lunes, 13 de enero de 2014

Ushuaia y Cerro Roy 2010


Ushuaia, la ciudad más austral del planeta. En verano tiene mínimas por debajo de 0º, y unas 17-18 horas de luz.
Bajar a Tierra del Fuego por carretera es una experiencia increíble, en Río Gállegos la compañía de omnibus hace cambio de autobús antes de cruzar la frontera con Chile. A continuación hay que cruzar el Estrecho de Magallanes sobre un ferry, mientras las toninas saltan a la par del barco. Después Tierra del Fuego nos recibe con una inmensa llanura fría y desolada, antes de afrontar una nueva frontera entre Chile y Argentina y sus respectivas esperas y papeleo. Es un aburrimiento. Margarita viaja a mi lado y me cuenta que baja de Corrientes a Tolhuin para ver a su hermano, reconvertido a leñador de lengas. "No sé qué carajo se le perdió a mi hermano en estos sitios inhóspitos". El Paso Fronterizo de San Sebastián es otro ejemplo de lo inhóspito del lugar. Desde la ventanilla del autobús podemos ver esa franja de tierra de nadie entre Chile y Argentina llena de casas y barracones vacíos, testigos del conflicto entre estos dos países en los años setenta, por el dominio del "fin del mundo".

           A partir de Tolhuin todo cambia. El Lago Fagnano es uno de los lugares que más me han impresionado en toda mi vida, y las montañas de Tierra del Fuego aparecen esbeltas y nevadas. Y Ushuaia nos recibe de noche. A la mañana siguiente me pongo las botas, cojo la mochila y me subo al Cerro Roy súper-emocionado. Son 1200 metros positivos que salvo sin darme cuenta maravillado por los bosques de lengas, la nieve en forma de neveros, y el agua del Canal Beagle. La parte final del pico obliga a hacer alguna trepada y en la cima la vista hacia el norte asusta un poquito, ¡qué lugares tan salvajes! A la bajada, en vez de destrepar la cresta oeste, bajo por una canal llena de grava que obviamente no conozco y que me deja en el vallecito de regreso al norte.

           Ushuaia es una ciudad muy cara donde la gente vive la mitad del año encerrada en casa por el mal tiempo. Muchos vinieron a trabajar en busca de una nueva vida, y se encontraron con un desembolso enorme en calefacción y esas cosas. Desde aquí parten los famosos cruceros que bajan a la Antártida por el módico precio de 3000 euros... Por otro lado si te gusta la soledad, la tranquilidad y el espacio físico salvaje, este es tu sitio. Recomendable hacer la visita al Viejo Centro Penitenciario, y conocer la historia de los indios yamanas, los antigüos pobladores.

         
Monte Olivia y CerroCinco Hermanos.


Ushuaia y el Canal Beagle.

La lenga es un árbol semejante en porte y hoja al haya.

Cima del Cerro Roy (1229m)


Un placer subir montañas por Tierra del Fuego.


Montañas sobre Ushuaia.


Más de 3000 kilómetros de autobús desde Buenos Aires...


Margarita (origen holandés) viaja desde Corrientes, al norte del país, hasta Tolhuin en Tierra del Fuego para visitar a su hermano leñador.

Estrecho Magallanes desde el ferry que lo cruza.



1 comentario:

  1. Estas hecho un titan, ya me contaras. Tengo pendiente la Patagonia, quizas este año?
    Aupa Pau.

    ResponderEliminar