martes, 1 de abril de 2014

Corredor de la Fourche 2004

El Corredor de la Fourche asciende a la horquilla entre los dos picos del Midi...
(Foto 2013)

Existe una línea de nieve preciosa incrustada en una de las montañas más famosas del Pirineo, y que llama la atención de mendizales y esquiadores de esta parte de la Cordillera en época invernal. La pendiente nevada de la base del Midi dÓssau (2884m) va ganando inclinación conforme se eleva hacia el zócalo de las paredes, hasta ramificarse en dos itinerarios espectaculares; el Circo de la Cara Sur y el Corredor de la Fourche. 

           Hace diez años cuatro chavales nos internamos en las inclinadas pendientes de la Fourche con las ganas lógicas de unos chicos que estaban descubriendo las grandes pendientes con dos piolets. La cuestión es que era el mes de Abril (a finales), y la nieve que debía cubrir el pasito de IV- había dejado al descubierto una rimaya que hacía complicada la progresión. Nosotros salvamos el obstáculo por las rocas de la derecha y después el amigo Kike abrió huella por la nieve para gritar un poco más arriba algo así como que había ambiente... Antes de la gran horquilla entre el Gran y Pequeño Pico la pendiente decrece, y en la misma brecha decidimos que el que se iba a dedicar a abrir el largo de cuarto grado hacia la cima del Petic Pic de 2807 iba a ser yo... mis compañeros Kike, Ion y Rada depositaron toda su confianza en mí no sé si por miedo o por ignorancia.   

           Al final la lié, no podía ser de otra manera, y en vez de trepar por la chimenea correcta me embarqué en un mundo de gradas descompuestas debajo de un extraplomo, protegiéndome con  mis primeras dos cuerdas dobles y cacharreando bagas y friends... Rada vino a mi rescate en cuanto me vi atascado, y en cuanto vio que la calidad de la roca era una mierda, me pidió que asegurara su destrepe desde mi posición. A continuación hice uno de esos rápeles que no recomiendo a nadie desde una baga movediza con todo el corredor de la Fourche bajo mis pies, y de allí nos volvimos para abajo, llegando helados y de noche al coche en Aneou. ¡¡Qué tiempos aquellos!!

Ambiente de Alta Montaña y el resalte-rimaya que se forma cuando no hay mucha nieve.

Inclinación disfrutona.

Embarcada sobre la Brecha de la Fourche...

No hay comentarios:

Publicar un comentario