jueves, 16 de enero de 2014

El "Túnel" de Arleze

La cueva de Arleze gana en amplitud conforme bajamos.
Existe en Urbasa una cueva enorme que se adentra en las entrañas de la tierra con la fuerza y la decisión de si se tratara una galería al centro mismo de la Tierra, y esa cueva es Arleze. Debajo de uno de los cortados orientales de la sierra, de unos 50 metros de altura, hallamos esta cueva que sorprende por su fuerza y sus dimensiones. Para llegar hasta ella la manera más rápida es acercarse desde el Puerto de Lizarraga o desde Bentaberri, y Asier y yo lo hacemos desde este último lugar. Tras 250 metros de desnivel recorriendo parte de la calzada romana de Urbasa y conociendo los restos de un antiguo dolmen, aterrizamos en la gigantesca dolina en la base del cortado, que da acceso a esta oquedad natural.

        El inicio una vez dentro, es espectacular. El suelo tiene mucha pendiente y el techo se aleja algunos metros de nuestras cabezas, hasta llegar a una intersección (100 de profundidad desde la entrada). La galería de la derecha se estrecha hasta llegar a una salita donde hay una estalagmita que marca el final de la misma, y la galería de la izquierda nos lleva a un resalte que hay que destrepar con ayuda de una cuerda fija, y llegar así al rincón más espectacular de la Cueva, donde hay infinidad de gourgs... y coladas, y banderas, y estalactitas... Y yo sin batería en la cámara... Asier, lo siento.

Urbasa y sus hayas, musgos y oquedades...
Dolina de acceso a la cueva. Asier preparando su equipo.

Por aquí se pueden despeñar tres o cuatro camiones a la vez.

Asier se la goza.

103 metros de profundidad y 360 metros de longitud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario