domingo, 6 de julio de 2014

Escurridizos Batanes

Collado de Pondiellos.
Gratos recuerdos.

Si a uno lo que le gustan son los ibones, existe una región relativamente cercana a Pamplona, en el Pirineo Oscense, llamada Panticosa, que es una delicia repleta de masas de agua dulce de montaña. Ideal si de pequeño le dijiste a la maestra de tu colegio que de mayor querías ser contador de lagos... Nosotros nos internamos en este macizo con idea de ascender a Xuans (2831m) y a Batanes Occidental (2878m) desde el nuevo Refugio de Bachimaña, y descender por los canchales de Labaza. Sin embargo a Ainara le da pánico la niebla, y como los Batanes juegan durante el día al "ahora me dejo ver, y ahora me escondo" pues no habrá manera de atacar sus cimas, aunque vayamos decidiendo sobre la jornada mientras levantamos la barbilla y oteamos el límite del horizonte impregnado de nubes grises y negras.

         En consecuencia, daremos una de esas circulares oteando ibones que tanto hacen incrementar la pasión por estos txokos, siempre mirando de reojo que la niebla y las nubes grises no bajen de esa cota de seguridad que marca Ainara. Así, ella conocerá los Embalses de Bachimaña, veremos de lejos el coqueto Ibón de Coanga, otearemos el Gran Ibón de Labaza desde la cima de Cerro Gascón (2519m), nos sacaremos unas fotos en los dos ibones de Serrato y haremos una bonita derivación hacia el Embalse de Brazato, para sumar metros de desnivel positivos entre turistas-montañeros. 

         De vuelta en el Balneario de Panticosa, otra vez más mi mente se llena de pensamientos negativos al ver en qué se ha convertido este lugar... En 1999 conocí un complejo urbanístico precioso declarado Conjunto de Interés Turístico Nacional. Por entonces, la clase elitista decidió cambiar la imagen y la funcionalidad del complejo y convertir, con la excusa de la Rehabilitación, un lugar de uso público y coqueto en un rincón para la Casta, ese grupo que forma un clase especial y que no quiere mezclarse con los demás... Así, se proyectaron hoteles de lujo y otras edificaciones elitistas bajo la denominación de Panticosa Resort, alguna diseñada por el arquitecto Moneo, y se vendió la idea de que en el futuro mucha gente acudiría a las instalaciones para ser asesorada mientras cenaba por el mismísimo cocinero Pedro Subijana, escuchar a Carla Bruni mientras tomara un bañito, estudiar inglés por 2500€/6 días, tomar 19 tipos de gintonic diferentes o tener un esplendoroso masaje con "happy end" por parte de putas y putos de lujo. Mientras duraron las obras se quiso que toda influencia montañera en este rincón del Pirineo quedase anulada, de hecho el refugio de la FAM "La Casa de Piedra" y su integridad urbanística estuvieron en serio peligro, y hubo montañeros apercibidos por los guardas de seguridad de las obras por comer un yogur mientras se cambiaba de calzado en un parking, o en mi caso por vivaquear junto al lago una noche de otoño (me dijeron: "...y dí a los tuyos que no los queremos aquí"). Uno de los hechos más vergonzosos de aquella época fue encontrar decenas de historiales médicos del antiguo Balneario tiradas entre los escombros de las obras. Tiempo después, en los años 2008 y 2009 se supo que la empresa constructora y futura gestora en el complejo, en colaboración con el Gobierno de Aragón, estaba en quiebra y el plan original se detuvo. ¿Gestores deficientes con mentes nubladas de ostentación, o gente muy espabilada?

         En la actualidad Panticosa Resort está gestionada por Beitreben Hospitality desde 2012, una empresa con sedes en Madrid y Málaga y con una estrategia de negocio diferente a su predecesora (según ellos la afluencia primaveral en 2014 ha sido un 150% mayor que la de 2013). Al menos ahora montañeros y no tan montañeros pueden convivir en el valle, porque de eso se trata, de convivencia y de que la región del Valle de Tena pueda vivir del turismo de todas las clases, es más, ¿sabéis qué lugar del complejo estaba lleno de consumidores mientras Ainara y un servidor cruzábamos las instalaciones? ¿Pues cuales van a ser? La Casa de Piedra y su terraza cervecera.. Lecciones de una crisis económica, educacional y de valores. 

         

Amanecer parcialmente nublado.

Cascadas en el Barranco de Caldarés junto a la GR11 que asciende a Bachimaña.

Cascadas a la derecha de la Cuesta del Fraile.

Granito y humedad pirenaica.

Arroyos de montaña.

El nuevo refugio de Bachimaña abierto en 2012.

Los Tresmiles continúan "vestidos de nubes"

Sumidero en el Bco de Labaza de la tubería sobre el Balneario de Panticosa.

Trepaditas camino de Cerro Gascón (2519m)

El Refugio de Bachimaña va quedando atrás.

Liquenes de alta montaña.

La Cuesta del Fraile desde las alturas.

Ibón de Coanga.

Quince montañeros desafiando a las nubes en el Garmo Negro.

Escurridizos Batanes.

Resaltes opcionales antes de Cerro Gascón.

Ibón de Labaza y sus icebergs veraniegos.

Arroyos al otro lado del valle.

Cima de Cerro Gascón (2519m)

Ibón de Serrato.

El Balneario en 2014.

La Casa de Piedra y materiales de construcción...


¿Azufre rocoso?
En la imagen hay dos sarrios minúsculos...

Si por la mañana conocemos un sumidero de la tubería que desciende al Balneario desde Bachimaña, por la tarde visitaremos la tubería que baja de Brazato.
Al parecer la variante de la GR11 que aparece en algunos mapas y que uniría Bachimaña con Brazato, iría sobre la terraza de estas tuberías atravesando un par de túneles. Esta variante finalmente no se acondicionó por problemas administrativos.

Embalse y Pico de Brazato.

Agua a raudales. 

La Facha (3005m)

Sempervivum montanun.

8 horas de deleite.

No hay comentarios:

Publicar un comentario