miércoles, 23 de julio de 2014

Montserrat, el Reino de los Pênes.

Cavall Bernat  y la Paret dels Diables.
Ya sé que suena bruto, ya sé que algunos somos muy brutos, pero lo cierto es que a veces algunos nos referimos a aquellas agujas en la montaña que carecen de cima afilada, con la grosera denominación de "penes" (miembro viril masculino), para hacernos los rústicos y graciosos, sin embargo bien es cierto que en el Pirineo Francés hay nombres de montañas abruptas y rocosas con el nombre de "Pêne", y yo pensaba, ¿significará peña? Porque ejemplos los hay a patadas, como el Pêne d´Udapet del valle de Aspe, Pêne Blanque de Troumouse, o el afilado y famoso Pêne Sarriere sobre la estación de esquí de Gourette, y si buscas en un diccionario de francés-español te dirá que significa pestillo, o tornillo (este me gusta más). Es decir que el Tornillo de Riglos, si estuviera en Francia sería un "Pêne" como una catedral. Y si el tema principal de este Post son los Pênes no hay lugar más increíble en la Península Ibérica, que el Macizo de Montserrat.

       Conozco Montserrat porque tengo familia en Barcelona, y ya sé lo que es trepar por la Ferrata Teresina o caminar desde el Santuario hasta Sant Jeroni, y estos días pasados decidí enseñar este macro templo de "Pênes" a Ainara, que no lo conocía, ascendiendo a Miranda de Santa Magdalena (1132m), desde el Famoso Santuario. Esta montaña, como su nombre en catalán indica, es un Mirador de primer orden, fácil de hollar por el senderito que serpentea entre los "Pênes" de esta parte de Montserrat, llamados Gorros o Gorras. El más espectacular de ellos y que tiene una cruz en su cima es el Gorro Frigi (1152m), ¿el nombre tiene que ver con la caperuza que se cubren los pitufos y que supuestamente es de origen turco?

         La ascensión que realizamos es una de las más clásicas del macizo y muchos turistas aprovechan el Funicular de Sant Joan para acercarse hasta casi la base y solo remontar 160 metros de desnivel, ¡pero qué 160 metros! Nosotros ascendemos a pie desde el Monasterio, subiendo por el Camí de San Miquel y pasando por la ya dicha estación  del funicular en Pla de les Tarántules. El lugar está repleto de ermitas, y no es de extrañar, Montserrat desde la llanura catalana parece un olimpo de los dioses, así que además de "Pênes" hay un montón de templos religiosos. Nosotros pasaremos por la puerta de cinco de ellas entre la subida y la bajada. También nos cruzaremos con infinidad de turistas en sandalias medio trepando por las vertiginosas escaleras de Sant Joan o en el tramito final, abundando los de origen ruso (charlaremos con una familia de Siberia torrada al sol). Desde la cima nos deleitaremos con una de esas panorámicas para el recuerdo. ¡Cuantos "Penes" con nombre de Gorro sobre el Santuario! Y al otro lado del valle destacan otros con nombres como el Elefante, la Momia o la Preñada. Al fondo destaca el punto elevado del macizo, que es Sant Jeroni (1237m), y sabemos que a su derecha debe encontrarse el Cavall Bernat, el súper-pêne más famoso de este lugar con nombre de caballo del medievo...

          "Ainara fíjate en las curiosas torres que hay en el Montserrat Occidental, sobre el Collado de Can Maçana. Fíjate qué forma fálica tienen... ¡Si parecen capullos!", "Hay chico, no seas cochino!!"

3 horas de marcha tranquila y 500m+

Monasterio de Montserrat desde el Valle.

Monasterio de Montserrat, un lugar turístico.

La Prenyada, el Elefenat y la Momia.

Escalada en la Gorra Marinera.

Escaleras de Jacob.

Hacia Santa Magdalena.

Senderos empinados y senderistas en sandalias.

Entre cortados de Montserrat.

Ermita de Santa Magdalena.

En la base de la Magdalena inferior.

La Momia, en su cima uno ha de sentirse el Rey del Mundo.

La Prenyada.

Monasterio desde las alturas.

Escaladores sobre Miranda Xica.

Runners por la vía normal a la Gorra Frígia.

Cima de la Miranda de Santa Magdalena.

Escaleras de descenso entre Gorra Marinera y Magdalena inferior.

Atropa Belladona.

Monasterio de Montserrat.

La casa de la patrona de Cataluña.

¿Y tú qué miras?


No hay comentarios:

Publicar un comentario