encontramos 22 hórreos, de los cuales 15 se hallan en el Valle de Aezkoa. En 1993 se les dio protección en forma de Bien de Interés Cultural. Uno de los 7 hórreos restantes que hay en Navarra, es el de Lusarreta, un edificio algo diferente arquitectónicamente a los que encontramos en Aezkoa, pero con la misma finalidad; proteger el grano de cereal y otras cosas de la humedad y los roedores. En él me llamarán la atención los arcos de su base y la "tornarrata" alargada y continua que rodea todo el edificio. De regreso al coche me encontraré con un antiguo compañero de Residencia estudiantil, y me dirá que él y su chica han sido aitas. En los pueblos del Piri parece que el tiempo no pasa, pero si lo hace, vasta con ver al hombre, que nace, se reproduce y muere mientras los bosques y las peñas de Arce permanecen impasibles...


Nuevos senderos balizados en Aurizberri-Espinal.

Gudi.

Cruce a Mezquiritz.

Cruz en el desvío a la cueva.

A Gudi le gusta el chocolate.

Cueva de Lezestali.

Porche de tamaño mediano.

Estalagmitas.

25 metros de profundidad.

Alegría subterránea...

Gudi me espera afuera....

Una coprinus en avanzado estado de descomposición.

Frutos de la Nueza Negra.

Contraluces otoñales.

Campos de Lusarreta.

...

Hórreo de Lusarreta.

Iglesia y huertas de Lusarreta.

...

Parroquia de San Esteban.
Carderas.


1 comentario:

  1. Cuántos montes por recorrer, y algunos absolutamente desconocidos a cuyo lado pasamos cuando nos dirigimos a los más altos y famosos. Pero no más bonitos...

    ResponderEliminar