domingo, 24 de marzo de 2013

Lizardoia y el Cobro de Irati.

Hayas sin hojas en el invierno de Irati.
 La Selva de Irati es un lugar importante en la vida de sus vecinos, unos viven del turismo que se acerca al bosque, otros se acercan por su propio pie y se enamoran de sus lugares, muchos trabajaron aquí sacando madera, y algunos ponen a sus hijos el nombre de la selva o de alguno de sus términos. Los paisajes que se pueden ver en este hayedo-abetal de 17.000 hectáreas no tienen nada que envidiar a otros que pueden verse en lugares famosos y muy lejanos. Este manto enorme de abetos blancos y hayas de hasta 40 metros se distribuye en una basta extensión entre la Sierra de Abodi al sur, el Pico de Ori al Este, y los montes fronterizos al norte.

            Nosotros dejamos el vehículo en la Presa del Embalse de Irabia con idea de adentrarnos en los misteriosos rincones de Lizardoia. Ainara es novata en este macizo y yo quiero enseñarle algunos secretos alejados de pistas principales o senderos balizados. Lizardoia es el punto álgido del Monte La Cuestión, un macizo integramente bañado por los abetos y hayas de Irati, famoso por los muchos litigios entre Aezkoa, Salazar y el Estado. Actualmente pertenece a Salazar. Lizardoia es un cumbre apartada pero que hará nuestras delicias con su cima despejada al sur, con una panorámica espectacular, aunque hacia el norte el hayedo-abetal tape la visión sobre Okabe y Ahuntzbide. Para llegar hasta la misma, el acceso más cómodo transcurre desde el Puente del río Egurgio, junto a la muga 225, a través del camino ancho de la Regata de Kontrasario hasta un pequeño raso desde el cual remontar la vertiente oeste, bien por el sendero que primero se dirige al refugio destruido del collado norte, o bien por el sendero Directo.

             Ainara disfruta como una enana en la cima, la visión que tenemos sobre el Ori nevado y las cimas boscosas de Akerrería y Malgorras es alucinante. Un alto para coger aire, y descendemos bosque a través al collado sur con intención de volrver al Embalse de Irabia por otro sitio, en este caso por la cara sur del macizo. Disfrutamos un montón pisando nieve y guiándonos con el GPS, navegando por este bosque limpio que nada tiene que envidiar con otros del norte de Europa o América. En media hora larga ponemos los pies en la Casa Forestal, a la orilla del Embalse. Ya solo nos resta recorrer toda la orilla sur y llegar con pena al punto de inicio.
          
Crestas en mitad del bosque.

Nada que envidiar a ningún lugar del mundo.

Sonrisas en la nieve.
La entrada natural a Irati se efectúa desde el Valle de Aezkoa, aunque existen otras como las de Ochagavía, Iparralde o Pikatua.

           Desde el año 2010, viene cobrándose un ticket (en temporada alta) para el uso de las vías de acceso a Irati desde Ochagavia y Aezkoa por vehículos motorizados, en el caso de este último para el uso de la pista hormigonada que comunica Orbaizeta con el Embalse de Irabia, lo cual generó y continúa generando algunas protestas. Tengo que decir, que personalmente me parece de maravilla que los visitantes crean justo o no el hecho de cobrar este precio, de hecho a mi no me gusta que se cobre por todo, sin embargo no puedo estar de acuerdo con muchos de los argumentos en contra, porque la mayoría son falsedades provocadas por la ignorancia, o hechas de manera interesada. Y me gustaría, para terminar, aclarar algunas cosas:

            -El Precio público NO SE COBRA POR ENTRAR EN IRATI, se cobra por hacer uso de una pista forestal particular y sus respectivos parkings. Las pista forestales son para usos forestales, cinegéticos, agrícolas, piscícolas, ganaderos etc. El uso recreativo y personal puede estar sujeto a limitaciones o prohibiciones. (Ley foral 13/1990)

            -La Pista de acceso a Irati desde Aezkoa es PARTICULAR, y el propietario decide hacer con ella lo que las leyes le permitan. El Permiso Público que todos los usuarios de coche pagamos, lo hacemos para circular por la RED PÚBLICA, no por pistas forestales.

             -Una obra civil construida con subvenciones públicas no implica que todo el mundo puede hacer uso de la misma de manera gratuita. Lo mismo ocurre con cualquier ayuda pública. Un ejemplo; uno se compra un coche gracias a la ayuda económica de un Plan Renove y por eso ese coche no pasa a ser utilizado por todos al estar subvencionada su compra.

              -ES TOTALMENTE FALSO que en el resto de Navarra todas las pistas forestales estén abiertas al público gratuitamente. Personalmente no conozco ninguna región de la Comunidad que no posea alguna pista cerrada con la señalización "Prohibido el acceso a Vehículos No Autorizados". Tampoco conozco otras Comunidades Autónomas que mantengan todas sus pistas abiertas, y lo mismo puedo decir de las regiones del mundo a donde he viajado.

Irati no es un bosque virgen como creen algunos, sus 17.000 Has están ordenadas en parcelas. Según la imagen estamos en el Subtramo "a", del Tramo "1", del Cuartel "B".


Un hoyo para cada haya.

Irabia mágico.

¿Los restos de un Tiranosaurus Rex? No, de una cierva.

El Narciso brota en cuanto la nieve se retira a la llegada de la Primavera.
La Reserva Integral de Lizardoia (una de las tres que posee Navarra) se distribuye en la ladera norte del macizo en una superficie de 64 Ha.

             

jueves, 21 de marzo de 2013

Circular a los Mallos de Riglos

Mirador de Ventuso. El Fire parece chiquitito desde aquí.
Los Mallos de Riglos son famosos en el mundo entero por la escalada, los míticos Rabadá y Navarro, los saltos base en la Visera, los solos de Alex Huber y Carlos García, los alejes entre chapas, el conglomerado riglero y un montón de cosas más. Gran infinidad de escaladores de todo Aragón y de toda España vienen a esta meca del mundo de la escalada para subir como lagartijas por sus paredes repletas de panzas y pasos súper-verticales, sin embargo pocos sabrán que en todo este macizo entre el Embalse de la Peña, Ayerbe y el propio pueblo de Riglos hay un estupendo entramado de senderos señalizados entre peñas y miradores vertiginosos, que resultan ser una maravilla para senderistas y korrikalaris. Cuando el mal tiempo se instala en el Alto Pirineo esta zona es muy recomendable, y si las nubes lo permiten, la visión desde los lugares más elevados sobre la Cordillera nos dejará con la boca abierta.

             Son las once de la mañana cuando arranco del Embalse de la Peña montado sobre mis zapatillas de correr por el monte ,con ganas de trotar pero también de hacer muchos altos para contemplar el paisaje. Me apetece ir de tranqui, el lugar lo merece. La PR-HU 98 nos puede servir de referencia aunque luego podamos escoger otras alternativas. Este recorrido balizado con marcas blancas y amarillas une este Embalse con el pueblo de Riglos y después regresa por el monte. Los primeros metros transcurren por una pista a la par de las vías del tren (línea Canfranc-Zaragoza), y tras el estrechamiento de la Presa del Embalse, la pista da paso a un sendero muy bonito que cruza en tres ocasiones las vías. Este primer tramo con vistas a Peña Rueba y a la chavalería que desciende el río Gállego en piragua o rafting, es un sube y baja constante ,y me sorprenderé al llegar a Riglos y comprobar en el GPS que llevo casi 400 metros de desnivel positivo cuando esperaba un llaneo por el valle. El primer Mallo que sale al paso es el Mallo Fire y sus airosas cinco puntas.

Abundancia de PRs, GRs y senderos locales.

La vía del tren en la orilla del Embalse de la Peña.

Paredón calcáreo sobre la Presa del Embalse de la Peña.

Peña Rueba, lugar de ferratas (2) y escalada equipada de varios largos en su cara sur.

Río Gállego, un lugar ideal para los deportes acuáticos de aventura.
Los Mallos de Riglos son increíbles; el espolón del Mallo Fire parece irreal de lo estrecho y vertical que es, en el Mallo Pisón hay escaladores en la parte central a los que da miedo mirarles porque arriba del todo extraploma, y la aguja del Puro se intuye en la inmensidad de su cara sur. Atravieso las afueras del pueblo caminando con la vista puesta en las paredes, y localizo a una cordada iniciando los primeros largos del Espolón Adamelo y a otra negociando la entrada de la marcada chimenea inmediatamente a la izquierda. A partir de la iglesia enfilo un descompuesto y empinado sendero entre coscojares, que me llevará a la loma que cae del Mallo Colorado. Aquí, la visión sobre el paredón extraplomado de la Visera acojona. ¡Y pensar que algunos suben por ahí sin cuerda! Al menos el famoso escalador madrileño Carlos Suárez sube con un paracaídas a la espalda, aunque hay que escalar 80 metros desde el suelo para que en caso de caída pueda abrirse.

             En frente tengo el Mallo Colorado y a mi derecha el Mallo Cored y no puedo evitar recordar algunas historias. Como nunca he tenido nivel ni perseverancia para escalar en los Mallos Grandes, vine en un par de ocasiones a los Mallos Pequeños y escalé en estos dos Mallos y en la Aguja Roja en compañía de buenos amigos

Y de pronto aparecen los protagonistas, ¡el Fire, el Puro y el Pisón!

El Mallo Pisón es alucinante. En la foto se puede apreciar el Puro.

La iglesia de Riglos. Detrás, Peña Rueba en la lejanía, y Mallo Pisón y Espolón Adamelo en la cercanía.

La Aguja Herrera y el Mallo Magdalena.

El Mallo Colorado.

Pisón y el mítico Mallo la Visera.
Continúo por el sendero de 6 kilómetros que da la Vuelta a los Mallos en corto, que se le conoce como el "Camino del Cielo", aunque otros lo llamen el "Camino de Ventuso". Gracias a internet, me entero que el mantenimiento de este precioso recorrido lo lleva la Asociación de vecinos y amigos de Riglos (¡Chapeau para ellos!). El Camino del Cielo rodea los Mallos por la parte trasera hasta subir al Mirador de Ventuso, donde disfruto de la visión. Después desciendo con cuidado al Collado del Fire donde retomo la PR.

Un sendero con buenos balcones.

Riglos aparece entre las paredes.

Sandwich de Mallo Pisón, entre Mallo Colorado y la Visera.

¿Quién dijo que correr por el monte no era disfrutar? Yuuuujuuuuu

Gracias a la Asociación de Vecinos y Amigos de Riglos el "Camino del cielo" está limpio y señalizado.
La PR me devolverá al Embalse de la Peña tras una subida a un hombro, del cual puedo observar el Pirineo todo nevado, y descender veloz hacia la Foz de Escalete, uno de los primeros lugares de escalada de Aragón donde se escaló octavo grado. Y tras dos horas y media de deleite, aterrizo en el punto de partida. Hay que decir que la Circular que propongo discurre en dos terceras partes de su recorrido por senderos bastante técnicos, aunque parezca mentira. El terreno del Reino de los Mallos está repleto de rocas y cantos rodados como en ningún otro sitio, así que cuidado para el que quiera correr rápido.

          Merece la pena visitar los pueblos de La Peña y de Triste asentados a la orilla del Embalse. Son lugares súper-tranquilos y apartados, ideales para desconectar y observar los frutales en flor en esta época del año.

Midi, Moleta, Collarada, Collaradeta, Semolas, Retona, Telera......

La Foz de Escalete.

Frutales en flor, por fín llega la Primavera.
17,23km y 975m positivos en 2h 30´

miércoles, 20 de marzo de 2013

La Higa de Monreal o Elomendi.

Una montaña afeada por el norte con una carretera y una estación de antenas, pero preciosa por el sur.
 La Higa de Monreal o Elomendi (1289m) es el techo de la Sierra de Alaitz, una montaña espectacular con un porte altivo y prominente, un lugar al que muchos montañeros echan el ojo desde la Cuenca de Pamplona. Y eso mismo le pasaba a Ainara, que miraba a esta montaña y me decía una y otra vez "¿Cuando vamos a la Higa?", y por fin llegó el día.

          La Cara norte de esta montaña está afeada por una carretera y la estación de antenas de su cumbre, así que ascender por su espectacular cara sur es casi cita obligada. Además, trepar por el sendero de esta vertiente hará que nos sintamos en otra montaña completamente diferente. Nosotros disfrutamos como enanos en el tramo de cadenas, Ainara sonríe y se ve con fuerzas, no tiene nada que ver con la Ainara que subía por el Barranco de Diablozulo una hora antes y que decía que no era su día. El sol nos recibe junto al buzón de montaña de la cumbre y nos alegramos, sabedores de que tras un invierno severo siempre llega la Primavera.

Trepadas sencillas antes de las cadenas.

Muy divertido.

Cima con una gran panorámica hacia Iruñerria.
La Cuenca.

Monreal.

domingo, 17 de marzo de 2013

Tipi tapa, tipi tapa, Korrika!!!

La Korrika llega al cruce de Auritz. A resaltar la música y los ánimos de la furgoneta gracias a los voluntarios. Gracias Garazi, Karmele y Mariato.
La Korrika cumple 32 años y 18 ediciones corriendo por Navarra, Euskadi e Iparralde, impulsando la concienciación a favor del Euskera y recaudando fondos para llevar a cabo su enseñanza. En esta edición de 2013, esta carrera a favor del Euskera, que partió de Andoain el pasado día 14 y finalizará en Baiona el próximo 24 de Marzo, recorrerá 2500 kilómetros en once días a una media de 10 km/h. Durante la carrera  niños, adultos y personas mayores llevan un testigo que pasa de mano en mano, y este testigo lleva un mensaje en su interior que no se hará público hasta su llegada a Baiona.

            A mí, este año, me hacía ilusión atravesar el Valle de Aezkoa de oeste a este formando parte de la korrika, y al igual que otros aezkoanos, todos hemos cumplido este sueño. La Korrika llegaba a las 15h30 al cruce de Auritz para dirigirse a Aezkoa y ahí me he unido.  Pronto he coincidido con otros que tenían esa idea en la cabeza como Manex, Ion, Iñigo o Aritz de Orbaizeta.  Una animada Korrika ha atravesado un multitudinario pueblo de Garralda antes de descender a Aribe, a nuestro paso por Garaioa un hombre ha disparado al cielo con una escopeta, y en Abaurrepea se ha unido a la marcha un grupo de Barañain disfrazados de Yihadistas (jaja) que portaban dos gigantes, uno de ellos con la forma de Osama Bin Laden. En Abaurregaina, el pueblo más alto,  nos ha recibido un tiempo frío y una cortina de txirimiri antes de enfilar los últimos kilómetros hacia el Valle de Salazar. Antes de Zatoya tenía Orbara su kilómetro y Baba, mi hermana, ha llevado el testigo. Después varios nos hemos mezclado entre salacencos para coronar el Alto de Erremendia a las 18h y acabar así nuestra travesía. En total 24 kilómetros y 500 metros de desnivel positivos.

Toboganes que se pegan a las piernas para coronar Lapizea.

Niños que también portan el testigo.

A Tope.

Correr con Ion y Manex es entretenido.

Los Yihadistas de Barañain.
Las chicas del km orbatarre. Maite, Jaione, Baba, Ainara y Yolada.

Baba hará el kilómetro mas rápido en la historia reciente de la Korrika....

Llegando a Erremendia.

La travesía de Aezkoa.

viernes, 15 de marzo de 2013

La Sierra de Gerinda

23,99 km y 850m+ en un tiempo de 2h29´
                   <<Ainara, no encuentro la cámara pequeña ¿Sabes dónde puede estar?>>
                   <<¿Qué cámara, la mía?>>
                   <<Si, la tuya. Es que no la encuentro y me voy a correr a Gerinda.>>
                   <<Te la habrás dejado en el pueblo el fin de semana pasado>>

                   No pasa nada, pienso, para la entrada del blog tiraré de alguna foto de archivo, y quizá de alguna de internet. Y tras despedirme de Ainara, para San Martín de Unx que me voy. El recorrido es bueno para trotar y correr en esos días de frío y nieve en las crestas porque transcurre en su mayor parte por laderas en vertiente sur. La primera parte consiste en ascender al monte Sutxu (932m), el monte que resguarda a Ujué del viento norte. Después desciendo veloz a la carretera del Alto de Lerga con una imagen increíble del Pirineo, todo cargadito de nieve. Echo un vistazo al Ori, al Anie y a La Mesa y lamento haberme dejado la cámara. A continuación corro sobre la Sierra de Gerinda bordeando las primeras cimas, y enseguida llego al antiguo Molino de Olleta, rodeado de molinos nuevos. Este molino de viento es una reconstrucción de los restos que se encontraron al comenzar las obras de la Estación Eólica de la sierra, en los años noventa. La reconstrucción de este molino siguió el modelo de molino de viento manchego.

                    Tras hora y cincuenta minutos, piso la nieve que cubre la cima de Gerinda (896m), un lugar  con buenas vistas donde hay un vértice geodésico y un par de miradores porque tras la llanura, es la primera barrera montañosa. Con el descenso a San Martín de Unx cierro así este recorrido circular entretenido. Ideal para complementar con una visita a Ujué o a Olite.

San Martín de Unx y la Sierra de Gerinda detrás. (Foto de Navarchivo.com)

Molino de Olleta (Foto de 2009)