lunes, 3 de febrero de 2014

Una Mirada al Pirineo. Begirada bat Pirineora.

Robledales nevados debajo de los roquedos.
En Diciembre tuve la suerte de exponer varias de mis fotografías montañeras en el Errota de Garralda en un sencillo power-point, con música tranqui y texto intercalado, por petición de los chicos/as de este bar a punto de cambiar de dueños (Mila esker otra vez). Aquella proyección la vio Alex Arregi, deportista y artista profesional para los amigos, y me dijo "me ha gustado mucho, hablamos y la expones en Orbaizeta dentro de poco". Y dicho y hecho. Además Alex sabe un montón de proyectores, cables hdmi y  todo ese rollo, y demostró ser un gran conocedor de pantallas semi-rotas, así que acercarse a la sede de Orbaizeta Kultur Ekimena era garantía de seguridad y de lunch post-proyek regado de vino y tortillas. (Lo que no sabía de Alex era que fue parte importante del proyecto poético-musical de Katamalo hace seis años, y que en la actualidad trabajara en un nuevo proyecto de rock-underground-y-tecno-al-estilo-chemical-prodigy-ydemás. Lo que sí sabía de él, era su faceta ciclista y bizcaina...)

              Bueno al lío. Resulta que "Una Mirada al Pirineo. Begirada bat Pirineora" se proyectó el sábado en Orbaizeta mientras afuera la nieve lo cubría todo. Luego hubo ronda de preguntas, a las que contesté con profesionalidad y templanza (jaja, ni de coña), y continuamos con la charla entre tortillas y los potes del bar Pardix. No hubo ni una sola pregunta sobre el mensaje ecologista y crítico con las grandes obras públicas deficitarias en el medio natural que había al final de la Proyección, a lo que alguien me contestó; "aquí somos todos del mismo palo, estamos en contra de las obras faraónicas que se cargan el monte y encima nos dejan a deber a todo Dios". Asunto zanjado. Otro de los mensajes era resaltar el espectacular patrimonio natural que poseemos, y el Domingo Ainara y yo dimos una vuelta por los roquedos que dominan Orbara y Orbaizeta sobre un buen pakete de nieve para confirmarnos en nuestra ideología. En Pamplona tienen y tenemos parques como el de la Taconera, el del Mundo, o el Paseo del Arga, y en Orbara y Orbaizeta tenemos parques como Irati, Abodi o Aitza. Atravesar el macizo kárstico de Aitza, que es una versión de Urbasa pero en pequeñito, es una experiencia muy elegante, allí arriba solo hay ciervos, cabras de Aria, ganado de Basaburua, y a veces algunos cazadores. Así que la tranquilidad está asegurada. Un placer abrirse paso por la GR11, patear por la llanada de Borda Pedroarena, asomarse al Sumidero de Aizartea y ver como la tierra se traga el agua que escupirá en Urziloa, y otear las vistas nevadas desde Urdamieta y Arburua.

               Eskerrik Asko Alex. Eskerrik Asko Orbaizeta Kultur Ekimenak.
     
Inicio blanco prometedor en Orbara.

Nieve en equilibrio.

Flores masculinas del avellano.

Peña de Aitza en algunos mapas y guías, Urdamieta para los de Orbara, y La Corona para los de Orbaizeta.

Gudi se agobia sobre el "paquete de nieve de Aitza"

Agotada momentáneamente. 

Dejamos atrás Borda Pedroarena.

Pérdida de Aizartea.

Gudi y su nuevo look ovejero.

Abrakoa (1189m)  queda al Oeste.

Cima de Urdamieta y Macizo de Berrendi (1354m) en segundo plano.

Orbaizeta desde las alturas.

Ainara otea el pueblo de su Aita.

El pueblo de Orbara en el s.XXI

El Sol derrite la nieve y cada vez queda menos en las laderas sur.

Urziloa.

Una peña súper-panorámica de 1055 metros de altura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario