jueves, 24 de julio de 2014

Correr, trepar y arrastrarse por Montserrat


Les Agulles de Montserrat.

Hacer cualquier actividad en Montserrat conlleva "cierto peligro" para aquellos a los que nos gusta trepar y enredar un poquito. Uno se emociona internándose en el macizo con una idea o recorrido pre-establecido, y acaba trepando u hollando otra cima o el collado mas imprevisto, seducido por la señalización en los cruces. Si además llevas un mapa en la mochila y eres hiperactivo, estarás jodido, te lo digo yo.

         El otro día prometí hacer una cosita corta en Montserrat y volver a Barcelona para comer y casi se me alarga. Menos mal que fui en modo trail-running (por este tipo de terrenos Alpinrunning), que sino, no llego ni para merendar. La cuestión es que empecé en Coll de Can Maçana con trote cochinero, subí los 150 metros que me separaban de la primera atalaya del día, el Castell de la Guárdia (857m), y enfilé por la GR172 hasta la base de la famosa Roca Foradada. Y después, sin tener un recorrido a realizar en la cabeza, subí hasta el Coll de Port y allí, debajo de la sombra de las encinas, una provocación hacia la derecha en forma de señalización: "Travessa dels Frares Encantats. Atenció Ruta técnica, trams amb passos ferrats i cordes fixes". -No se hable más-, pensé, total, para ir a conocer el Refugi de Vincenç Barbé que más me da ir por esta súper-trave que por el más fácil Pass del Princep, además tiene pinta de ser más divertido. ¡Y jodó si es más divertido! Primero ascensión con un paso de grapas bastante vertical y una cadenita después para coronar un hombro, segundo, descenso por un barranco descompuesto equipado con cuerda varios pasitos, uno de ellos a través de un agujero... A continuación otra ascensión hasta la base de La Monja y el Lloro (pedazo frailes encantados), y un terreno sube-y-baja para descender desde estos hasta la Canal Ampla, un oasis de encinas donde ya podré volver a correr.

         Llegando al Refugi de Vincenç Barbé unas voces llaman mi atención, me giro y veo una cordada escalando un monolito. Miro el mapa que porto en la mochila y veo que el monolito se llama La Máquina de Tren, y eso es lo que me siento mientras corro por el sendero cómodo de este Refugio guardado a La Portella, la sagrada puerta a Montserrat desde el Oeste, porque después de gusanear y reptar por la Travessa de los Frares es como si circulara sobre raíles. En La Portella, debajo de ese pepinaco llamado Roca Gran de la Portella, decido hacer tiempo haciendo parte de la Travessa de les Agulles hasta la base de la Agulla del Cappdamunt, donde asciendo un resalte por una cuerda roja fija y corono un par de Agulles poco prominentes desde el norte (Gap Llerg y Els Merlets??). Finalmente decido no alargar más la actividad porque me he comprometido en ir a comer a Barcelona, y desciendo cual sarrio hasta el Collet de Guirió donde cierro el bucle del día, volviendo por la GR de hace dos horas y media hasta el parking de Can Maçana. 

         Una pena largarse de Montserrat, ¡qué lugar geológico más original! Volveremos, trepar-arrastrarse-gusanear-reptar o morir.

2h 45´de diversión.

Un nuevo vistazo en la aproximación en coche al Cavall Bernat.

El Monolito Rey de Montserrat.

...

Coll de Migdia, un paso entre Atalayas en el Sector Els Ecos.

Amarillos y Verdes de Montserrat.

"Umm...¿Travesía de los Frailes Encantados? Vamos para allá!!

Tramo vertical con Grapas sobre Coll de Port.
La Monja.

Media docena de pasos equipados con cuerdas fijas antes de aterrizar en Portell Estret.





Refugi Vincenç Barbé.

Cuerda y pasito largo en la Serra de la Portella.

Cima de Gap LLerg (982m)

Mirador sobre las Agulles...


Roca Foradada desde Coll Can de Maçana.
En Abril del año pasado el saltador de salto base Alexander Polli, atravesó a mil por hora esta apertura en la roca montserrasina 

Telarañas en la roca.



Agur Agulles!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario